Y EN LA WEB...

La ma­la no­ti­cia es que aún fal­ta un mes pa­ra que el pró­xi­mo nú­me­ro de AD sal­ga a la ven­ta. La bue­na, que el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia se pue­de cal­mar en www.re­vis­taad.es

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - (vie­ne de la pág. 142) EEUU: Reino Uni­do: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Ru­sia: Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca: Bra­sil: China: Co­rea: Su­dá­fri­ca: JUIFE.

An­tes de co­ger las rien­das de la ins­ti­tu­ción, Hil­da Tru­ji­llo, di­rec­to­ra de es­ta icó­ni­ca vi­vien­da des­de 2003, era de las (mu­chas) per­so­nas que pen­sa­ban que Fri­da es so­lo un mi­to co­mer­cial. Pe­ro al su­mer­gir­se en su mun­do y en sus in­quie­tu­des per­so­na­les y de crea­do­ra, su opi­nión cam­bió ra­di­cal­men­te. “Lo in­ter­ve­nía to­do, era in­te­li­gen­te e ilus­tra­da”, sub­ra­ya. Ras­gos de su per­so­na­li­dad que la cu­ra­do­ra in­ten­ta trans­mi­tir en las ex­po­si­cio­nes, edi­cio­nes y ac­ti­vi­da­des que or­ga­ni­za. “No so­lo en­se­ña­mos la mu­jer que su­fría, que es­ta­ba en­fer­ma y a la que Die­go en­ga­ña­ba, sino el per­so­na­je que fue ad­mi­ra­do por Trots­ki, An­dré Bre­ton, Pablo Pi­cas­so e Isa­mu No­gu­chi”. Die­go y ella eran muy com­pa­ñe­ros, am­bos te­nían otros amo­res, él era muy ce­lo­so y ella lo pa­sa­ba mal. Lo su­yo era una au­tén­ti­ca pa­sión tor­men­to­sa. Fri­da es­ta­ba enamo­ra­da de Ri­ve­ra y enamo­ra­da del amor. “¿Se pue­den in­ven­tar ver­bos? Quie­ro de­cir­te uno: yo te cie­lo, así mis alas se ex­tien­den enor­mes pa­ra amar­te sin me­di­da”, le es­cri­bía. Era van­guar­dis­ta, fe­mi­nis­ta pre­coz, in­quie­ta in­te­lec­tual­men­te y trans­gre­so­ra. En un tiem­po en el que las mu­je­res lle­va­ban abri­gos de piel y som­bre­ros de plu­mas, ella ves­tía como una in­dí­ge­na y lo lu­cía con mu­cho or­gu­llo, jun­to a los co­lla­res, bra­za­le­tes y ani­llos que tin­ti­nea­ban a su pa­so ca­mu­flan­do con esa mu­si­ca­li­dad su in­va­li­dez. Es­te ape­go a sus raí­ces lo tras­la­da­ba a sus com­po­si­cio­nes: no sa­bía di­bu­jar pers­pec­ti­vas (ca­ren­cia muy ha­bi­tual en el ar­te po­pu­lar me­xi­cano), así que re­cu­rría a los co­lo­res vi­vos y se fi­ja­ba en los ex­vo­tos como ins­pi­ra­ción a pe­sar de que no era cre­yen­te. En sus óleos na­da es ca­sual, to­do es­tá es­tu­dia­do y hay fi­gu­ras muy re­cu­rren­tes como los ve­na­dos, los mo­nos, las cé­lu­las o las plan­tas. De he­cho, Fri­da es­tu­dia­ba li­bros de bo­tá­ni­ca pa­ra do­cu­men­tar­se. En el jar­dín de la Ca­sa Azul co­lec­cio­nó una gran va­rie­dad de cac­tus (ma­gue­yes, no­pa­les, vie­ji­tos, biz­na­gas, yu­cas...) y otras es­pe­cies ve­ge­ta­les me­xi­ca­nas que son fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles en sus tra­ba­jos. Lo cier­to es que Kah­lo nun­ca se ha­bía plan­tea­do ser ar­tis­ta, sen­ci­lla­men­te no lo pu­do evi­tar. De pin­tar óleos en pla­tos de alu­mi­nio, po­co a po­co fue trans­for­man­do su vida to­mán­do­se como mo­de­lo. “Me re­tra­to a mí mis­ma por­que pa­so mu­cho tiem­po so­la y por­que soy el mo­ti­vo que me­jor co­noz­co”, es­cri­bió. Te­nía un es­pe­jo so­bre la ca­ma, en la que pa­só pos­tra­da mu­cho tiem­po por su en­fer­me­dad y su ac­ci­den­te, y de allí sa­lie­ron una gran par­te de sus au­to­rre­tra­tos. “No sé si mis pin­tu­ras son o no su­rrea­lis­tas, pe­ro de lo que sí es­toy se­gu­ra es que son la ex­pre­sión más fran­ca de mi ser”, ex­pli­ca­ba. Di­cen en Mé­xi­co que na­cer y mo­rir en una mis­ma ca­sa es una ben­di­ción. Fri­da lo hi­zo pe­ro se­ría muy arries­ga­do de­cir que es­tu­vo ben­di­ta. Su ca­sa es to­do lo que ella amó. Tu­vo sus idas y ve­ni­das, pe­ro siem­pre re­gre­sa­ba a la Ca­sa Azul, su re­fu­gio de do­lor, de amor, de so­le­dad y de crea­ción. “Es­pe­ro ale­gre la sa­li­da y es­pe­ro no vol­ver ja­más”, fue lo úl­ti­mo que es­cri­bió en su dia­rio. Pe­ro de vi­si­ta en su ca­sa-mu­seo hay un al­go que de­ja in­tuir que la me­xi­ca­na, más li­bre y ágil que nun­ca, si­gue allí. www.mu­seo­fri­da­kah­lo.org.mx

n

LA PIE­ZA DEL DÍA Ca­da ma­ña­na, te des­per­ta­mos con un ob­je­to de de­seo, esa com­pra que te ha­rá fe­liz. LU­GA­RES Ibi­za, Me­nor­ca, Al­tea, Cá­diz... Las tien­das de­có que de­bes vi­si­tar en tus des­ti­nos va­ca­cio­na­les. CA­SAS AD En­tra­mos (y no que­rría­mos sa­lir) en el pis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.