De­co­ra­ción acu­mu­la­ción que se van

Jai­me gub­bins

AD (Spain) - - Casas - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

“La ten­den­cia. Es una no si­gue una

de co­sas

aco­mo­dan­do”.

n mi pri­mer via­je a Ciu­dad del Ca­bo pa­sé por la pla­ya y pen­sé que se­ría fan­tás­ti­co po­der te­ner una ca­si­ta aquí”. Vein­te años des­pués, Jai­me Gub­bins, pe­ruano de na­ci­mien­to y sud­afri­cano por elec­ción, ha he­cho reali­dad su sue­ño. “Misty Cliffs, a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad, es un pue­blo muy pe­que­ño, de no más de 40 edi­fi­cios, en la cos­ta del Atlán­ti­co. Com­prar es­ta vi­vien­da en pri­me­ra lí­nea fue una de las me­jo­res de­ci­sio­nes de mi vi­da”, co­men­ta con una gi­gan­tes­ca son­ri­sa. Pe­ro ade­más tu­vo suer­te. “En es­te país es muy di­fí­cil que las pro­pie­da­des cam­bien de due­ño, pa­san de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, pe­ro los des­cen­dien­tes de una de esa fa­mi­lias de­ci­die­ron ven­der­la. Me hi­ce con ella sin pen­sar­lo”. Es una tí­pi­ca ca­ba­ña de pes­ca­do­res cons­trui­da a fi­na­les de los años 40. Con el pa­so del tiem­po se le ha­bían ido ane­xan­do ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro a pe­sar de to­dos sus lif­tings con­ser­va­ba la ma­de­ra ori­gi­nal de su cons­truc­ción que se aña­día al la­dri­llo de las am­plia­cio­nes pos­te­rio­res. En to­tal, ha­bía aca­ba­do su­man­do 300 m2. “Cuan­do en­tré, la dis­tri­bu­ción era un po­co caó­ti­ca, con un mon­tón de es­tan­cias pe­que­ñas. La hi­ce más prác­ti­ca y fun­cio­nal, re­par­tién­do­la en me­nos cuar­tos pe­ro más gran­des. Ade­más, co­mu­ni­qué las zo­nas co­mu­nes pa­ra apor­tar­les am­pli­tud”, apun­ta el pro­pie­ta­rio. Es­tá di­vi­di­da en dos plan­tas. En la de arri­ba, por la que se ac­ce­de a la vi­vien­da, es­tá el re­ci­bi­dor con un cuar­to de ba­ño de cor­te­sía, una co­ci­na, un co­me­dor, una sa­la de es­tar, otra de jue­go y un pe­que­ño rin­cón de lec­tu­ra, to­dos uni­dos vi­sual­men­te. Lue­go tie­ne un am­plio por­che y dos dor­mi­to­rios. Des­de la de aba­jo, con una ha­bi­ta­ción, un ba­ño y sa­lon­ci­to pro­pio, se sa­le al jar­dín y al mar. “En cuan­to a la de­co­ra­ción –ex­pli­ca Gub­bins–, ha evo­lu­cio­na­do con el tiem­po y lo se­gui­rá ha­cien­do. Ten­go una acu­mu­la­ción de mue­bles y ob­je­tos de cuan­do vi­vía en Nue­va York, y otros de mer­ca­di­llos y tien­das lo­ca­les. No hay una ten­den­cia con­cre­ta, las co­sas se em­pe­za­ron a aco­mo­dar po­co a po­co”. Cons­cien­te de que el lu­gar ro­za el pa­raí­so, Jai­me al­qui­la su reino du­ran­te el ve­rano. “Yo ven­go y la dis­fru­to los fi­nes de se­ma­na de in­vierno, en Na­vi­dad o Se­ma­na San­ta. Me en­can­ta en­cen­der la chi­me­nea y que­dar­me co­mo hip­no­ti­za­do dis­fru­tan­do de las vis­tas es­pec­ta­cu­la­res des­de los ven­ta­na­les”. Es com­pren­si­ble.

n

EN LA HA­BI­TA­CIÓN DE HUÉS­PE­DES, LÁM­PA­RAS DE TRE­VOR DYCK­MAN. DE­BA­JO, EN EL ASEO, LA RE­JA DEL TRA­GA­LUZ DE HIE­RRO EMU­LA UNA TE­LA­RA­ÑA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: LA ES­PEC­TA­CU­LAR TE­RRA­ZA CON VIS­TAS AL OCÉANO ATLÁN­TI­CO, A TAN SO­LO 2O ME­TROS DE DIS­TAN­CIA, CON SI­LLA DE RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.