UNA SHOP­PER EM­BE­LE­SA­DA CON­FE­SIO­NES DE “Di­se­ño es eso que los ita­lia­nos ha­cen na­tu­ral­men­te, es­pon­tá­nea­men­te.

AD (Spain) - - Adicciones -

Es mo­de­ra­ción, ar­mo­nía y equi­li­brio” afir­mó Gio Pon­ti. ¿Y pa­ra qué ne­gar­lo? El maes­tro te­nía ra­zón, tan­to como cuan­do de­ci­mos que los españoles (ca­si to­dos) so­mos dio­ses pa­ra el fla­men­co o que los ja­po­ne­ses (que tam­bién lo in­ten­tan) son invencibles ha­cien­do co­ches. Yo he ido con­du­cien­do mi pro­pio Le­xus NX 300h has­ta Mi­lán, con mu­cha cal­ma, y os lo ju­ro, lle­gué como si hu­bie­ra vo­la­do en pri­me­ra. Sa­pien­cia ni­po­na pa­ra dis­fru­tar de to­do el di­se­ño mun­dial a la ita­lia­na, en uno de mis even­tos fa­vo­ri­tos: il Sa­lo­ne del Mo­bi­le. Me fui di­rec­ta­men­te al Spa­zio de Ros­sa­na Or­lan­di. Ha­bía­mos que­da­do en enero pa­ra co­mer jun­tas; hay que ser pre­vi­so­ras cuan­do se tra­ta de ani­ma­les so­cia­les como no­so­tras. Pa­ra eso ten­go una li­bre­ti­ta de He­llo Kitty –mi par­te mo­ñas– en la que apun­to to­do aque­llo que no de­bo ol­vi­dar (aun­que al­gu­na vez me la ol­vi­de). Por ejem­plo, pa­ra es­te via­je es­cri­bí no de­jar­me mi bol­so Ho­me­na­je acol­cha­do de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía (una ma­ra­vi­lla con re­des hip­nó­ti­cas), el más ade­cua­do cuan­do hay que pre­su­mir de de­sign, ni mi Nar­ci­so Eau de Toi­let­te de

Nar­ci­so Ro­dri­guez en su fras­co de cris­tal ne­gro. Des­de que lo pro­bé caí ren­di­da. Ca­da vez que me pon­go unas go­ti­tas, me enamo­ro de mí, ¡es irre­sis­ti­ble! Así que no quie­ro ima­gi­nar lo que ocu­rri­rá con gli uo­mi­ni que se cru­cen en mi ca­mino (Se­gis que­ri­do, como ves, te he erra­di­ca­do de mi me­mo­ria). Tam­bién es­tán en mi lis­ta mi Clé de Car­tier con la co­rrea rosa pa­ra ver la vi­ta de ese co­lor –es uno de los re­lo­jes más fe­me­ni­nos que he te­ni­do–, los pen­dien­tes de la colección Fa­lling Jas­mi­ne de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra, unas flo­res arty en­tra­ña­bles, y por úl­ti­mo, el set de pin­ce­les de via­je de Sephora, con los que me di unos pe­que­ños re­to­ques an­tes de en­trar en la ga­le­ría. Tam­po­co me hi­cie­ron fal­ta mu­chos, por­que an­tes ha­bía pues­to en prác­ti­ca mi úl­ti­mo tru­co pa­ra pa­re­cer re­cién lle­ga­da del Ca­ri­be: el Huile Iri­sée Après So­leil de Cla­rins que ilu­mi­na y su­bli­ma el bron­cea­do. Des­de el pe­lo al de­do gor­do del pie, pa­re­ce atra­par to­do el sol en tu piel. Es­tu­ve muy in­tui­ti­va al lle­var­lo, en Mi­lán los ter­mó­me­tros mar­ca­ban 31°en pleno abril. En cuan­to en­tré en Ros­sa­na Or­lan­di la di­vi­sé, dis­tin­gui­da como siem­pre, con sus enor­mes ga­fas blan­cas, su ca­be­llo re­co­gi­do en un mo­ño y un di­ver­ti­do co­llar tri­bal con plu­mas, que lue­go ave­ri­güé que era de Bim­ba y Lola (ya ten­go uno). Pe­ro mis ojos se cla­va­ron en el Ama­zo­na de Loe­we azul eléc­tri­co que lle­va­ba. Ca­si se me ca­ye­ron lá­gri­mas de emo­ción an­te tan­ta be­lle­za, como cuan­do vi el David de Mi­guel Án­gel. La gran sor­pre­sa fue que en lu­gar de ser dos a la me­sa fui­mos tres: apa­re­cie­ron Pa­lo­ma Cañizares y su enor­me son­ri­sa que fue­ron bien­ve­ni­das a la co­mi­da de chi­cas. Me hi­zo mu­cha ilu­sión ver que lle­va­ba el re­loj Ska­gen que le ha­bía re­ga­la­do pa­ra su cum­ple. En fin, tres ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res ha­blan­do como co­to­rras so­bre te­mas que, por pura au­to­cen­su­ra, no pue­do re­ve­lar. (con­ti­nua­rá)

n

cons­ta

Tu tri­bu Es un co­llar (150€) con un pe­drus­co gi­gan­te, plu­mas y geo­me­tría. Tie­ne un pun­to maya, in­ca, az­te­ca pe­ro so­bre to­do de Bim­ba y Lola. El fi­ló­so­fo nór­di­co La fir­ma Ska­gen no so­lo da la ho­ra, de­fi­ne un es­ti­lo de vida y una cul­tu­ra: la da­ne­sa. Se ve e

El más rosa Más fe­me­nino y de­li­ca­do, im­po­si­ble. El Clé de Car­tier (31.300€), con al­ma de oro blan­co y co­ra­zón de dia­man­tes, más que un re­loj es tu al­ma ge­me­la. ¡Esos vol­tios! Al Ama­zo­na de Loe­we (1.700€), tan in­dis­pen­sa­ble, se le han subido los co­lo­res ¡y

Jaz­mín La colección cáp­su­la Fa­lling Jas­mi­ne de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra y el ar­tis­ta Gri­llo De­mo, de 10 pie­zas, como es­te ani­llo de pla­ta ba­ña­da en oro y es­mal­te blan­co.

Eres mi sol El Huile Iri­sée Après So­leil (45€) de Cla­rins atra­pa la luz so­lar en tu piel, al tiem­po que la pro­te­ge, nu­tre y sua­vi­za. Un au­tén­ti­co eli­xir.

CHO­RROS DEL ORO Apli­que de te­cho de la­tón pu­li­do Co­ne Light de Mi­chael Anas­tas­sia­des y bu­ta­ca Pi­pe con es­truc­tu­ra de la­tón de Se­bas­tian Herk­ner pa­ra Mo­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.