EL HOM­BRE DE ACE­RO

SE CUM­PLEN 100 AÑOS DEL NA­CI­MIEN­TO DE HARRY BER­TOIA, MUL­TI­DIS­CI­PLI­NAR Y EX­CÉN­TRI­CO. SUS SI­LLAS FA­BRI­CA­DAS CON VA­RI­LLAS ME­TÁ­LI­CAS LE HI­CIE­RON FA­MO­SO. KNOLL CON­TI­NÚA DI­FUN­DIEN­DO SU LE­GA­DO.

AD (Spain) - - Icono - Por ro­cío ley

H ans y Flo­ren­ce Knoll nun­ca le en­car­ga­ron que di­se­ña­ra mue­bles. Sim­ple­men­te le di­je­ron que si da­ba con al­go in­tere­san­te, se lo en­se­ña­ra. Y así su­ce­dió. So­bra de­cir que Harry Ber­toia (San Lorenzo, 1915 – Pen­sil­va­nia, 1978) sí lle­gó a al­go ex­cep­cio­nal: su icó­ni­ca colección de asien­tos de red de ace­ro de me­dia­dos de los 50 es par­te del pan­teón del di­se­ño del si­glo XX. Pin­tor, es­cul­tor, di­se­ña­dor y has­ta mú­si­co, el ita­liano fue un ar­tis­ta com­ple­to y ta­len­to­so. Emi­gró a De­troit, don­de se for­mó en la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior yen­la­de Ar­tes y Ofi­cios. En el oto­ño de 1937 una be­ca dio de­re­cho al jo­ven Harry (en reali­dad su nom­bre era Arri pe­ro le lla­ma­ban Arie­to) a se­guir es­tu­dian­do pin­tu­ra y di­bu­jo en la Aca­de­mia de Ar­te Cran­brook en Bloom­field Hills, Mí­chi­gan, fun­da­da por Eliel Saa­ri­nen (el pa­dre de Ee­ro, tam­bién ar­qui­tec­to). Cran­brook era en ese mo­men­to un cri­sol de crea­ti­vi­dad que atraía a mu­chos nom­bres fa­mo­sos, como Wal­ter Gro­pius o la ce­ra­mis­ta Mai­ja Gro­tell, y su­pu­so un pun­to de in­fle­xión tras­cen­den­tal en su vida y su ca­rre­ra. En 1939 Eliel Saa­ri­nen le ofre­ció, con 24 años, en­car­gar­se del ta­ller de me­ta­lur­gia del cen­tro, pe­ro con la es­ca­sez de me­tal en tiem­pos de gue­rra se vio obli­ga­do a con­cen­trar­se en la jo­ye­ría. Las for-

mas or­gá­ni­cas y los fi­nos de­ta­lles de esas pie­zas los tras­la­dó tam­bién a su tem­pra­na es­cul­tu­ra. En 1943 se mu­dó a Ca­li­for­nia pa­ra tra­ba­jar con Char­les y Ray Ea­mes en sus ex­pe­ri­men­tos con ma­de­ra con­tra­cha­pa­da. Sus in­no­va­do­ras so­lu­cio­nes per­mi­tie­ron la pro­duc­ción en ma­sa de la mí­ti­ca si­lla Ply­wood del ma­tri­mo­nio, pe­ro a Ber­toia nun­ca se le re­co­no­ció su con­tri­bu­ción. A pe­sar de ello, si­guió ade­lan­te. En los 50, des­pués de va­rios tra­ba­jos, Harry se tras­la­dó a Pen­sil­va­nia con los Knoll, que sos­pe­cha­ban que te­nía mu­cho más que ofre­cer. Tras ha­ber es­tu­dia­do con él en Cran­brook, Flo­ren­ce es­ta­ba se­gu­ra de que po­día in­ven­tar co­sas ex­tra­or­di­na­rias si se le da­ba el tiem­po y el es­pa­cio ne­ce­sa­rios. Así na­cie­ron sus cé­le­bres si­llas Si­de y Dia­mond, que fue­ron un boom: sus va­ri­llas sol­da­das en re­tí­cu­la y su sen­sa­ción de elas­ti­ci­dad eran to­tal­men­te nue­vas en un mo­men­to en el que so­lo se ha­cían asien­tos de ma­de­ra rí­gi­da. Eran có­mo­das, de una be­lle­za po­co co­mún y, a pe­sar de su so­li­dez, te­nían una de­li­ca­da apa­rien­cia. Ber­toia úni­ca­men­te creó esa se­rie de mue­bles, pe­ro si­guió par­ti­ci­pan­do en la his­to­ria de la edi­to­ra. De­di­có los si­guien­tes 25 años a ex­pe­ri­men­tar con la luz, el so­ni­do y el vo­lu­men a tra­vés de es­cul­tu­ras, gra­ba­dos e ins­ta­la­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas. Pe­ro los hu­mos tó­xi­cos de los ma­te­ria­les con los que tra­ba­jó, como la alea­ción de co­bre y be­ri­lio que tan­to ama­ba, con­tri­bu­ye­ron a que el cán­cer de pul­món aca­ba­ra con su vida. Hoy Knoll si­gue ven­dien­do su colección y en 2005 lan­zó la asi­mé­tri­ca Loun­ge, un di­se­ño sa­ca­do de la ex­pe­ri­men­ta­ción ini­cial de Ber­toia que nun­ca lle­gó a pro­du­cir­se.

n

BER­TOIA RE­VO­LU­CIO­NÓ LA FOR­MA

DE SEN­TAR­SE EN LOS 50 CON SUS ES­TI­LI­ZA­DOS ASIEN­TOS ME­TÁ­LI­COS TAN SÓ­LI­DOS COMO DE­LI­CA­DOS.

DE AGOS­TO

el vi­sio­na­rio. Era un ani­mal crea­ti­vo, qui­zá uno de los di­se­ña­do­res más bri­llan­tes de la his­to­ria. Sub­ver­si­vo, gó­ti­co, pri­mi­ti­vo, ma­go de la luz y aman­te de la na­tu­ra­le­za y lo tecno. Los di­se­ños de Ale­xan­der Mcqueen (Lon­dres 1969-2010) vis­ten Sa­va­ge Beauty, una ex­po­si­ción con más de 200 con­jun­tos y ac­ce­so­rios su­yos en el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum. Has­ta el 2 de agos­to. www.vam.ac.uk

Pro­to­ti­po de su Dia­mond Chair de red de ace­ro. Iz­da., Harry Ber­toia en 1966 ro­dea­do de sus crea­cio­nes.

Dcha., cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria di­se­ña­da por Her­bert Mat­ter. Arri­ba, Anniversary Edi­tion de la si­lla Ber­toia Plas­tic Si­de de Knoll con asien­to de po­li­pro­pi­leno pre­sen­ta­da en Il Sa­lo­ne 2015 y una de sus es­cul­tu­ras.

Iz­da., una fo­to his­tó­ri­ca con las bu­ta­cas High Back y Lar­ge Dia­mond y es­cul­tu­ra me­tá­li­ca. Dcha., de nue­vo la si­lla High Back (1952) ta­pi­za­da, como abajo la Lar­ge Dia­mond Chair (1952) jun­to a otro anun­cio del di­se­ña­dor Her­bert Mat­ter pa­ra Knoll.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.