Se le­van­ta como una en un an­ti­guo ba­rrio de Lon­dres.

AD (Spain) - - Milan 2015 - (ver car­net de direcciones)

l ar­te no es exac­ta­men­te ar­te, el di­se­ño no es exac­ta­men­te di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra, des­de lue­go que no es ar­qui­tec­tu­ra. In­ten­to ser un out­si­der en­tu­sias­ta en ca­da una de las dis­ci­pli­nas. Es to­do un po­co fish and chips”, ex­pli­ca Ri­chard Woods. Su obra, a me­dio ca­mino en­tre lo fun­cio­nal y lo or­na­men­tal, es fru­to de la co­la­bo­ra­ción con ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res de mo­bi­lia­rio, fa­bri­can­tes de tex­til y ju­gue­tes o ce­ra­mis­tas. Wood­block Hou­se es la ca­sa-es­tu­dio de 257 m2 que el crea­dor bri­tá­ni­co cons­tru­yó en­tre las me­dia­ne­ras de Hack­ney Wick, un ba­rrio al es­te de Lon­dres de mo­da en­tre los ar­tis­tas. Aquí vi­ve y tra­ba­ja con su mu­jer, la escritora e ilus­tra­do­ra de cuen­tos in­fan­ti­les Jes­si­ca Span­yol y sus tres hi­jos ado­les­cen­tes. La vi­vien­da ha si­do di­se­ña­da por DRMM Ar­chi­tects (Alex de Rij­ke, Phi­lip Marsh y Sa­die Mor­gan) y el año pa­sa­do re­ci­bió el pres­ti­gio­so RI­BA Re­gio­nal Award. En la plan­ta ca­lle se en­cuen­tra la ofi­ci­na y el ta­ller de Woods y, en los tres pi­sos su­pe­rio­res, la zo­na pri­va­da. En el pri­me­ro es­tá el sa­lón y la co­ci­na, el cen­tro neu­rál­gi­co des­de don­de se ac­ce­de a una te­rra­za lle­na de mar­ga­ri­tas, to­ma­tes y aro­má­ti­cas. En el se­gun­do, los dor­mi­to­rios y el ba­ño, dis­pues­tos al­re­de­dor de la es­ca­le­ra, pa­ne­la­da con los mis­mos ta­blo­nes co­lo­rea­dos que im­pri­men ca­rác­ter al edi­fi­cio y que ca­rac­te­ri­zan la obra de Woods, ex­pues­ta en el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum o la Ro­yal Aca­demy of Arts en Lon­dres y ga­le­rías como Deitch Pro­jects en Nue­va York o The Wrong Shop en Berlín. Es­tos prints ve­tea­dos, car­ga­dos de sim­pa­tía y sen­ti­do del hu­mor, se han con­ver­ti­do ba­jo el tí­tu­lo de Lo­go en la fir­ma del ar­tis­ta (ade­más de ha­cer jue­go con su ape­lli­do). Aquí cum­plen ade­más un fin es­truc­tu­ral. Wood­block Hou­se es­tá cons­trui­da com­ple­ta­men­te con ma­de­ra la­mi­na­da, un mé­to­do más rá­pi­do y eco­nó­mi­co que el la­dri­llo. Arri­ba, re­tran­quea­do res­pec­to a la ca­lle, hay un pe­que­ño es­tu­dio con bi­blio­te­ca don­de Jes­si­ca es­cri­be y di­bu­ja las aven­tu­ras de la ji­ra­fa Car­lo oel ga­to Crac­kers, pu­bli­ca­das por la edi­to­rial Wal­ker. El con­jun­to res­pi­ra un am­bien­te fa­mi­liar, con­for­ta­ble, don­de se mez­clan obras con­tem­po­rá­neas rea­li­za­das por ami­gos con pie­zas pro­pias, como sus mue­bles y lám­pa­ras pa­ra Es­ta­blis­hed & So­ns, y jo­yas vin­ta­ge de mer­ca­dos de pul­gas. Des­de es­te co­lo­ris­ta rincón de Lon­dres, Woods re­ci­be en­car­gos pa­ra to­do el mun­do, como la colección Ju­mex en Mé­xi­co o la Za­blu­do­wicz Co­llec­tion en la fin­lan­de­sa Sar­vi­sa­lo. Des­de el áti­co al ba­jo, Wood­block Hou­se es to­da una ata­la­ya de crea­ción.

n

En la co­ci­na abier­ta al co­me­dor, pro­to­ti­po de ma­de­ra de la Dirty Chair de Woods al igual que, arri­ba, la me­sa de cen­tro y el si­llón Bricks and mor­tar con te­la de la­dri­llos, en co­la­bo­ra­ción con se­bas­tian Wrong. una enor­me puer­ta co­rre­de­ra da sa­li­da a la am

El ar­tis­ta ri­chard woods jun­to a una de sus obras, Red Brick. dcha., una claraboya ilu­mi­na el ba­ño con pa­re­des re­cu­bier­tas de pvc. en la otra pá­gi­na: en el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, ca­ma an­ti­gua de hie­rro y Man­ta in­gle­sa de ca­che­mir. como Me­si­ta de no­che, cub

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.