SE­RES RA­CIO­NA­LES

una ane­xo a su ho­gar, en un an­ti­guo in­ver­na­de­ro cá­li­do fa­mi­liar Van Se­ve­ren’ crea Es un ni­do El dúo bel­ga ‘Mu­ller a las afue­ras y de he­ren­cia. de Gan­te. con fuer­te ca­rác­ter co­dean con otros añe­jos man­sión cen­te­na­ria y ra­cio­nal se de di­se­ño su­cin­to don­de s

AD (Spain) - - Casas - mar­ga­le­jo rea­li­za­ción isa­bel

“EL IN­TE­RIOR ES­TA­BA PE­RO TE­NÍA DE MO­DA PA­SA­DO Y QUI­SI­MOS MU­CHO CA­RÁC­TER MU­LLER VAN SE­VE­REN CON­SER­VAR­LO”.

To­do em­pe­zó por­que ne­ce­si­ta­ban una me­sa pa­ra la co­ci­na. Y aun­que Fien Mu­ller era fo­tó­gra­fa y Han­nes Van Se­ve­ren, su ma­ri­do, es­cul­tor, de­ci­die­ron ha­cer­se una ellos mis­mos con una lám­pa­ra in­cor­po­ra­da por­que en el te­cho no ha­bía un pun­to de luz, y tras seis me­ses de obras ya es­ta­ban más que har­tos de abrir rozas. El di­se­ño no les era del to­do ajeno. Han­nes es hi­jo de Maar­ten Van Se­ve­ren, uno de los gran­des nom­bres bel­gas de es­ta dis­ci­pli­na, y ya se sa­be que de tal pa­lo tal as­ti­lla; y el de ella, un co­no­ci­do an­ti­cua­rio. Su ga­le­ris­ta en Am­be­res, Veer­le Vee­nes, vio es­ta pri­me­ra crea­ción y les ani­mó a ha­cer otros mue­bles si­guien­do la mis­ma lí­nea es­tric­ta y de­pu­ra­da: per­fi­les sim­ples de me­tal acom­pa­ña­dos de ma­te­ria­les co­mo cue­ro, már­mol o un po­li­eti­leno usa­do en hos­te­le­ría pa­ra las ta­blas de cor­tar. Así na­ció Mu­ller Van Se­ve­ren, que po­cos me­ses des­pués, cuan­do pre­sen­tó to­da una co­lec­ción en el Sa­lo­ne del Mo­bi­le 2013, arra­só. Sus pie­zas es­cul­tu­ra­les, que se ven­den en me­cas del di­se­ño co­mo The Con­ran Shop de Lon­dres o The Apart­ment de Co­pen­ha­gue, na­cen a so­lo unos pa­sos de su ca­sa, en un vie­jo in­ver­na­de­ro re­con­ver­ti­do en ta­ller. Es una vi­lla cons­trui­da en 1905 en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Ever­gem, a unos sie­te ki­ló­me­tros de Gan­te, don­de am­bos se co­no­cie­ron es­tu­dian­do Be­llas Ar­tes. “Han­nes lle­va­ba tiem­po bus­can­do y fi­nal­men­te la en­con­tró en In­ter­net. Nos enamo­ra­mos de ella. El in­te­rior es­ta­ba muy pa­sa­do de mo­da y lleno de pol­vo pe­ro te­nía mu­cho ca­rác­ter y las es­truc­tu­ras bá­si­cas es­ta­ban bien. En­tre él y un ami­go la acon­di­cio­na­ron un po­co y nos mu­da­mos. Man­tu­vi­mos la dis­tri­bu­ción ori­gi­nal: aba­jo, hall, co­ci­na, gran sa­lón y aseo. Y arri­ba, dos dor­mi­to­rios, un ba­ño y un cuar­to que ejer­ce de la­van­de­ría y al­ma­cén. Res­tau­ra­mos las ven­ta­nas, que es­ta­ban en ma­las con­di­cio­nes, li­ja­mos los sue­los de ma­de­ra pa­ra de­jar­los sin bar­niz y rehi­ci­mos la co­ci­na y el ba­ño prin­ci­pal”, cuen­ta Fien. Las pa­re­des tam­bién lu­cen im­pe­ca­bles y li­sas tras un lif­ting re­ju­ve­ne­ce­dor, y la vie­ja es­ca­le­ra des­ta­ca la­ca­da en un ver­de qui­ró­fano, pe­ro to­do es­tá he­cho con tan­to res­pe­to que pa­re­ce que lle­va años allí. En es­te en­torno cá­li­do y con el jus­to pun­to

‘MU­LLER VAN SE­VE­REN’ PRAC­TI­CA UN RA­CIO­NA­LIS­MO AMABLE, CO­LO­RIS­TA Y FUN­CIO­NAL.

