Ador­nos

AD (Spain) - - Casas - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

e im­pe­ra Aquí no hay su­per­fluos

un fun­cio­na­lis­mo cá­li­do y

Aun­que pa­re­ce un re­fu­gio crea­do en ple­na sel­va, en reali­dad la ca­sa de Ma­rio Más­pe­ro se en­cuen­tra en un ba­rrio re­si­den­cial a unos 30 ki­ló­me­tros del cen­tro de Bue­nos Ai­res. For­ma­do co­mo in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, el due­ño fue pi­lo­to co­mer­cial du­ran­te mu­chos años y aho­ra es un em­pre­sa­rio del mun­do de la mo­da. Con es­te es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y crea­ti­vo, no re­sul­ta ex­tra­ño que se im­pli­ca­ra a fon­do en el di­se­ño de su re­fu­gio. Te­nía cla­ro lo que que­ría, pe­ro era cons­cien­te de que iba a ne­ce­si­tar la ayu­da de un ar­qui­tec­to. Su fa­vo­ri­to era Ale­jan­dro Sti­cot­ti, con el que com­par­tía fi­lo­so­fía es­té­ti­ca y vi­tal, así que le en­car­gó un an­te­pro­yec­to, pe­ro una vez tu­vo los pla­nos y los di­bu­jos de és­te, se con­sa­gró él mis­mo a di­ri­gir el de­sa­rro­llo de la obra. La vi­vien­da tie­ne el sello pro­pio de Sti­cot­ti, un es­ti­lo que mez­cla la es­té­ti­ca de las Ca­se Study Hou­ses ca­li­for­nia­nas de los años 50, el fun­cio­na­lis­mo de la Bauhaus y la po­ten­te sín­te­sis del di­se­ño es­can­di­na­vo. El pro­yec­tis­ta, que fun­dó su es­tu­dio y su tien­da de mue­bles Net en 1989, se ca­rac­te­ri­za por sus es­truc­tu­ras mo­der­nas de ma­nu­fac­tu­ra ar­te­sa­nal y por el uso en sus tra­ba­jos de la ma­de­ra y los ma­te­ria­les no­bles en bru­to y de pro­ce­den­cia lo­cal, mu­chos de ellos re­ci­cla­dos, un te­ma por el que tie­ne fi­ja­ción des­de jo­ven y del que fue pre­cur­sor en Ar­gen­ti­na. La eco­lo­gía y la economía cons­truc­ti­va son su ca­ba­llo de ba­ta­lla. To­dos es­tos ras­gos es­tán pre­sen­tes es­ta ca­sa, con una plan­ta en for­ma de T y un so­lo ni­vel. En el ex­tre­mo ho­ri­zon­tal es­tán los dor­mi­to­rios

y, en el vertical, prác­ti­ca­men­te trans­pa­ren­te, el sa­lón, la co­ci­na con el co­me­dor. La cons­truc­ción se dis­tri­bu­yó de ma­ne­ra que to­dos los es­pa­cios, fue­ran so­cia­les o más pri­va­dos, se abrie­sen a la na­tu­ra­le­za que la en­vuel­ve y se inun­da­ran de luz. Con es­te fin se bus­có una es­truc­tu­ra ex­tre­ma­da­men­te li­via­na que, a pe­sar de es­tar he­cha con pe­sos pe­sa­dos co­mo el hor­mi­gón y el hie­rro, pa­re­ce que es­té le­vi­tan­do, y una piel ca­si en­te­ra­men­te de cris­tal. “Cac­tus, ja­ca­ran­das y ár­bo­les cen­te­na­rios, ni uno so­lo fue de­rri­ba­do pa­ra de­jar si­tio al edi­fi­cio, ¡era im­pen­sa­ble! –ex­pli­ca Ma­rio Más­pe­ro–. No hay ador­nos su­per­fluos, el fun­cio­na­lis­mo im­pe­ra. La eje­cu­ción fue osa­da pe­ro re­la­ti­va­men­te sim­ple”. Pa­ra los sue­los se em­plea­ron ce­men­to pu­li­do y ta­blo­nes re­cu­pe­ra­dos, y pa­ra las car­pin­te­rías, la­pa­cho de la zo­na. “Un día pa­sé por una ga­so­li­ne­ra en rui­nas y me lle­vé las ma­de­ras: con eso hi­ce los mue­bles de la co­ci­na”, cuen­ta el pro­pie­ta­rio. O el pa­vi­men­to de blo­ques ma­ci­zos de al­ga­rro­bo de la te­rra­za de la par­te tra­se­ra, que tam­bién pro­ce­de de una an­ti­gua es­ta­ción de tren de la ciu­dad de Ro­sa­rio. Por den­tro, su de­co­ra­ción tam­bién es su­cin­ta y sin pre­ten­sio­nes, con la ma­yo­ría de los di­se­ños fir­ma­dos por el pro­pio Sti­cot­ti y al­gu­nas pie­zas vin­ta­ge argentinas e in­gle­sas que van de los años 30 a los 50. “Na­da de os­ten­ta­cio­nes, so­lo que­ría una ca­sa flo­tan­do den­tro de un jar­dín”, aña­de son­rien­do Más­pe­ro. Y lo con­si­guió, una mo­ra­da fres­ca en­vuel­ta en una exu­be­ran­cia tro­pi­cal pe­ro sin re­nun­ciar a la cer­ca­nía de la ci­vi­li­za­ción bo­nae­ren­se.

n

JUN­TO A LA ES­TAN­TE­RÍA DI­SE­ÑA­DA POR STI­COT­TI, SI­LLA VIN­TA­GE Y TA­BU­RE­TES DE NET. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA CO­CI­NA, SE­PA­RA­DA DEL SA­LÓN POR UN MU­RO DE PIE­DRA, ME­SA CON SO­BRE DE MÁR­MOL, SI­LLAS ES­TI­LO BER­TOIA Y, A LA IZ­DA., BU­TA­CA BUTTERFLY. ABA­JO, UNA IS­LA EN P

LA TE­RRA­ZA, HE­CHA CON BLO­QUES DE AL­GA­RRO­BO RE­CU­PE­RA­DOS DE UNA ES­TA­CIÓN DE TREN. ABA­JO, LA PIS­CI­NA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL DOR­MI­TO­RIO, BAN­CO DE PINO DE BRASIL DE STI­COT­TI, CO­MO LA LÁM­PA­RA DE MIM­BRE. DE­BA­JO, EN EL BA­ÑO, MOS­TRA­DOR AN­TI­GUO Y APA­RA­DOR DE LOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.