Vi­vir má­xi­mo

AD (Spain) - - Casas -

agra­da­ble “Que­ría en un am­bien­te

pu­die­ra y di­ver­ti­do en el que el al­can­zar su po­ten­cial”.

e mu­dé aquí ha­ce 18 años, jus­to la edad de mi hi­jo”, di­ce con una dis­cre­ta son­ri­sa. La crea­do­ra ira­ní In­dia Mahdavi re­co­no­ce que en su pi­so, 230 m2 en un so­ber­bio edi­fi­cio del sép­ti­mo dis­tri­to de Pa­rís, es real­men­te fe­liz. Clá­si­ca, lu­mi­no­sa y co­lo­ri­da, la vi­vien­da al­ber­ga una co­lec­ción de mue­bles y ob­je­tos con el su­til to­que de mo­der­ni­dad tan afín a la ar­qui­tec­ta. “Cuan­do lo en­con­tré es­ta­ba en un es­ta­do la­men­ta­ble, pe­ro sus mol­du­ras, sus nu­me­ro­sos pa­si­llos, su plano en L, sus chi­me­neas de már­mol ne­gro ysu par­quet en es­pi­ga aler­ta­ron mi ra­dar; te­nía un en­can­to es­pe­cial”. To­do pa­re­cía en­ca­jar con lo que es­ta­ba bus­can­do: “Un am­bien­te agra­da­ble y di­ver­ti­do en el que el di­se­ño pu­die­ra al­can­zar su má­xi­mo po­ten­cial. Un si­tio don­de sen­tir­me ins­pi­ra­da y re­la­ja­da”. Se li­mi­tó a res­tau­rar los ele­men­tos exis­ten­tes y a des­ple­gar en los es­pa­cios su co­lec­ción de di­se­ño pro­pio y ajeno. Dis­tri­bui­do en sa­lón, co­me­dor, tres dor­mi­to­rios, co­ci­na, des­pa­cho y dos ba­ños gran­des, su há­bi­tat es un com­pen­dio de de­sing ex­cel­so tra­ta­do sin pre­ten­sio­nes. En él hay una pues­ta en es­ce­na po­co pre­me­di­ta­da en la que los di­se­ños de Mahdavi mar­can la pau­ta muy bien arro­pa­dos por un sal­pi­cón de mue­bles y ob­je­tos de estilos va­ria­dos pe­ro muy bien ele­gi­dos. “Si bien ve­mos aquí mu­chas de mis pie­zas, tam­bién hay otras aje­nas que me apa­sio­nan, co­mo las de Gio Pon­ti, Mar­tino Gam­per, Hu­bert Le Gall, Maarten Bass, Hans J. Wegner o Ro­nan y Er­wan Bou­rou­llec”. Y aun­que no ten­ga na­da su­yo, en­tre sus gran­des amo­res des­ta­ca a Et­to­re Sot­tsass: “Por la ab­so­lu­ta li­ber­tad en su tra­ba­jo con la for­ma, la fun­ción, el uso de los ma­te­ria­les y del co­lor”. Mahdavi, Pre­mio AD en 2014, es au­to­ra de in­te­rio­res y mue­bles en los que con­ju­ga fun­cio­na­li­dad con li­ber­tad fi­gu­ra­ti­va y to­nos lle­nos de vi­ta­li­dad, y da una vuel­ta de tuer­ca al cla­si­cis­mo más or­to­do­xo con un sen­ti­do lú­di­co y re­la­ja­do. Di­bu­ja con pa­sión mue­bles, al­fom­bras y tex­ti­les con es­tam­pa­dos geo­mé­tri­cos ins­pi­ra­dos en sus via­jes por la In­dia, Egipto o Persia, en ma­te­ria­les ri­cos y con tex­tu­ra co­mo el ter­cio­pe­lo, la ce­rá­mi­ca o el már­mol. Na­ci­da en Tehe­rán, de fa­mi­lia an­glo­egip­cia, se crió en­tre Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia. “Fue­ron

