HOM­BRE CON­TE­NI­DO

EL DI­SE­ÑA­DOR JEAN-MI­CHEL FRANK RE­VO­LU­CIO­NÓ LOS IN­TE­RIO­RES EN­TRE LOS AÑOS 20 Y LOS 40 RE­CU­PE­RAN­DO LOS MA­TE­RIA­LES MÁS EX­QUI­SI­TOS DEL SI­GLO XVIII. CON PA­PI­RO, CUE­RO O MAR­FIL Y UNA AM­PLIA GA­MA DE BEI­GES, EL FRAN­CÉS CREÓ UN NUE­VO LU­JO MI­NI­MA­LIS­TA, RE­FI­NA­DO Y

AD (Spain) - - Icono - Por eduar­do mer­lo

E xi­to y tra­ge­dias, for­tu­na, po­der y dro­gas. La aza­ro­sa bio­gra­fía de Jean-mi­chel Frank (Pa­rís 1895, Nue­va York 1941) po­dría ins­pi­rar una no­ve­la. Hi­jo de un banquero ju­dío asen­ta­do en Pa­rís, pron­to lla­mó la aten­ción por su ad­mi­ra­ción ha­cia el ar­te, al­go po­co usual en­tre los va­ro­nes de la épo­ca. En 1911 co­men­zó a es­tu­diar De­re­cho, pe­ro el es­ta­lli­do de la I Gue­rra Mun­dial trun­ca­ría el des­tino de los Frank. El con­flic­to se co­bra­ría la vi­da de sus her­ma­nos ma­yo­res, lo que su­mer­gió a su ma­dre en una te­rri­ble de­pre­sión e in­ci­tó a su pa­dre al sui­ci­dio. Al ter­mi­nar la con­tien­da, y gra­cias a una abul­ta­da he­ren­cia, em­pe­zó a fre­cuen­tar la so­cie­dad de l’avant gar­dé. En aquel mo­men­to, las ca­lles eran un her­vi­de­ro cul­tu­ral en el que la crea­ción se re­ga­ba con fuer­tes do­sis de opio y he­roí­na y las re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les (co­mo las que él mis­mo pro­ta­go­ni­zó) ya no se es­con­dían. En es­te ani­ma­do con­tex­to co­no­ció a la me­ce­nas chi­le­na Eu­ge­nia Errá­zu­riz, que le in­tro­du­jo en los círcu­los de po­der. Ella le des­cu­bri­ría la be­lle­za del XVIII y los se­cre­tos del pu­jan­te mo­der­nis­mo, abrién­do­le las puer­tas del mun­do de la de­co­ra­ción. Escritores, po­lí­ti­cos y ar­tis­tas se con­vir­tie­ron en sus me­jo­res ami­gos y más fie­les clien­tes. Así, en 1920, abrió su pri­mer es­tu­dio con Adolp­he Cha­naux y, un año des­pués, con­ci­bió su pri­mer di­se­ño: una me­sa ta­pi­za­da con ga­lu­chat ,la Chi­noi­se. Pe­ro la fa­ma le lle­ga­ría tras rea­li­zar la ca­sa del viz­con­de Char­les de Noai­lles: una pues­ta en es­ce­na de un lu­jo dis­cre­to en el que pa­re­des fo­rra­das con per­ga­mino y cue­ro blan­quea­do, su sello per­so­nal, ser­vían de lien­zo a pin­tu­ras de Pi­cas­so o Bra­que. Y es que a pe­sar de su ca­rác­ter de­pre­si­vo, fue ar­tí­fi­ce de un so­se­ga­do mi­ni­ma­lis­mo ri­co en ma­te­ria­les no­bles que de­cli­na­ba en un in­fi­ni­to aba­ni­co de bei­ges. Es­te es­ti­lo se­du­jo a gran­des co­mo Ch­ris­tian Bé­rard o El­sa Schia­pa­re­lli y a di­se­ña­do­res co­mo Ig­na­cio Pi­vo­rano, pa­ra el que más tar­de tra­ba­ja­ría en la em­pre­sa ar­gen­ti­na Com­te, que pro­du­jo al­gu­nos de sus di­se­ños más icó­ni­cos. Ya con­sa­gra­do, en 1935, inau­gu­ró es­tu­dio con nom­bre pro­pio, des­de don­de co­la­bo­ró con los her­ma­nos Gia­co­met­ti o el ar­qui­tec­to Emi­lio Terry pa­ra obras co­mo el apar­ta­men­to de los Roc­ke­fe­ller en Nue­va York. Tras la ocu­pa­ción na­zi de Fran­cia se ins­ta­ló en Bue­nos Ai­res, don­de desa­rro­lló pro­yec­tos co­mo el ho­tel Llao Llao, en Ba­ri­lo­che. Con 46 años, ator­men­ta­do por el de­ve­nir de la II Gue­rra Mun­dial y por un pro­fun­do desamor, sal­tó de un ras­ca­cie­los en Man­hat­tan. Su muer­te de­jó pa­ra la pos­te­ri­dad esa mez­cla de lí­neas sim­ples y aca­ba­dos sun­tuo­sos que le ca­rac­te­ri­zó. El es­ti­lo Frank per­du­ra.

n

Gué­ri­don de hie­rro y ma­de­ra de los 30, Jean-mi­chel Frank re­tra­ta­do por Ro­gi An­dré en 1935, y, a la dcha., me­sas ni­do de mar­que­te­ría de pa­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.