Ca­ta­lán de Ocón ha crea­do RE­FU­GIOS den­tro de la CA­SA, dos ca­jas de ta­ble­ro de ABE­DUL que al­ber­gan los dor­mi­to­rios.

AD (Spain) - - Casas - Tex­to bet­ti­na dub­covsky

das. En sus do­mi­nios ha apli­ca­do las mis­mas re­glas. “Qui­se de­jar el es­pa­cio abier­to a pe­sar de los te­chos de cin­co me­tros de al­tu­ra y crear re­fu­gios, ca­sas den­tro de una ca­sa. To­mé la idea de la Igle­sia de la Ve­ra Cruz de la Or­den Mi­li­tar de Mal­ta, en Se­go­via, que tie­ne un edícu­lo, una cons­truc­ción en el cen­tro del tem­plo ”. Pa­ra ello, con el mis­mo ta­ble­ro de con­tra­cha­pa­do fe­nó­li­co de abe­dul que ha usa­do en la co­ci­na y en los ba­ños, cons­tru­yó dos mó­du­los, dos ca­jas que se si­túan en los ex­tre­mos opues­tos de la na­ve rec­tan­gu­lar. Uno, tras la li­bre­ría, al­ber­ga su dor­mi­to­rio, re­du­ci­do y esen­cial. Ape­nas una ca­ma, una si­lla y un ar­ma­rio di­si­mu­la­do. “No ne­ce­si­to más y es im­po­si­ble que pue­da des­or­de­nar­lo”, di­ce con hu­mor. El otro es un mi­ni­mun­do pa­ra su hi­ja So­fía. “Pen­sé en una ca­ba­ña en un ár­bol. Tie­ne su ca­ma, es­tan­te­rías, un la­va­bo y, arri­ba, un es­pa­cio pa­ra ju­gar. El tron­co cum­ple una fun­ción real de so­por­te”. Las pie­zas de crea­ción pro­pia se al­ter­nan con otras icó­ni­cas de di­se­ño re­cien­te, co­mo el ban­co y la si­lla de Piet Hein Eek, el ta­bu­re­te Plopp de Os­kar Zie­ta o una me­si­ta de Jo Na­ga­sa­ka, fru­to del in­ter­cam­bio con es­tos co­le­gas cuan­do Ál­va­ro va a pre­sen­tar sus pro­yec­tos al Spa­zio Ro­san­na Or­lan­di du­ran­te el Sa­lo­ne del Mo­bi­le de Mi­lán. En la ga­le­ría de la me­ce­nas se es­tre­nó en 2011 con sus lám­pa­ras Can­dil, de ma­de­ra y co­bre (que con­du­ce la elec­tri­ci­dad sin en­ros­car la bom­bi­lla), y des­de en­ton­ces no ha fal­ta­do a nin­gu­na edi­ción. Las PET, pre­sen­ta­das en 2013, han si­do su con­sa­gra­ción por­que a una es­té­ti­ca atrac­ti­va aña­den las va­rian­tes eco­ló­gi­ca y so­cial: es­tán fa­bri­ca­das por ar­te­sa­nos de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas re­uti­li­zan­do bo­te­llas de plás­ti­co. An­tes ya ha­bían lle­ga­do La Fla­ca, edi­ta­da por Me­ta­lar­te, Cor­nu­co­pia o Glow Brick, un pro­yec­to de final de ca­rre­ra que edi­ta Suck UK y que se ven­de en tien­das co­mo la de la Ta­te Ga­llery. Ade­más de tra­ba­jar en una se­rie lu­mi­na­rias pro­du­ci­das en Ja­pón (ya las hay he­chas en Co­lom­bia, Chile y Etio­pía), ul­ti­ma unas me­sas fac­tu­ra­das con la téc­ni­ca de las bal­do­sas hi­draú­li­cas mien­tras re­vi­sa la ex­po­si­ción que tie­ne en la ga­le­ría Ma­cha­do-mu­ñoz has­ta me­dia­dos de oc­tu­bre. Hay un tra­sie­go cons­tan­te en­tre la ofi­ci­na y los al­ma­ce­nes, aten­dien­do pedidos, con­tro­lan­do pro­duc­ción, re­ma­tan­do de­ta­lles. Ál­va­ro es­tá en to­do. Es de los po­cos di­se­ña­do­res que han op­ta­do por la au­to­pro­duc­ción... y con éxi­to. “Vi­vir de es­ta ma­ne­ra te tie­ne que gus­tar. Soy muy in­ten­so”, re­ma­ta. Pe­ro mu­chos días, cuan­do a las sie­te de­sa­pa­re­ce el úl­ti­mo chi­co del es­tu­dio, se tum­ba en el chin­cho­rro co­lom­biano en su pe­que­ña sel­va do­més­ti­ca y des­co­nec­ta.

