EM­BE­LE­SA­DA DE UNA SHOP­PER CON­FE­SIO­NES “Mi ma­dre te­nía ra­zón: cuan­do no tie­nes na­da, lo úni­co que pue­des ha­cer es

AD (Spain) - - Adicciones - Por evi­ta ca­ño

po­ner­te ro­pa in­te­rior de se­da y em­pe­zar a leer a Proust”, me co­men­tó Ja­ne Bir­kin en cier­ta oca­sión. Y yo, obe­dien­te, es lo que ha­go aho­ra en la Pro­ven­za, y pre­ci­sa­men­te jun­to a ella, en la ca­sa de ve­rano de su hi­ja Char­lot­te Gains­bourg .La ni­ña, que se re­uni­rá con no­so­tras un po­co más tar­de, es­tá en Sui­za com­prán­do­le el Patek Phi­lip­pe 5170G a Yvan, su chi­co: ¡eso es amor! Si vié­rais el re­loj lo com­pren­de­ríais, ¡es una pa­sa­da! No­so­tras la es­pe­ra­mos en el cam­po, ro­dea­das de ma­res de es­plie­go, con dos gin-to­nics de­li­cio­sos he­chos con la nue­va Sch­wep­pes Pre­mium Mi­xer Azahar y La­van­da (¡un au­tén­ti­co des­cu­bri­mien­to!) que trans­for­ma el com­bi­na­do en un elixir de los dio­ses. Es la ar­mo­nía con el entorno, con el olor a flo­res y cí­tri­cos del ai­re, con la de­co­ra­ción de pie­zas rús­ti­cas, chic y vin­ta­ge que triun­fa en la zo­na y con la mú­si­ca de Jor­di Savall. Ja­ne –se ve que es muy in­ge­nua– pre­ten­de que na­die la re­co­noz­ca y per­tur­be nues­tra quie­tud, por eso no se qui­ta, ni cuan­do duer­me, sus Ca­rre­ra New Cham­pion. A mí me pa­re­ce que lo que quie­re es alar­dear de ga­fas de sol. La can­tan­te, fiel a los con­se­jos de su ma­má, se ha traí­do el se­su­do Por el ca­mino de Swann. Yo, cóm­pli­ce con mi li­vian­dad men­tal es­ti­val, me­tí La vi­da en cin­co mi­nu­tos, el úl­ti­mo li­bro de Vir­gi­nia Gal­vín, en mi Uyu­ni. ¿Que qué es? Una ma­le­ta mi­la­gro­sa que car­ga con­mi­go, mis bul­tos y lo que ha­ga fal­ta, gra­cias al opor­tuno pa­ti­ne­te in­cor­po­ra­do. Res­pec­to a la se­gun­da par­te de la ci­ta, la len­ce­ría, no es­pe­ra­mos a nin­gún ho­mo

