¡PÍN­CHA­ME!

Cuan­do en­tres en www.re­vis­taad.es per­de­rás la no­ción del tiem­po. Ca­da día lle­na­mos la pan­ta­lla de tu or­de­na­dor, ta­ble­ta o mó­vil con bue­nas ideas y me­jo­res con­se­jos.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - (vie­ne de la pág. 34) (vie­ne de la pág. 154) EEUU: Reino Unido: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Ru­sia: Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca: Brasil: Chi­na: Co­rea: Su­dá­fri­ca: JUIFE.

Pe­ro In­te­rac­cio­nes es so­lo el úl­ti­mo de los pro­yec­tos per­so­na­les de Vall­hon­rat, que es­tu­dió Be­llas Ar­tes pa­ra des­pués zam­bu­llir­se, aun­que no en ex­clu­si­va, en el mun­do de la mo­da du­ran­te los 80. “Em­pe­cé a tra­ba­jar en un mo­men­to ex­tra­or­di­na­rio en el que la economía per­mi­tía que pe­que­ños di­se­ña­do­res, co­mo el pri­mer Ga­lliano, an­tes de Dior, Sy­bi­lla, Romeo Gi­gli o Rei Ka­wa­ku­bo, fue­ran ex­pe­ri­men­ta­do­res, no so­lo de la for­ma, no eran es­cul­to­res, sino del cuer­po. Es­to su­ce­dió a la vez que hu­bo una eclo­sión de ge­nia­les ar­tis­tas grá­fi­cos. En Es­pa­ña, Juan Gat­ti es el ejem­plo. Se creó una si­ner­gia crea­ti­va muy es­pe­cial. Aho­ra el pe­que­ño di­se­ña­dor ha des­apa­re­ci­do, las mo­de­los se eli­gen se­gún sus se­gui­do­res de Fa­ce­book... Yo vi que aquel cli­ma se iba aca­ban­do, y me sen­tí ajeno”. Ja­vier eli­gió arries­gar con pro­yec­tos per­so­na­les, pri­me­ro con la se­rie El es­pa­cio po­seí­do, y más tar­de con pro­pues­tas más fi­lo­só­fi­cas, co­mo Au­to­gra­mas. “La ex­pli­ca­ción es­tá en mi bio­gra­fía. Pri­me­ro me in­tere­sa­ba ex­plo­rar el de­seo”. Des­pués la ar­qui­tec­tu­ra, o más bien el es­pa­cio, cen­tró su aten­ción. “Es­tu­dié el con­cep­to de ha­bi­tar en el sen­ti­do de per­te­ne­cer pe­ro tam­bién de co­lo­ni­zar, e hi­ce pe­que­ñas cons­truc­cio­nes en es­pa­cios na­tu­ra­les”. Di­ce que la fo­to­gra­fía le va ex­pli­can­do po­co a po­co por qué la eli­gió. “Po­see una ver­tien­te tec­no­ló­gi­ca que tie­ne que ver con el su­per­hom­bre so­ña­do a fi­na­les del XIX, el su­per­ojo, su­per pre­ci­so. En ella con­flu­yen mu­chos es­pe­jis­mos del Mo­vi­mien­to Mo­derno, y se­ña­lar las quie­bras de ese sue­ño me in­tere­sa. Es un es­pa­cio hí­bri­do en­tre lo tec­no­ló­gi­co y lo plás­ti­co, y yo me sien­to bien en ese te­rreno in­ter­me­dio. Tie­ne esa co­sa res­ba­la­di­za don­de me gus­ta mo­ver­me. Al me­nos es lo que he des­cu­bier­to, na­da es­ta­ba pla­nea­do”. In­te­rac­cio­nes. Has­ta el 11 de oc­tu­bre

n en el Mu­seo de la U. de Na­va­rra, Pam­plo­na. www.mu­seo.unav.edu

CASTILLO ME­DI­TE­RRÁ­NEO

“A pe­sar del gran boa­to con que re­ci­bían y del lu­jo con el que via­ja­ban, si te in­vi­ta­ban a ce­nar la co­mi­da era es­ca­sa, lle­va­ban un es­ti­lo de vi­da aus­te­ro, ca­si mo­na­cal”, ex­pli­ca Joan Cor­tey, al­ba­cea del tes­ta­men­to de los Woe­vods­ki. La Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la les obli­gó a vol­ver a In­gla­te­rra. A su re­gre­so, en los años 40, se re­to­ma­ron los tra­ba­jos en el Castillo de Cap Roig aun­que la na­ve prin­ci­pal se pa­ra­li­za­ría por fal­ta de fi­nan­cia­ción has­ta fi­na­les de los 60, cuan­do fir­ma­ron un con­ve­nio vi­ta­li­cio con Cai­xa de Gi­ro­na. Do­rothy se en­car­gó de ves­tir los in­te­rio­res con pie­zas re­cu­pe­ra­das y di­se­ños pro­pios, ma­de­ra, ter­cio­pe­lo y ta­pi­ces fla­men­cos. Los te­chos al­tos, los cla­ros­cu­ros y unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res ha­cían el res­to. Ha­bía una ha­bi­ta­ción de­di­ca­da a Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, vi­si­tan­te ha­bi­tual. Es­ta gran em­pre­sa se ter­mi­nó en 1975, po­co des­pués de la muer­te de Ni­co­lai. Al po­co, en 1980, fa­lle­ce­ría Do­rothy. Hoy el idea­rio de am­bos si­gue vi­gen­te gra­cias a la Obra So­cial de La Cai­xa, que ha apos­ta­do por pre­ser­var el lu­gar con ac­cio­nes co­mo el Fes­ti­val de Cap Roig, que des­de ha­ce más de diez años reúne ca­da ve­rano a lo más gra­na­do del pa­no­ra­ma mu­si­cal in­ter­na­cio­nal. Los in­vi­ta­dos han cam­bia­do, aho­ra son los com­pa­ses de Lady Ga­ga o Tony Ben­nett (que ac­tua­rán el 17 de ju­lio) los que man­tie­nen vi­vo el pa­raí­so de los Woe­vods­ki. www. obra­so­cial.la­cai­xa.es/am­bi­tos/los­jar­di­nes­de­ca­proig

n

LA PIE­ZA DEL DÍA Desa­yu­na ca­da ma­ña­na des­cu­brien­do ese ob­je­to de de­seo de­có que ne­ce­si­tas. CA­SAS AD El ar­qui­tec­to Jo­sep Fe­rran­do inun­dó es­te ho­gar en Sant Cu­gat de un irre­sis­ti­ble ai­re DIY. LU­GA­RES Sién­te­te co­mo un dios grie­go en el spa del ho­tel Tai­na­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.