n

re­tra­to

En­fren­te de la me­sa de co­me­dor, fo­to­gra­fía ox­ford I de ale­jan­dro gui­ja­rro, ban­co de piet hein eek y ta­bu­re­te ra­yue­la de ál­va­ro. en la otra pá­gi­na: en la co­ci­na, mue­bles he­chos con con­tra­cha­pa­do de abe­dul, me­sa con pa­tas de sin­ger y so­bre en­con­tra­do en la

El equi­po del es­tu­dio: de iz­da. a dcha., pa­blo, na­cho, fran­ces­co, ál­va­ro, en­ri­que y ja­vier. dcha., una pet del co­me­dor y bor­da­do ro­jo de de­me­trius ea­mes, nie­to de los di­se­ña­do­res. de­ba­jo, de­ta­lle de los ta­bu­re­tes ra­yue­la en co­rian y ma­de­ra, y la puer­ta co

Ob­je­tos mis­te­rio­sos que trai­go de mis via­jes. Una bo­te­lla de plás­ti­co de agua. La del gri­fo es No de­co­rar. De­jo que los ob­je­tos va­yan en­con­tran­do su lu­gar. El pa­si­llo sel­vá­ti­co. Co­ci­nar y cui­dar de mis plan­tas. Ti­rar­me en el sue­lo a ver pe­lí­cu­las pro­yec­ta

Y es­pe­jo mol­ger de ikea. en la otra pá­gi­na: ál­va­ro ideó la ha­bi­ta­ción de so­fía co­mo una ca­si­ta in­de­pen­dien­te de dos plan­tas en la mis­ma ma­de­ra de abe­dul que ha usa­do en to­da la ca­sa. al­fom­bras be­re­be­res azi­lal, am­bas en ber­be­ría, y ta­bu­re­te plopp de os­kar

En uno de los ba­ños con el sue­lo ori­gi­nal, mue­ble di­se­ño de ca­ta­lán de ocón de ta­ble­ro de abe­dul, na­ri­ces de mi­guel án­gel del bri­tish mu­seum

EL FO­TÓ­GRA­FO MAR­TIN PARR, RE­NO­VA­DOR DE LA FO­TO­GRA­FÍA DO­CU­MEN­TAL CON SU MI­RA­DA HIS­TRIÓ­NI­CA Y AL­GO KISTCH .ASUS 62 AÑOS PRE­SI­DE LA PRES­TI­GIO­SA AGEN­CIA MAG­NUM PHO­TOS .EN LA OTRA PÁ­GI­NA: DOS FO­TOS DE SU SE­RIE MÁS EM­BLE­MÁ­TI­CA, COM­MON SEN­SE, AM­BAS TOMADAS EN 19

LA PLA­YA AR­TI­FI­CIAL DEL PAR­QUE ACUÁ­TI­CO OCEAN DO­ME ,EN MI­YA­ZA­KI, JA­PÓN, DE SU SE­RIE SMALL WORLD (1996). MAR­TIN PARR HA FO­TO­GRA­FIA­DO PLA­YAS DE TO­DO EL MUN­DO, PE­RO SU CA­PA­CI­DAD DE SOR­PRE­SA SE MAN­TIE­NE IN­TAC­TA: “NO HAY DOS IGUA­LES, LAS DE AR­GEN­TI­NA SON DI­FER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.