LA CA­SA DE LA DIS­COR­DIA

NO SO­LO HAN RE­SU­CI­TA­DO LOS ICÓ­NI­COS MUE­BLES DE EI­LEEN GRAY, OB­JE­TOS DE DE­SEO EN LAS SUBASTAS. AHO­RA SU CA­SA E1027 EN LA COS­TA AZUL, MAN­CI­LLA­DA Y CO­DI­CIA­DA POR LE COR­BU­SIER, HA SI­DO RES­TAU­RA­DA Y REABIER­TA AL PÚ­BLI­CO, Y ES LA PRO­TA­GO­NIS­TA DE UNA PE­LÍ­CU­LA.

AD (Spain) - - Icono - Por it­ziar na­rro

L e Cor­bu­sier ase­gu­ró du­ran­te años, a quien qui­sie­ra es­cu­char, que una ami­ga su­ya ha­bía di­se­ña­do unos asien­tos muy pa­re­ci­dos a sus fa­mo­sas LC4 tiem­po an­tes que él. Se re­fe­ría a Ei­leen Gray y a su bu­ta­ca Tran­sat, y fue uno de los po­cos re­co­no­ci­mien­tos que le pro­di­gó en vi­da. Su ri­va­li­dad pro­fe­sio­nal y la­bo­ral, bien co­no­ci­da en el mun­di­llo in­te­lec­tual de los años 20, se ha­bía con­cre­ta­do en for­ma de ce­men­to y pie­dra en la ca­sa E1027, en Ro­que­bru­ne-cap-mar­tin, al Sur de Fran­cia, uno de los edi­fi­cios más ad­mi­ra­dos del Mo­vi­mien­to Mo­derno. Y es que es­ta cons­truc­ción ca­si per­fec­ta, fun­cio­nal, sim­ple, cohe­ren­te, ra­cio­nal, abier­ta al Me­di­te­rrá­neo, con mue­bles di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el es­pa­cio, co­mo man­da­ban los cá­no­nes de la Bauhaus, lle­va­ba la fir­ma de ella. Pa­re­ce que el sui­zo no po­día so­por­tar que otra per­so­na, y me­nos una mu­jer, hu­bie­ra crea­do la vi­vien­da con la que él so­ña­ba. En 2015, to­do es­te af­fai­re, con aman­te les­bia­na in­clui­da (de Ei­leen), ha si­do in­mor­ta­li­za­do en una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Vin­cent Pe­rez y Orla Brady, The Pri­ce of Desire, que ha te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia que se ace­le­ren los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción del edi­fi­cio y se re­abra al pú­bli­co. Pe­ro em­pe­ce­mos des­de el prin­ci­pio. Es­ta ir­lan­de­sa afin­ca­da en Pa­rís fue una de las di­se­ña­do­ras más im­por­tan­tes del si­glo XX, una au­to­di­dac­ta bri­llan­te que co­men­zó su ca­rre­ra dán­do­le un buen re­vol­cón al Art Dé­co, y aca­bó pro­yec­tan­do in­te­rio­res y ob­je­tos ad­mi­ra­dos por ar­qui­tec­tos y mi­llo­na­rios. “Pa­ra crear, pri­me­ro tie­nes que cues­tio­nár­te­lo to­do”,

