“Que­ría­mos que los mue­bles se co­mu­ni­ca­ran en­tre sí vi­sual­men­te, en un LU­GAR abier­to y con la má­xi­ma luz po­si­ble”.

Los pro­pie­ta­rios

AD (Spain) - - Milan 2015 -

los pro­pie­ta­rios de es­te loft en Po­ble Nou , al nor­te de Bar­ce­lo­na, se tras­la­da­ron aquí en bus­ca de gran­des es­pa­cios diá­fa­nos. Es­ta zo­na aún con­ser­va nu­me­ro­sas na­ves y fá­bri­cas de fi­na­les del XIX, mu­chas con­ver­ti­das hoy en es­tu­dios de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res. La pa­re­ja eli­gió la cuar­ta plan­ta de un an­ti­guo ta­ller don­de se ha­bían pro­du­ci­do fras­cos de far­ma­cia y con­fia­ron en el ar­qui­tec­to Georg Kay­ser pa­ra re­for­mar sus 235 m2. Cuan­do lle­ga­ron, lo úni­co que ha­bía era un la­va­bo en un rincón y po­co más. De­ci­die­ron di­vi­dir el vo­lu­men en dos ni­ve­les: uno don­de se en­cuen­tran la en­tra­da, el dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos con su aseo y una zo­na de es­tu­dio, y otra ele­va­da que se ex­tien­de a lo lar­go de un am­plio ven­ta­nal abier­to so­bre una te­rra­za con vis­tas a la ciu­dad y al mar. Aquí es­tán la co­ci­na, el co­me­dor y el sa­lón com­par­tien­do un úni­co es­pa­cio que so­lo es­tá se­pa­ra­do del dor­mi­to­rio prin­ci­pal por un sin­gu­lar biom­bo de ma­de­ra on­du­la­da. En el ba­ño de es­ta plan­ta la du­cha re­sul­ta to­tal­men­te vi­si­ble des­de las áreas co­mu­nes. “So­le­mos es­tar so­los, así que nos du­cha­mos vien­do el sa­lón y dis­fru­tan­do de una luz na­tu­ral que de otra ma­ne­ra ca­re­ce­ría­mos”, ex­pli­can. Las vi­gas y los pi­la­res de hor­mi­gón, ini­cial­men­te pin­ta­dos, se de­ca­pa­ron con cho­rro de are­na a pre­sión, las ven­ta­nas se cam­bia­ron y se cons­tru­ye­ron mul­ti­tud de ar­ma­rios bien ca­mu­fla­dos. Tras es­ta obra, de­li­be­ra­da­men­te len­ta pa­ra po­der dis­fru­tar y re­fle­xio­nar to­das y ca­da una de las de­ci­sio­nes, re­cu­rrie­ron a OX Mo­bi­lia­ri, es­pe­cia­lis­tas en di­se­ño nór­di­co del XX en Bar­ce­lo­na. “Apos­ta­mos por un mix de pie­zas de en­tre los años 50 y los 70 de ma­de­ras no­bles como la te­ca o el pa­li­san­dro, muy uti­li­za­dos por los es­can­di­na­vos en sus di­se­ños”, con­fie­san. Ade­más de ape­lli­dos nór­di­cos como Ja­cob­sen, tam­bién hay nom­bres fran­ce­ses o bra­si­le­ños como Pie­rre Gua­ri­che o Per­ci­val Lau­fer. “Son muy fun­cio­na­les, có­mo­dos y de bue­na ca­li­dad. Deseá­ba­mos que los mue­bles que íba­mos ad­qui­rien­do con­vi­vie­ran jun­tos, que se co­mu­ni­ca­ran en­tre sí vi­sual­men­te en un mis­mo lu­gar abier­to y con la má­xi­ma luz po­si­ble”, ex­pli­can. Na­da que­da ya de su an­te­rior vida en l’ei­xam­ple, atrás que­da­ron las bur­gue­sas es­ca­le­ras y los pa­tios de man­za­na. “So­mos muy fe­li­ces en Po­ble Nou”, con­clu­yen en­tu­sias­ma­dos.

n

Los mue­bles y el sue­lo de es­ta co­ci­na fue­ron di­se­ña­dos por OX MO­BI­LIA­RI con ta­ble­ros de DM y re­si­na. al fon­do, des­de la iz­da. , li­to­gra­fía de fernand lé­ger y de víc­tor va­sa­rely. en la otra pá­gi­na: arri­ba iz­da., en el mis­mo es­pa­cio, lám­pa­ras AJ RO­YAL de ar

En el dor­mi­to­rio, Jun­to al Biom­bo de nissen & gehl, Bu­ta­ca Lu­na de pie­rre gua­ri­che y lám­pa­ra de pie de tapio Wirkkala, to­do en OX MO­BI­LIA­RI. de­lan­te, es­cul­tu­ra da­ne­sa com­pra­da en un DÉ­BA­LLA­GE y fle­xo de char­lot­te pe­rriand. col­cha de Ikea .enla otra pá­gi­na

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.