mis pa­dres quie­nes me inculcaron el gus­to por los via­jes y me en­se­ña­ron a to­mar­me el tiem­po pa­ra ver las co­sas que nos ro­dean”. Y fue con es­ta con­sig­na que la ar­qui­tec­ta, edu­ca­da en Sui­za y en Be­llas Ar­tes en Pa­rís, des­per­tó su sen­ti­do ar­tís­ti­co. Fi­na­li­za­dos sus es­tu­dios es­tu­vo sie­te años en el es­tu­dio del in­terio­ris­ta Ch­ris­tian Liai­gre has­ta que en 1999 abrió el su­yo y em­pe­za­ron a cua­jar pro­yec­tos co­mo el Ho­tel Town­hou­se de Mia­mi que mar­có el ini­cio de su des­pe­gue in­ter­na­cio­nal. “Pa­ra ha­cer­lo pa­sé va­rios días en la ciu­dad. Mi vi­da nó­ma­da me en­se­ñó a oler la esen­cia del lu­gar. Mia­mi pa­re­cía una ciu­dad de se­xo, de sol y pla­ya. Y es­te sen­ti­mien­to fue el que de­ter­mi­nó el es­ti­lo de los in­te­rio­res que me ca­rac­te­ri­za, una mez­cla de mas­cu­lino y fe­me­nino que se re­su­me con el mo­bi­lia­rio muy es­truc­tu­ral, geo­mé­tri­co, con te­las de co­lo­res bri­llan­tes que le dan un am­bien­te lu­mi­no­so y ale­gre y al­go ex­tra­va­gan­te”. Lue­go lle­ga­ron otros en­car­gos de di­ver­sos pun­tos del pla­ne­ta. Su úl­ti­ma co­la­bo­ra­ción la reali­zó con Bi­saz­za, una co­lec­ción de bal­do­sas hi­draú­li­cas singulares y op­ti­mis­tas. Cor­te­ja­da tan­to por ho­te­le­ros co­mo por clien­tes par­ti­cu­la­res, In­dia con­fie­sa que tam­bién le gus­ta­ría ha­cer ci­ne, pe­ro so­lo de­trás de la cá­ma­ra. Mien­tras tan­to, con­ti­núa tra­ba­jan­do con el ri­gor y exi­gen­cia que le ca­rac­te­ri­zan. En­tre sus úl­ti­mos hits, es­te año inau­gu­ró un res­tau­ran­te pa­ra el chef con estrella Mi­che­lin Guy Mar­tin en el ae­ro­puer­to de Roissy, un ya­te, un ho­tel en Co­pen­ha­gue, una re­si­den­cia en Ca­li­for­nia, otras al sur de Fran­cia... No pa­ra. To­das sus obras es­tán bien re­suel­tas téc­ni­ca­men­te y a la vez re­sul­tan fí­si­ca­men­te atrac­ti­vas. “El as­pec­to sexy es im­por­tan­te pa­ra mí, las si­llas de­ben ser en­vol­ven­tes y los ma­te­ria­les cá­li­dos. Me gus­ta que ex­pre­sen bie­nes­tar y con­fort”. Es­te le­ma con el que con­quis­ta a una clien­te­la ri­ca e in­ter­na­cio­nal tam­bién lo apli­ca en su ca­sa pa­ri­si­na. Los so­fás re­sul­tan aco­ge­do­res, las al­fom­bras mu­lli­das, los co­lo­res ani­ma­dos sin ser chi­llo­nes y los es­tam­pa­dos cho­can en­tre sí sin vio­len­cia, crean­do un con­ve­nien­te eclec­ti­cis­mo. To­do es tan sua­ve y ama­ble co­mo la pro­pia an­fi­trio­na, que ade­más de ser una de las di­se­ña­do­ras de ma­yor pro­yec­ción mun­dial, es una bue­na co­ci­ne­ra a la que tra­ji­nar en los fo­go­nes, a los que lla­ma “el co­ra­zón de mi ca­sa”, le pa­re­ce el cul­men de la fe­li­ci­dad.

n

EN EL CO­ME­DOR, EN LA PA­RED, LÁM­PA­RA DE PSLAB, PA­TI­NES DE VI­DRIO SO­PLA­DO A MANO DE ADEL AB­DES­SE­MED Y FO­TO­GRA­FÍA MUL­TI­TUD (2010) DE ALEX PRA­GER. SO­BRE LA ME­SA VIN­TA­GE, FLO­RE­RO DE CE­RÁ­MI­CA ES­MAL­TA­DA DE IN­DIA MAHDAVI PA­RA BERNARDAUD. LAS SI­LLAS SON DE SER­GIO

EN LA CO­CI­NA, FO­TO­GRA­FÍA DE JEAN NOËL DE SOYE, LÁM­PA­RAS FLO­WER­POT DE VER­NER PAN­TON, ME­SA DE MAHDAVI Y SI­LLA NE­GRA DE LA CLAY SE­RIES DE MAR­TEEN BAAS. A LA DCHA., SO­BRE EL RA­DIA­DOR, JA­RRO­NES DE CE­RÁ­MI­CA DE NAT­HA­LIE DU PAS­QUIER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.