En fo­tos, ví­deos o

AD (Spain) - - Adicciones Ad -

CON LOS “EN MI OBRA TRA­BA­JO

LAS EMO­CIO­NES. Y SU RE­LA­CIÓN CON

LOS PLAS­MO LEDS”.

Mis obras es­tán in­te­gra­das en la de­co­ra­ción, ro­tan mu­cho, se apo­yan en el sue­lo... Uti­li­zo mi ca­sa co­mo show­room, las sien­to, ob­ser­vo có­mo fun­cio­nan, las prue­bo con di­fe­ren­tes lu­ces y así des­cu­bro la im­pre­sión que tie­ne la gen­te cuan­do ve una pie­za nue­va”. El ar­te es el al­ma y el ce­re­bro del pi­so-ta­ller de Mó­ni­ca Sán­chez-ro­bles en Ma­drid, don­de vi­ve con sus hi­jos, sus pin­tu­ras, fo­to­gra­fías, es­cul­tu­ras, neo­nes, leds y ce­rá­mi­cas, tam­bién miem­bros de la fa­mi­lia. En los más de 200 m2 de un edi­fi­cio de fi­na­les de los 50, en el ba­rrio de Sa­la­man­ca, Mó­ni­ca, que se ha mu­da­do has­ta 14 ve­ces den­tro y fue­ra de Es­pa­ña, ha echa­do an­clas. Es­ta ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­nar du­ran­te años se cen­tró en la pin­tu­ra, pe­ro el di­bu­jo y la fo­to­gra­fía han co­lo­ni­za­do su día a día y ga­le­rías e ins­ti­tu­cio­nes de den­tro y fue­ra de Es­pa­ña. “Aho­ra los com­pa­gino con al­gu­nos pro­yec­tos de de­co­ra­ción... To­do es­tá co­nec­ta­do, al­go muy bueno pa­ra los crea­ti­vos. El ar­te es mi tra­ba­jo y mi me­jor te­ra­pia”, ase­gu­ra. En la ac­tua­li­dad es­tá em­bar­ca­da en una te­sis ex­pe­ri­men­tal. “Con los años me su­mer­gí en la luz y el co­lor y su re­la­ción con las emo­cio­nes. Desa­rro­llé un test in­ter­ac­ti­vo (www.co­lo­ro­fe­mo­tions.com) que des­cu­bre qué tono re­pre­sen­ta ca­da sen­sa­ción y a par­tir de ahí, ela­bo­ro ins­ta­la­cio­nes de luz y mon­ta­jes con ví­deos, leds y bac­klights que analizan el uso de las po­li­cro­mías”, ex­pli­ca. Su há­bi­tat, des­de lue­go, es un so­por­te más, y co­mo tal lo ha in­ter­ve­ni­do en­mar­can­do sus ex­plo­sio­nes cro­má­ti­cas en­tre las pa­re­des blan­cas y los sue­los de ma­de­ra. “Con el tiem­po y unas cuan­tas mudanzas apren­des a aco­plar las co­sas y a apro­ve­char los me­tros. Pa­ra mí son fun­da­men­ta­les la luz y el vo­lu­men, los te­chos al­tos fa­ci­li­tan at­mós­fe­ras in­tere­san­tes, que aquí tie­nen un to­que pa­ri­sino”, di­ce. Lo más im­por­tan­te pa­ra Mó­ni­ca es crear ho­gar y, en es­te ca­so, tam­bién un área de tra­ba­jo. “In­ten­to mon­tar lu­ga­res prác­ti­cos y aco­ge­do­res, don­de mis hi­jos y ami­gos se sien­tan bien. Es­ta es mi man­sión, siem­pre abier­ta a los de­más”, re­ma­ta. Es­tá dis­tri­bui­da en un sa­lón, el de las bu­ta­cas azu­les, don­de ha­cen la vi­da dia­ria; tres dor­mi­to­rios, un co­me­dor lu­mi­no­sí­si­mo con una am­plia te­rra­za aho­ra cu­bier­ta, don­de la due­ña ha ins­ta­la­do su es­tu­dio, una co­ci­na ideal pa­ra co­ci­ni­llas co­mo ella y, en el pa­si­llo en­tre el of­fi­ce y el la­va­de­ro, un im­pro­vi­sa­do al­ma­cén pa­ra las obras que van y vie­nen. “Me gus­ta or­ga­ni­zar es­pa­cios di­ná­mi­cos y fá­cil­men­te trans­for­ma­bles. Creo en las zo­nas co­mu­nes pe­ro man­te­nien­do cier­ta in­de­pen­den­cia pa­ra que to­dos po­da­mos tra­ba­jar y con­vi­vir fá­cil­men­te”. Por ello, la me­sa gran­de del co­me­dor (que lle­va des­de siem­pre con ella y “es tes­ti­go de mu­chas co­sas”, di­ce enig­má­ti­ca) sir­ve pa­ra ex­ten­der cro­quis u ho­jas de con­tac­to, arre­glar bo­de­go­nes de flo­res, dis­po­ner una va­ji­lla es­tu­pen­da pa­ra ce­nar o ju­gar a las car­tas el do­min­go por la tar­de. El hall de en­tra­da, don­de se de­jan los abri­gos, se pue­de con­ver­tir en pis­ta de bai­le, en ba­rra de bar, en apa­ra­dor pa­ra un buf­fet pa­ra co­mi­das mul­ti­tu­di­na­rias, o en el si­tio pa­ra prac­ti­car yo­ga y me­di­ta­ción cuan­do el res­to duer­me. To­do es ap­to pa­ra to­do. En cuan­to a los mue­bles, Mó­ni­ca, adic­ta a los bro­can­tes y mer­ca­di­llos, ha for­ma­do un pas­ti­che: vie­nen de Pa­rís, don­de pa­só mu­chos años, otros de Mi­lán, Ma­rrue­cos... Del mun­do. “Apren­dí el sig­ni­fi­ca­do del des­ape­go al tras­la­dar­me tan­tas ve­ces. Hay co­sas que con­ser­vo con­mi­go, pe­ro no soy fe­ti­chis­ta. Aun­que hay al­go que siem­pre va con no­so­tros: la co­lec­ción de ima­nes de la ne­ve­ra”.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CA­MA HE­CHA CON TRA­VIE­SAS DE TREN, AL­FOM­BRA SUE­CA DE LOS 70, EN RENO, FOTO VER­DE DE LA SE­RIE EMO­TIONS DE MÓ­NI­CA Y BAL­DAS DE IKEA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA PA­RED DE LA EN­TRA­DA, APLI­QUES, EN MA­RI­SA GONZÁLEZ SER­NA; APA­RA­DOR DE MA­DE

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.