In­terio­ris­tas sim­ple y res­pe­tuo­sa

AD (Spain) - - Milan 2015 -

Los una at­mós­fe­ra re­la­ja­da,

con la ar­qui­tec­tu­ra.

crea­ron

n el cen­tro de Lyon, en un an­ti­guo edi­fi­cio al la­do del río, el es­tu­dio de in­terio­ris­mo fran­cés Mai­son Hand trans­for­mó una ca­sa os­cu­ra de po­co más de 100 m2, sin re­for­mar des­de ha­cía más de 50 años, en la vi­vien­da de una psi­quia­tra re­cién di­vor­cia­da y su hi­ja ado­les­cen­te. “Co­no­cía­mos des­de ha­cía tiem­po a la fa­mi­lia, que nos dio car­ta blan­ca no so­lo pa­ra de­co­rar el es­pa­cio, sino tam­bién pa­ra ejer­cer de agen­tes in­mo­bi­lia­rios y lo­ca­li­zar el pi­so. En cuan­to lo vi­mos, su­pi­mos que era el lu­gar per­fec­to pa­ra ellas, so­bre to­do por las vis­tas, que por un la­do dan al río y a una de las co­li­nas de la ciu­dad, y por otro se aso­man a la na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca Pie­rre Em­ma­nuel Mar­tin, uno de los fun­da­do­res, jun­to con Stép­ha­ne Ga­ro­tin, de Mai­son Hand. En un tiem­po ré­cord, ape­nas tres me­ses, tu­vie­ron que reha­cer la elec­tri­ci­dad, la fon­ta­ne­ría y la dis­tri­bu­ción. “Con­ser­va­mos, eso sí, la chi­me­nea, los sue­los y las ven­ta­nas ori­gi­na­les —di­ce Mar­tin—. Los vo­lú­me­nes eran muy be­llos. Lo que bus­ca­ba la pro­pie­ta­ria, aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, era que su ho­gar tu­vie­ra un pun­to mas­cu­lino y tam­bién grá­fi­co, por eso nos eli­gió. Le gus­ta­ba nues­tra ob­se­sión por el blan­co y el ne­gro, pre­sen­te en ca­si to­dos nues­tros pro­yec­tos, y tam­bién nues­tra pa­sión por el di­se­ño y las for­mas es­can­di­na­vas”. Di­cho y he­cho. Los in­terio­ris­tas crea­ron una at­mós­fe­ra re­la­ja­da, fá­cil, exen­ta de co­lo­res es­tri­den­tes y res­pe­tuo­sa con la ar­qui­tec­tu­ra, pues ade­más la mé­di­co, es­pe­cia­li­za­da en tra­tar es­trés pos­trau­má­ti­co, bus­ca­ba un am­bien­te bal­sá­mi­co y tran­qui­lo. “Lo más di­fí­cil fue la co­ci­na, que era di­mi­nu­ta y con­ta­ba con una chi­me­nea im­po­si­ble de re­uti­li­zar. El apar­ta­men­to da­ta de una épo­ca en la que esa ha­bi­ta­ción no era im­por­tan­te por­que nor­mal­men­te la usa­ba so­lo el ser­vi­cio, así que de­bi­mos echar­le ima­gi­na­ción y pe­dir ayu­da a Bof­fi pa­ra ha­cer­la cre­cer”, re­la­ta. Los mue­bles y el ar­te se com­pra­ron tras un flui­do in­ter­cam­bio de imá­ge­nes vía mó­vil con la due­ña. “A ella le en­can­ta ex­plo­rar los mer­ca­di­llos, an­ti­cua­rios y Pul­gas de los lu­ga­res que vi­si­ta, y nos en­via­ba fo­tos de las pie­zas que le gus­ta­ban pa­ra que las va­li­dá­ra­mos. Des­de el es­tu­dio ha­cía­mos lo mis­mo. El se­cre­to y lo di­fí­cil es sa­ber mez­clar, en­con­trar la do­sis jus­ta. Te pue­den en­lo­que­cer la car­ne y el cho­co­la­te, pe­ro no por eso te los co­mes jun­tos”, re­ma­ta Mar­tin. En es­te re­fu­gio lio­nés, la ar­mo­nía es­tá ga­ran­ti­za­da.

n

EN UN RINCÓN DEL SA­LÓN, ES­PE­JOS DE JAC­QUES AD­NET EDI­TA­DOS POR GU­BI Y ES­TAN­TE­RÍA KOA­LA DE LE­MA CON LÁM­PA­RA GRAS DE DCW. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL CO­ME­DOR, ME­SA DE VIN­CENT VAN DUY­SEN CON VA­JI­LLA DE MAI­SON HAND, SI­LLAS DE WEG­NER PA­RA PP MØBLER Y, DE­LAN­TE, OTR

EN LA CO­CI­NA DE BOF­FI, AZU­LE­JOS DE EMERY & CIE, ES­TRE­LLA COM­PRA­DA EN LAS PUL­GAS DE LYON, RE­LOJ DE IKEA Y RO­BOT DE KIT­CHE­NAID .ENLA OTRA PÁ­GI­NA: DE NUE­VO EN EL MIS­MO ES­PA­CIO, ME­SA DE ACE­RO XI­RA DE CA­RA­VA­NE CON TRA­POS DE SA­RAH LAVOINE Y LÁM­PA­RA JIEL­DÉ. AL L

EN EL BA­ÑO, LA­VA­BOS DE BOF­FI Y GRI­FOS DE FAN­TI­NI, ME­SI­TAS DE CA­RA­VA­NE, APLIQUES MAN­TIS DE DCW Y ES­PE­JOS AÑOS 40. DCHA., EN UN RINCÓN DEL DOR­MI­TO­RIO, LA GA­TA CALINE SO­BRE UNA BU­TA­CA DE LAS PUL­GAS, COMO EL ES­PE­JO. CHI­ME­NEA ORI­GI­NAL DE LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.