sa­piens, así que echa­das en dos tum­bo­nas tal y

co­mo vi­ni­mos al mun­do, pres­cin­di­mos de la ar­ti­lle­ría de se­duc­ción. Jua­na (co­mo la lla­mo ca­ri­ño­sa­men­te) so­lo lle­va unas go­tas de Sì de Gior­gio Ar­ma­ni; yo, mi di­vi­ní­si­ma jo­ya Mai­llon Star de Dinh Van, con la que me sien­to ves­ti­da de ga­la, y lo com­pro­bé cuan­do Dumbo, el chihuahua del ve­cino, se co­ló en nues­tro jar­dín. Jean-au­gus­te vino de­ses­pe­ra­do y rau­do a re­co­ger­lo y ni se per­ca­tó de mi des­nu­dez, por­que al ins­tan­te cla­vó sus ojos ne­gros en mi ani­llo de dia­man­tes. Más tran­qui­lo, con su pe­rri­to en bra­zos, se trans­for­mó en Jo­sé Luis Pe­ra­les, y em­pe­zó: “¿Y quién es él? ¿En qué lu­gar...”. An­te la in­di­fe­ren­cia de Juan Au­gus­to (es­tá pa­ra comérselo cual ma­ca­rron) ha­cia lo bue­na que es­toy, ob­se­sio­na­do con mi de­do, re­sig­na­da se lo di­je: “De Dinh Van”. Os pre­gun­ta­réis, ¿qué ha­ce una chi­ca co­mo yo en la Pro­ven­za y no en Ibi­za co­mo te­nía pla­nea­do? La cul­pa es de la Sch­wep­pes Pre­mium Mi­xer Azahar y La­van­da. Es­tá­ba­mos en el puer­to de Bar­ce­lo­na ha­cien­do tiem­po pa­ra co­ger el ferry –por cier­to, Ja­ne lle­va­ba un bol­so de pi­tón alu­ci­nan­te de Ale&glo, una nue­va fir­ma es­pa­ño­la, he to­ma­do bue­na no­ta– y el camarero nos su­gi­rió pro­bar la ginebra con es­ta ex­qui­si­tí­si­ma tó­ni­ca. Oh mon Dieu! Des­de ese ins­tan­te no he vuel­to a ser la mis­ma. So­lo ha­bía te­ni­do ese fee­ling con el Eau Par­fu­mée au Thé Vert de Bul­ga­ri (y vol­ve­rá a su­ce­der­me con la nue­va sa­ga de Thé Blanc, Bleu y Rou­ge). Dos ho­ras y 42 se­gun­dos an­tes de em­bar­car, se­gún mi Oys­ter Per­pe­tual Sky-dweller de Rolex, em­bria­ga­da por los aro­mas e ima­gi­nán­do­me en una ver­de pra­de­ra, le sol­té a Bir­kin: “Allez, on y va à la Pro­ven­ce!”. Ella –tam­bién víc­ti­ma del sín­dro­me Sch­wep­pes– son­rió y sol­tó un “D’ac­cord!”. Pi­lla­mos un ma­pa, las lla­ves del Fiat 500L de mi pri­mo ca­ta­lán (amo es­te co­che) y voi­là, a co­mer­nos (o be­ber­nos) la na­tu­ra­le­za. (con­ti­nua­rá)

n

Sé po­si­ti­va Pa­ra la mu­jer ele­gan­te, fuer­te y sen­si­ble. Co­mo Ca­te Blan­chett de­ci­mos ¡sí! a la nue­va fra­gan­cia Sì (des­de 52€) de Gior­gio Ar­ma­ni. Yo me amo El Mai­llon Star (3.230€) de Dinh Van, de oro blan­co y dia­man­tes, se abra­za y te abra­za. El di­se­ño y el

Te en­can­ta­rá Has­ta sie­te air­bags, más de 300 com­bi­na­cio­nes de co­lor, ma­le­te­ro gi­gan­te y co­nec­ta­do a to­do y a to­dos. ¿To­da­vía no has pro­ba­do el Fiat 500L? Fe­liz cum­ple Patek Phi­lip­pe lle­ga a los 175 años y lo ce­le­bra con el re­loj 5170G, de oro blan­co, corr

Que no te fal­te Pa­ra el gin-to­nic per­fec­to, la nue­va tó­ni­ca Sch­wep­pes Pre­mium Mi­xer Azahar y La­van­da. En cuan­to la ca­tes no vol­ve­rás a ser la mis­ma. Me­te un par en tu ma­le­ta (con­se­jo de ami­ga).

El ele­gan­te En oro ama­ri­llo, blan­co o eve­ro­se, el no­ví­si­mo Oys­ter Per­pe­tual Sky-dweller de Rolex es sen­ci­lla­men­te per­fec­to, co­mo su due­ño. No pi­ca He­chos a mano, de piel de pi­tón y, so­bre to­do, Ma­de in Spain. Bol­sos co­mo el Mery (1.765€) son obra (ca­si de

Tu ¡lú­ce­las! Las Ca­rre­ra New Cham­pion (149€) son el mo­de­lo de ga­fas más icó­ni­co de la mar­ca. Enor­mes y con un di­se­ño que en­can­di­la y des­lum­bra al pro­pio as­tro rey.

Ho­ra del té Thé Bleu, Thé Blanc y Thé Rou­ge. Bul­ga­ri am­plia la fa­mi­lia de fra­gan­cias de su Eau Par­fu­mée au Thé Vert (des­de 52€), to­das pa­ra ellas y ellos. Bue­na ami­ga Es una gran ma­le­ta con pa­ti­ne­te, pa­ra re­co­rrer mun­do sin can­sar­te. La Uyu­ni (185€) te ll

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.