de de­ca­den­cia, sus pro­pias crea­cio­nes ra­cio­na­les y su­cin­tas amal­ga­man bien con el con­jun­to he­te­ro­gé­neo de en­se­res vin­ta­ge que com­po­nen el mo­bi­lia­rio y suben el tono de­co­ra­ti­vo. “Hay una mez­cla ge­nial de re­li­quias que he­mos en­con­tra­do en cha­ma­ri­le­ros o mer­ca­di­llos de se­gun­da mano y otras do­na­das por nues­tros pa­dres y abue­los que com­bi­na­mos con nues­tros pro­pios di­se­ños. Es bas­tan­te ecléc­ti­co, sin se­guir nin­gún es­ti­lo en par­ti­cu­lar. Vie­jo y nue­vo jun­tos, al­gu­nas co­sas son bo­ni­tas, otras feas pe­ro nos gustan. Per­so­nal­men­te em­pie­zo a sen­tir ca­da vez más afi­ni­dad con las an­ti­güe­da­des”, ex­pli­ca Mu­ller. Lo cier­to es que a pe­sar de la abun­dan­cia de los mue­bles es­cul­tó­ri­cos y las obras de ar­te eje­cu­ta­das por los due­ños, la ca­so­na trans­pi­ra más un ai­re fa­mi­liar que de de­sign. Bo­tas de agua di­se­mi­na­das por la en­tra­da o los ga­ra­ba­tos de la pa­red de la co­ci­na, obra de las dos hi­jas de la pa­re­ja, ter­mi­nan de po­ner el to­que de reali­dad. Ade­más, a pe­sar de la gran cer­ca­nía del ta­ller, in­ten­tan que una co­sa no in­ter­fie­ra con la otra. “Afor­tu­na­da­men­te nues­tra vi­da la­bo­ral y per­so­nal per­ma­ne­cen se­pa­ra­das. En­tre la ca­sa y el vie­jo in­ver­na­de­ro hay plan­ta­dos dos gran­des ár­bo­les que ocul­tan uno del otro. A pe­sar de que hay po­ca dis­tan­cia me gus­ta la sen­sa­ción de ir a tra­ba­jar y de vol­ver. Me ha­ce sen­tir que son dos mun­dos di­fe­ren­tes”. Lo que no han po­di­do man­te­ner por se­pa­ra­do son sus ca­rre­ras ar­tís­ti­cas. Mu­ller Van Se­ve­ren ocu­pa aho­ra mis­mo to­da la ener­gía de Fien y Han­nes. “No des­car­ta­mos la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en pro­yec­tos in­di­vi­dua­les de nue­vo pe­ro aho­ra es muy di­fí­cil en­con­trar tiem­po pa­ra ello. Ade­más, no sen­ti­mos que es­te­mos ale­ján­do­nos mu­cho de lo que ha­cía­mos an­tes”, re­ma­ta la fo­tó­gra­fa. Y es que sus me­sas-es­tan­te­ría o sus ha­ma­cas-li­bre­ría, por muy fun­cio­na­les que sean, sin du­da ro­zan el ar­te de cer­ca.

la­bou­gle ri­car­do fo­tos

DE IZ­DA. A DCHA. Y DE ARRI­BA ABA­JO, DETALLE DE UNA ES­CUL­TU­RA EN LA CO­CI­NA; VIS­TA DE ESE MIS­MO ES­PA­CIO; LA ES­CA­LE­RA LA­CA­DA EN VER­DE PIS­CI­NA CON DOS FO­TOS DE MU­LLER; LA TE­RRA­ZA AMUE­BLA­DA CON UN PO­PU­RRÍ DE SI­LLAS: DOS BERTOIAS BLAN­CAS Y VA­RIAS EME­CO DE ALU­MI­NIO EN­TRE SI­LLAS ES­CO­LA­RES E IN­DUS­TRIA­LES; FA­CHA­DA PRIN­CI­PAL DE LA CA­SA CON OTRA ES­CUL­TU­RA DE VAN SE­VE­REN Y, EN EL SA­LÓN, MA­QUE­TA DE ESA MIS­MA PIE­ZA.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

DCHA., SI­LLA ES PO­PU­LAR. FIEN MU­LLER. LA Y FO­TO­GRA­FÍA DE OS­GERBY PA­RA FLOS TAB DE BAR­BER & SA­NI­TA­RIOS EL AL­FÉI­ZAR, LÁM­PA­RI­TA AZU­LE­JOS Y

LOS LOS DE LA PA­RE­JA, SO­BRE PI­SO SE CAM­BIA­RON EN EL DOR­MI­TO­RIO SE­GUN­DO

EN EL BA­ÑO DEL EN LA OTRA PÁ­GI­NA: DE PO­LI­ETI­LENO. TA­LLER EN­TRE PLAN­CHAS FIRST CHAIR EN EL

VIN­TA­GE. Y ES­TAN­TE­RÍA TO­MA­DO DE FI­BRA DE VI­DRIO EA­MES DE LOS 60 ME­CE­DO­RA DE LOS EL PAR­QUET DE MA­DE­RA. PE­RO SE CON­SER­VÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.