La pin­to­ra más verde

Fri­da Kah­lo: Art, Gar­den, Li­fe, Ca­sa Azul,

AD (Spain) - - Milan 2015 -

Se­rá la ma­yor in­di­vi­dual de Fri­da Kah­lo de los úl­ti­mos 10 años en Nue­va York. El Jar­dín Bo­tá­ni­co, en el dis­tri­to del Bronx, se en­tre­ga por com­ple­to a la obra y vida de la pin­to­ra me­xi­ca­na con la ex­po­si­ción has­ta el 1 de no­viem­bre. La mues­tra se cen­tra en có­mo la na­tu­ra­le­za in­fluía en su tra­ba­jo y en el pro­fun­do in­te­rés que pro­fe­sa­ba por la ve­ge­ta­ción y la na­tu­ra­le­za de su país. Pa­ra ello se ha re­crea­do el jar­dín que Fri­da creó jun­to a su ma­ri­do, el fa­mo­so mu­ra­lis­ta Die­go Ri­ve­ra, en la ac­tual­men­te el Mu­seo Fri­da Kah­lo. La es­ce­no­gra­fía re­cons­tru­ye la vis­ta que la ar­tis­ta te­nía des­de su es­tu­dio a su colección de plan­tas, el en­torno azul del pa­tio e in­clu­so la pi­rá­mi­de a es­ca­la que Ri­ve­ra hi­zo le­van­tar en ho­nor a la cul­tu­ra az­te­ca. A es­to tam­bién se su­man 14 de sus obras que des­ta­can el ima­gi­na­rio bo­tá­ni­co en sus com­po­si­cio­nes, mu­chas de co­lec­cio­nes pri­va­das. www.nybg.org

1939 pa­ra vol­ver a re­no­var sus vo­tos un año des­pués y per­ma­ne­cer jun­tos has­ta la muer­te de ella). Jun­tos pin­ta­ron la ca­sa del fa­mo­so azul que le da nom­bre, muy tí­pi­co del país, y jun­tos tam­bién, con la lle­ga­da del po­lí­ti­co exi­lia­do León Trots­ki, que vi­vió con ellos una tem­po­ra­da en 1937, ad­qui­rie­ron más te­rreno (hoy al­can­za los 1.200 me­tros) pa­ra plan­tar un jar­dín y le­van­tar una ta­pia con el fin de pro­te­ger al re­vo­lu­cio­na­rio ru­so de cual­quier aten­ta­do. Unos cuan­tos años más tar­de, en 1946, Ri­ve­ra le en­car­gó al ar­qui­tec­to Juan O’gor­man (que ya ha­bía pro­yec­ta­do la Ca­sa Es­tu­dio Die­go Ri­ve­ra y Fri­da Kah­lo en el ba­rrio de San Án­gel) que cons­tru­ye­ra un ta­ller pa­ra Fri­da en la an­ti­gua co­che­ra. Lo hi­zo en su lí­nea fun­cio­na­lis­ta me­xi­ca­na con ma­te­ria­les au­tóc­to­nos como la pie­dra vol­cá­ni­ca o el ba­sal­to, uti­li­za­dos por los az­te­cas en las pi­rá­mi­des y sus es­cul­tu­ras ce­re­mo­nia­les. El pro­pio Die­go de­co­ró el ex­te­rior con ar­te po­pu­lar, co­lo­có pla­fo­nes con mo­sai­cos y lle­nó las pa­re­des de ca­ra­co­las y ja­rros em­po­tra­dos pa­ra que sir­vie­ran de pa­lo­ma­res. Y tal cual la de­ja­ron en­ton­ces la en­con­tra­mos hoy. Des­de 1958 la Ca­sa Azul y su fron­do­so pa­tio son el mu­seo cus­to­dio del uni­ver­so más ín­ti­mo de la ar­tis­ta, don­de se con­tem­plan obras su­yas tan re­le­van­tes como La Vida (1954), Fri­da y la ce­sá­rea (1931) o Re­tra­to de mi pa­dre Wil­hem Kah­lo (1952). (con­ti­núa en pág. 176)

EN LA PA­RED DE LA CO­CI­NA, LOS NOM­BRES DE FRI­DA Y DIE­GO ES­CRI­TOS CON CA­RA­CO­LAS. EL AMA­RI­LLO, AZUL Y BLAN­CO RE­CREAN EL CIE­LO. ES­TE RINCÓN CON­SER­VA UNA VA­LIO­SA COLECCIÓN DE AR­TE­SA­NÍA PO­PU­LAR. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ARRI­BA, EL EX­TE­RIOR DEL ES­TU­DIO DE FRI­DA DI­SE­ÑA

EL DOR­MI­TO­RIO QUE FRI­DA USA­BA TRAS DEL AC­CI­DEN­TE QUE LA DE­JÓ INVÁLIDA A LOS 19 AÑOS. PI­DIÓ A SU MA­DRE UN ES­PE­JO EN EL TE­CHO DE LA CA­MA PA­RA PIN­TAR­SE A SÍ MIS­MA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN 1937, CUAN­DO LEÓN TROTS­KI SE INS­TA­LÓ EN LA CA­SA AZUL, FRI­DA Y DIE­GO AMPL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.