“No me in­tere­sa­ba ha­cer una JO­YA AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CA sino una ex­pre­sión VI­TAL”.

Doug ait­ken

AD (Spain) - - Milan 2015 -

reo que la ar­qui­tec­tu­ra no es so­lo al­go fí­si­co. Es tam­bién so­ni­do, per­cep­ción, luz y mo­vi­mien­to”, ex­pli­ca Doug Ait­ken, el ar­tis­ta ame­ri­cano que en la Bie­nal de Ve­ne­cia de 1999 sor­pren­dió al mun­do con su ví­deo Elec­tric Earth. Di­cho y he­cho. Su ca­sa en Ve­ni­ce Beach, Ca­li­for­nia, es un re­to a los sen­ti­dos y una de sus me­jo­res obras de ar­te bau­ti­za­da con el nom­bre de Acid Mo­der­nism. Ait­ken lle­va­ba 15 años vi­vien­do en es­te rincón del mun­do cuan­do de­ci­dió des­truir su an­ti­gua vi­vien­da, in­mor­ta­li­zar el co­lap­so en el ví­deo The Hou­se y cons­truir en el mis­mo te­rreno un nue­vo edi­fi­cio par­tien­do des­de ce­ro. “Co­no­cía las co­rrien­tes del viento, los mo­vi­mien­tos del sol y el ru­mor del trá­fi­co en es­ta zo­na”, cuen­ta. Así que ins­ta­ló nue­ve mi­cró­fo­nos geo­ló­gi­cos en los ci­mien­tos del edi­fi­cio pa­ra re­pro­du­cir to­do eso y al­go más: los rui­dos de la tie­rra sís­mi­ca e in­go­ber­na­ble de la Cos­ta Oes­te y las olas del océano Pa­cí­fi­co. A par­tir de ahí, el ame­ri­cano ocu­pó el es­pa­cio en to­da su ex­ten­sión: di­se­ñó los azu­le­jos del ba­ño y la co­ci­na, al­gu­nos de los mue­bles y has­ta las lám­pa­ras. “Sin nin­gún es­ti­lo de­ter­mi­na­do, pe­ro con dos cla­ves en men­te: luz y so­ni­do”, di­ce. La me­sa del co­me­dor es un gran xi­ló­fono que se pue­de to­car, las es­ca­le­ras sue­nan al pi­sar­las y pa­ra ac­ce­der al ba­ño de in­vi­ta­dos, es­con­di­do de­trás de una es­tan­te­ría de obra, hay que en­con­trar y em­pu­jar un ejem­plar del Uli­ses de Ja­mes Joy­ce. “Mi in­ten­ción era que ca­da ele­men­to de de­co­ra­ción fue­ra más allá de su fun­ción, bus­ca­ba es­ti­mu­lar y li­be­rar la ima­gi­na­ción”, re­cal­ca el due­ño. Su ar­te es­tá pre­sen­te en las pa­re­des de la ca­sa, es­pe­cial­men­te en el co­me­dor, don­de, en al­gu­nos mo­men­tos del día, la ve­ge­ta­ción ex­te­rior se con­fun­de con el in­te­rior. “Fo­to­gra­fié los mis­mos ár­bo­les del jar­dín y ju­gué con la ima­gen im­pri­mién­do­la en pa­ne­les pa­ra con­se­guir un efec­to ca­mu­fla­je”. El re­sul­ta­do es un es­pa­cio en trans­for­ma­ción que ins­pi­ra a Ait­ken. “Ca­da ma­ña­na, cuan­do abro los ojos, veo co­sas que cam­bian y que van a se­guir cam­bian­do en el fu­tu­ro. Des­per­tar­se en un lu­gar siem­pre nue­vo y vi­vo es una sen­sa­ción ma­ra­vi­llo­sa”.

n

AUS­TE­RI­DAD MO­NA­CAL EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL. LA MA­DE­RA QUE DE­TER­MI­NA LAS VI­GAS Y LA ES­TRUC­TU­RA DE LA CA­MA CON­TRAS­TA CON LA OBRA FU­TU­RE DEL DUE­ÑO. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA TE­RRA­ZA DEL ÚL­TI­MO PI­SO, UTI­LI­ZA­DA COMO CO­ME­DOR, ME­SA Y BAN­COS DE ME­TAL Y CE­RÁ­MI­CA

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.