SE­ÑO­RA MO­DER­NA

MAI­JA ISO­LA PU­SO CO­LOR A LA EU­RO­PA DE LA POS­GUE­RRA CON SUS ES­TAM­PA­DOS LLE­NOS DE OP­TI­MIS­MO PA­RA LA EDI­TO­RA FIN­LAN­DE­SA MA­RI­MEK­KO. 50 AÑOS DES­PUÉS SI­GUEN TAN FRES­COS CO­MO CUAN­DO FUE­RON CREA­DOS.

AD (Spain) - - Icono - Por isa­bel mar­ga­le­jo

Po­cos crea­do­res pue­den pre­su­mir de ver un avión con su obra im­pre­sa. Es­pe­cia­li­za­dos en tex­til so­lo una: Mai­ja Iso­la (Fin­lan­dia, 1927-2001). La com­pa­ñía ban­de­ra de su país Fin­nair de­ci­dió en 2012 pin­tar en la co­la de uno de sus apa­ra­tos las abs­trac­tas ama­po­las de Unik­ko, y que to­do el me­na­je de a bor­do co­mo te­te­ras, ta­zas o al­moha­das tam­bién lo lu­cie­ra. Con ello rin­die­ron ho­me­na­je al icó­ni­co es­tam­pa­do, un re­fe­ren­te en la vi­da dia­ria de los ho­ga­res fin­lan­de­ses des­de ha­ce cin­cuen­ta años. Lle­ga­ba a lo más al­to (nun­ca me­jor di­cho) lo que la di­se­ña­do­ra ha­bía crea­do pa­ra Ma­ri­mek­ko por pu­ra ca­be­zo­ne­ría y ga­nas de lle­var la con­tra­ria. Ar­mi Ra­tia, su due­ña, ha­bía prohi­bi­do ex­pre­sa­men­te las flo­res por pa­re­cer­le po­co mo­der­nas, y Mai­ja di­bu­jó unas enor­mes, im­po­si­bles de ob­viar. Sin em­bar­go, el ol­fa­to co­mer­cial de la pri­me­ra le lle­vó a pro­du­cir Unik­ko en va­rios to­nos y se con­vir­tió en un éxi­to de in­me­dia­to des­de en­ton­ces (1964) has­ta hoy, sien­do el print más em­ble­má­ti­co de la ca­sa. En 1951 Ra­tia ha­bía con­tra­ta­do a Iso­la con la in­ten­ción de que ima­gi­na­ra mo­ti­vos mo­der­nos y ale­gres pa­ra su re­cién crea­da em­pre­sa. La jo­ven li­cen­cia­da en Be­llas Ar­tes pron­to des­ta­có en­tre el res­to del equi­po grá­fi­co por su tra­zos abs­trac­tos y co­lo­ri­dos en con­so­nan­cia con los nue­vos tiem­pos. Pa­ra la fir­ma tex­til ima­gi­nó al­re­de­dor de 500 di­bu­jos di­fe­ren­tes en sus más de 36 años de ser­vi­cio. Manty, Kai­vo (otro gran hit), Vi­lli­kaa­li, Ruu­su­puu, Put­ki­not­ko y otros de nom­bre me­nos im-

pro­nun­cia­ble co­mo Primavera o Ana­nas, ins­pi­ra­dos en la na­tu­ra­le­za, lo folk y sus vi­ven­cias de via­je­ra em­pe­der­ni­da, mu­chos de gran es­ca­la, que le gus­ta­ba ex­ten­der en pa­pe­les en el sue­lo de la fá­bri­ca de Van­ha Tal­vi­tie. Lo pro­ce­sa­ba to­do y lo re­di­bu­ja­ba de una for­ma grá­fi­ca, ape­te­ci­ble y tan con­tem­po­rá­nea co­mo ella. Por­que Mai­ja, que ade­más de tre­men­da­men­te pro­lí­fi­ca, era muy po­co con­ven­cio­nal, fue una avan­za­di­lla de esas mu­je­res eman­ci­pa­das que sur­gie­ron tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial con mu­chas am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les y po­cas ga­nas de ser amas de ca­sa. Pa­ra mo­ver­se por el mun­do en bus­ca de las mu­sas, de la Che­cos­lo­va­quia co­mu­nis­ta al Pa­rís del Ma­yo del 68, de­ja­ba al cui­da­do de su abue­la a su pe­que­ña hi­ja Kris­ti­na. És­ta, le­jos de guar­dar­le nin­gún ren­cor, la to­mó co­mo ejem­plo, y en 1964 en­tró en Ma­ri­mek­ko tam­bién co­mo di­se­ña­do­ra y tra­ba­ja­ron siem­pre jun­tas. En­tre las dos re­di­se­ña­ron el mí­ti­co Unik­ko ha­cien­do­lo más pe­que­ño y adap­ta­ble a cual­quier su­per­fi­cie (pla­tos, te­te­ras o ban­de­jas). Ella aún si­gue ahí, ima­gi­nan­do nue­vos y en­car­gán­do­se de ac­tua­li­zar el le­ga­do de su ma­dre en co­lo­res di­fe­ren­tes o con pe­que­ños re­to­ques. Mai­ja de­jó de tra­ba­jar en los 80, a una edad avan­za­da, con­ver­ti­da en una glo­ria na­cio­nal, pa­ra de­di­car­se en ex­clu­si­va a su que­ri­da pin­tu­ra, a di­bu­jar esas flo­res abs­trac­tas que la con­sa­gra­ron. www.ma­ri­mek­ko.fi

n

Iso­la creó ‘Unik­ko’ en 1964 pe­se a que su je­fa veía las flo­res po­co mo­der­nas. Hoy si­gue sien­do un ‘best se­ller’.

La di­se­ña­do­ra pin­tan­do flo­res en su ca­sa de Hel­sin­ki en los años 70. De­ba­jo, es­tam­pa­do Kei­sa­rin­kruu­nu (1966). Dcha., des­de arri­ba, Al­ba­tros­si (1967); ta­za con Pie­ni Unik­ko, el es­tam­pa­do más po­pu­lar que lle­va me­dio si­glo fa­bri­cán­do­se; Man­sik­ka­vuo­ret (19

Arri­ba y a la iz­da., ban­de­ja y fo­to­gra­fía de un ca­tá­lo­go de Ma­ri­mek­ko con el es­tam­pa­do de las ama­po­las Unik­ko. Aba­jo, más flo­res en la te­la Pe­pe (1970) y, a la iz­da., la ins­pi­ra­ción tro­pi­cal de Maa­lais­ruu­su (1964).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.