Re­cur­sos “La fal­ta de en Amé­ri­ca La­ti­na nos ha he­cho man­te­ner una cier­ta IN­GE­NUI­DAD ex­pe­ri­men­tal”. y un sen­ti­do de lo

J. ro­ber­to pa­re­des

AD (Spain) - - Casas -

n re­fu­gio de fin de se­ma­na don­de el mar es, li­te­ral­men­te, el jar­dín. So­bre la are­na vol­cá­ni­ca de Pla­ya Cos­ta Azul, en El Sal­va­dor, ca­si fron­te­ra con Gua­te­ma­la, los ar­qui­tec­tos Jo­sé Ro­ber­to Pa­re­des y Mar­cos Sal­ce­do del es­tu­dio sal­va­ro­re­ño Cin­co­pa­ta­sal­ga­to le­van­ta­ron es­ta cons­truc­ción que mez­cla tra­di­ción y mo­der­ni­dad pa­ra una fa­mi­lia que que­ría vol­ver a su tie­rra. Se tra­ta de una ca­ba­ña apa­ren­te­men­te mo­des­ta, lle­na de gui­ños a la ar­qui­tec­tu­ra de la zo­na pe­ro re­di­se­ña­da de for­ma con­tem­po­rá­nea y po­co con­ven­cio­nal. Ima­gi­na­ron un enor­me por­che tra­di­cio­nal te­cha­do con vi­gas de eu­ca­lip­to y las tí­pi­cas ho­jas de pal­ma, un es­pa­cio abier­to don­de se han ins­ta­la­do un sa­lón, un co­me­dor y la co­ci­na, el co­ra­zón de la ca­sa, pues sus pro­pie­ta­rios son unos foo­dies .En sus ex­tre­mos es­tá sus­ten­ta­do por dos edi­fi­cios ce­rra­dos: uno de una plan­ta, con va­rios dor­mi­to­rios y ba­ños en sui­te, y el otro de dos ni­ve­les que al­ber­ga más ha­bi­ta­cio­nes y zo­nas de es­tar, co­mo la bi­blio­te­ca-sa­la au­dio­vi­sual, con pa­re­des de cris­tal que pro­por­cio­nan ais­la­mien­to pe­ro a la vez per­mi­ten ver el área prin­ci­pal de la plan­ta ba­ja. “Es­ta su­til tran­si­ción au­men­ta la sen­sa­ción de es­tar en me­dio de la na­tu­ra­le­za, el úni­co lí­mi­te es la pla­ya. Una ca­sa cre­ce con las ex­pe­rien­cias de la fa­mi­lia, y por eso es­co­gi­mos ma­te­ria­les que ma­du­ra­ran en vez de en­ve­je­cer”, re­la­ta Pa­re­des. “Bus­cá­ba­mos que fue­ra lo más sim­ple po­si­ble pe­ro que cuan­do la gen­te en­tra­ra, di­je­ra: ¡Es taaan ellos! Nos ima­gi­ná­ba­mos una es­pe­cie de re­sort don­de dis­fru­tar de la vi­da fa­mi­liar al ai­re li­bre”, re­ma­tan los pro­pie­ta­rios. Los in­terio­ris­tas Clau­dia y Harry Was­hing­ton, tam­bién com­pa­trio­tas, se en­car­ga­ron de dar­le vi­da. Idea­ron el pa­nel que es­con­de la co­ci­na con lau­rel, pino y ce­dro en una tra­ma ins­pi­ra­da en las ho­jas de pal­ma, que es pu­ro co­lor, di­ver­sión y prac­ti­ci­dad. Y es­ta mis­ma pau­ta es la que si­guie­ron tam­bién en los in­te­rio­res pa­ra con­ce­bir una de­co­ra­ción ale­gre y pi­can­te, con pie­zas crea­das en su ma­yo­ría por ellos que tie­nen un pun­to ar­te­sano e im­pro­vi­sa­do. El ama­ri­llo, ins­pi­ra­do en un ave lo­cal, la chiltota, es el con­tra­pun­to a la so­brie­dad. “Lo to­ma­mos co­mo li­cen­cia ar­tís­ti­ca pa­ra usar­lo co­mo un mo­ti­vo que ar­ti­cu­la­se el pro­yec­to”, ex­pli­ca Clau­dia. “La gen­te pre­gun­ta lo que di­fe­ren­cia a un di­se­ña­dor de Amé­ri­ca La­ti­na de uno eu­ro­peo o nor­te­ame­ri­cano. La res­pues­ta es que la fal­ta de re­cur­sos que he­mos vivido du­ran­te tan­to tiem­po, iró­ni­ca­men­te, nos con­vier­te en per­so­nas in­ge­nio­sas”, sen­ten­cia Harry. Y Pa­re­des aña­de: “Es­ta­mos co­nec­ta­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, pe­ro man­te­ne­mos una cier­ta in­ge­nui­dad, un sen­ti­do de lo ex­pe­ri­men­tal”. Jun­tos han abier­to The Carrot Con­cept, la pri­me­ra tien­da de di­se­ño del país. “Aquí las re­glas es­tán aún por es­cri­bir”, re­ma­ta el ar­qui­tec­to.

q

EN EL SA­LÓN DE TE­LE­VI­SIÓN DE LA PLAN­TA SU­PE­RIOR, CE­RRA­DO CON CRIS­TA­LE­RAS QUE DAN AL POR­CHE, SI­LLA IKONO DE CLAU­DIA & HARRY WAS­HING­TON PA­RA THE CARROT CON­CEPT, ME­SI­TAS-TRON­CO DE JI­ME­NA SAL­VA­TIE­RRA Y SO­FÁ CON CO­JI­NES DE LI­VIO DE SI­MO­NE Y DE MAI­SON DE VACANC

LOS MUE­BLES DE LOS BA­ÑOS DE HIE­RRO LA­CA­DO Y MA­DE­RA FUE­RON DI­SE­ÑA­DOS A ME­DI­DA POR LOS IN­TERIO­RIS­TAS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CA­MA DI­SE­ÑO DE CLAU­DIA Y HARRY WAS­HING­TON CON LEN­CE­RÍA DE MAI­SON DE VA­CAN­CES, ME­SI­TA DE JI­ME­NA SAL­VA­TIE­RRA,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.