BUS­CAN­DO RE­FU­GIO

LA FIR­MA DA­NE­SA VIPP, TRAS 75 AÑOS DE PA­PE­LE­RAS, AM­PLIA SU CA­TÁ­LO­GO CON UN PRO­DUC­TO SOR­PREN­DEN­TE: UNA CA­BA­ÑA DE DI­SE­ÑO PRÊT-À-POR­TER CON SU SELLO FUN­CIO­NAL Y ESTE­TA.

AD (Spain) - - Diseño - Por isa­bel mar­ga­le­jo

D ise­ña­ron una pa­pe­le­ra pa­ra ca­sa. Aho­ra han di­se­ña­do una ca­sa a jue­go pa­ra la pa­pe­le­ra. No es una exa­ge­ra­ción. La fir­ma da­ne­sa Vipp co­men­zó su an­da­du­ra en 1939 cuan­do el me­ta­lis­ta Hol­ger Niel­sen fa­bri­có pa­ra su mu­jer un cu­bo de ace­ro la­ca­do con una ta­pa que se abría pi­san­do un pe­dal. Des­de en­ton­ces ha llo­vi­do mu­cho, y la em­pre­sa, aho­ra en ma­nos de su hi­ja Jet­te y los nie­tos del fun­da­dor, Kas­per y So­fie, ha pa­sa­do de pro­du­cir un úni­co ítem (icó­ni­co, eso sí, del que han pro­du­ci­do más de un mi­llón de uni­da­des) a desa­rro­llar en el si­glo XXI to­do ti­po de me­na­je pa­ra ca­sa, des­de pi­men­te­ros a va­ji­llas, siem­pre con el sello de fun­cio­na­li­dad y buen di­se­ño, ba­jo la di­rec­ción crea­ti­va de Mor­ten Bo Jen­sen. Aho­ra dan un pa­so más allá y pa­san del pe­que­ño ac­ce­so­rio a la gran es­ca­la: una ca­ba­ña de va­ca­cio­nes, una cons­truc­ción con­tun­den­te de me­tal de 55 m2 que, a di­fe­ren­cia de otras en el mercado, en­tre­gan lla­ves en mano. “Ya hay mu­chí­si­ma bue­na ar­qui­tec­tu­ra, así que pen­sa­mos al­go di­fe­ren­te, un ob­je­to con­ce­bi­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle con nues­tro co­no­ci­mien­to de los ma­te­ria­les y el mis­mo len­gua­je es­té­ti­co. Las raí­ces de la em­pre­sa son las de la fa­bri­ca­ción in­dus­trial, así que qui­si­mos ha­cer, más que una cons­truc­ción, un pro­duc­to a gran es­ca­la. Lo úni­co que tie­ne que de­ci­dir el pro­pie­ta­rio es dón­de ubi­car­lo”, ex­pli­ca Jen­sen. Pa­ra amue­blar­la re­cu­rrie­ron a pie­zas ya exis­ten­tes en su ca­tá­lo­go co­mo las es­tan­te­rías Vipp922, el dis­pen­sa­dor de ja­bón Vipp9, sus toa­llas de al­go­dón eco­ló­gi­co o la mis­ma co­ci­na, otro di­se­ño mo­no­lí­ti­co y es­pec­ta­cu­lar de Jen­sen que lan- >

za­ron ha­ce un par de años. Y no du­da­ron en ha­cer a me­di­da aque­llos de los que ca­re­cían, co­mo la day­bed de cue­ro, que ha­ce las ve­ces de so­fá y ca­ma ex­tra, la chi­me­nea o las lám­pa­ras. El pi­so de aba­jo aca­pa­ra la ma­yo­ría de los me­tros. En él com­par­ten es­pa­cio el sa­lón-co­ci­na-co­me­dor y un ge­ne­ro­so ba­ño. Arri­ba, ac­ce­si­ble por me­dio de una es­ca­le­ra de mano in­te­rior, un dor­mi­to­rio con te­cho de cris­tal pa­ra ver las es­tre­llas fo­rra­do de fiel­tro gris, al igual que to­das las pa­re­des del re­fu­gio, pa­ra ha­cer­lo co­coon. To­do es bá­si­co pe­ro con­for­ta­ble, es­par­tano pe­ro ele­gan­te a la ma­ne­ra in­for­mal nór­di­ca. No hay nin­gu­na no­ta dis­cor­dan­te. Ne­gros, gri­ses, blan­cos, hie­rro, ace­ro y ma­de­ra. El pro­to­ti­po, for­ma­do por cua­tro mó­du­los, se ins­ta­ló en so­lo un par de días una vez pre­pa­ra­do el te­rreno jun­to a un la­go y en me­dio de los bos­ques sue­cos. Allí pue­den vi­si­tar­lo los com­pra­do­res in­tere­sa­dos pa­ra tes­tar sus bon­da­des. El pre­cio no es mó­di­co: 485.000€, y hay que es­pe­rar seis me­ses pa­ra que lo sir­van re­ma­ta­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle des­de su fá­bri­ca de Fre­de­riks­vaerk. Con el pa­que­te lle­ga el equi­po Vipp pa­ra pro­ce­der al mon­ta­je. Nin­gún ca­bo suel­to. La úni­ca du­da que que­da al pro­pie­ta­rio es el dón­de. www.vipp.com

n

El pri­mer shel­ter de Vipp con­ci­so y fun­cio­nal, co­mo to­do lo que ha­ce la fir­ma, ha si­do ins­ta­la­do en los bos­ques sue­cos.

En una co­ci­na Vipp, Jet­te Niel­sen en­tre sus hi­jos Kas­per, CEO de la em­pre­sa, y So­fie Eg­ge­lund. Arri­ba iz­da. y aba­jo, la zo­na de co­ci­na y co­me­dor de la ca­ba­ña., he­cha de me­tal y abier­ta al ex­te­rior por me­dio de gran­des cris­ta­le­ras. De­ba­jo, el dor­mi­to­rio de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.