di­jo. No ha­bla­ba por ha­blar. Na­ci­da en una aris­to­crá­ti­ca fa­mi­lia, Ei­leen Gray (1878-1976) siem­pre re­cha­zó los con­ven­cio­na­lis­mos y vi­vió in­ten­sa­men­te. Bu­ceó en la es­té­ti­ca de De Stijl y la Bauhaus, con­du­jo am­bu­lan­cias en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, re­co­rrió Es­ta­dos Uni­dos en tren y es­tu­dió los se­cre­tos de la la­ca con un maes­tro ja­po­nés. A fi­na­les de los años 20, con una bue­na car­te­ra de clien­tes co­mo de­co­ra­do­ra en la Ciu­dad de la Luz, co­no­ció al ar­qui­tec­to ru­mano Jean Ba­do­vi­ci, que se con­vir­tió en su aman­te, y con él a sus co­le­gas, Le Cor­bu­sier in­clui­do, de­fen­so­res de una ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia. In­flui­da por to­dos, pro­yec­tó en­tre 1926 y 1929 la E1027 pa­ra vi­vir jun­tos e ins­ta­ló en ella mu­chos de sus ico­nos, co­mo la me­si­ta au­xi­liar del mis­mo nom­bre o la bu­ta­ca Bi­ben­dum. Cuan­do se se­pa­ró de Ba­do­vi­ci, és­te se que­dó con la ca­sa, y po­cos años des­pués Le Cor­bu­sier le con­ven­ció pa­ra que le de­ja­se pin­tar allí ocho mu­ra­les obs­ce­nos, ex­plí­ci­ta­men­te se­xua­les, que Gray odió por­que man­ci­lla­ba su sue­ño ra­cio­na­lis­ta. Ade­más in­ten­tó com-

prar el edi­fi­cio y, co­mo no lo con­si­guió, se cons­tru­yó su fa­mo­so Le Ca­ba­non muy cer­ca, so­bre una co­li­na des­de la que di­vi­sa­ba la obra de la ir­lan­de­sa. Des­pués, du­ran­te dé­ca­das, la his­to­ria fue cruel con la ca­sa y su due­ña. Mien­tras la fa­ma de Le Cor­bu­sier pa­sa­ba a los li­bros de his­to­ria, so­bre to­do tras mo­rir mien­tras na­da­ba en el mar de Ca­pmar­tin, la pro­pie­dad fue aban­do­na­da y sa­quea­da, y Ei­leen per­ma­ne­ció en el ol­vi­do tra­ba­jan­do en su apar­ta­men­to de la Rue Bo­na­par­te has­ta su muer­te a los 98 años. Por suer­te el si­glo XXI ha si­do be­né­vo­lo con am­bos: Gray ha si­do reconocida co­mo una de las gran­des fi­gu­ras del di­se­ño gra­cias a su amis­tad con Zeev Aram, que se hi­zo con los de­re­chos de edi­ción de su obra, y sus pie­zas se ven­den a pre­cios desor­bi­ta­dos en subastas o re­edi­ta­dos. La mai­son, por su par­te, ha si­do res­tau­ra­da gra­cias, en gran me­di­da, a la pe­lí­cu­la. “El fu­tu­ro pro­yec­ta luz; el pa­sa­do so­lo som­bras”, di­jo Ei­leen. Los aman­tes de la es­té­ti­ca le dan la ra­zón. La tra­ma de The Pri­ce of Desire, tam­bién. www.ei­leen­gray.co.uk

n

Dos es­ce­nas de The Pri­ce of Desire: la vi­lla E1027 des­de el mar y, arri­ba, el sa­lón pro­fa­na­do con mu­ra­les por Le Cor­bu­sier, in­ter­pre­ta­do por Vin­cent Pe­rez. En la otra pá­gi­na: La ac­triz Orla Brady co­mo Ei­leen Gray, y Fran­ces­co Scian­na, ál­ter ego de su aman

Orla Brady co­mo Ei­leen y, des­de arri­ba, lám­pa­ra Roat­tino (1931), bu­ta­ca Bi­ben­dum (1926) y me­sa E1027 (1927), to­das edi­ta­das por Classicon, y Vin­cent Pe­rez fren­te a las pin­tu­ras obs­ce­nas de Le Cor­bu­sier.

Al­fom­bra Blue Ma­ri­ne (di­se­ña­da en los años 20 des­pués de via­jar a Ma­rrue­cos) y biom­bo Brick Screen (re­edi­ción li­mi­ta­da de 1975), am­bos edi­ta­dos por Classicon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.