NUE­VA HOR­NA­DA

MA­DRID Y VA­LEN­CIA DE IN­TERIO­RIS­MO EN CUA­TRO NUE­VOS ES­TU­DIOS PUES­TO FUE­RA. SON JÓ­VE­NES Y DI­RI­GEN DI­FE­REN­TES Y UN OJO CON SEN­SI­BI­LI­DA­DES VEN­CEN Y CON­VEN­CEN. CREA­TI­VO AUN­QUE ME­DI­TE­RRÁ­NEO, TO­DOS CON EL MIS­MO EM­PU­JE FE­ME­NINO O LO LO SO­FIS­TI­CA­DO, LO TI­RAN­DO A

AD (Spain) - - Favoritos -

CHI­CA MO­DER­NA Des­de ni­ña se des­pis­ta­ba con la reali­dad pa­ra fi­jar­se siem­pre en las co­sas bo­ni­tas. “Es­tu­dié Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas por­que no te­nía las ideas cla­ras, pe­ro no me gus­tó y an­tes de los 30 em­pe­cé a de­co­rar las ca­sas de fa­mi­lia y ami­gos, y des­cu­brí que era mi ca­mino”, cuen­ta. Abrió el es­tu­dio Ba­tik en 2005 en Po­zue­lo de Alarcón, Ma­drid, y du­ran­te diez años se ha ido ha­cien­do un hue­co en la pro­fe­sión. Aho­ra es­tre­na tien­da y show­room en la ca­lle Ar­gen­so­la de la ca­pi­tal con otro nom­bre, el su­yo, Beatriz Sil­vei­ra. “La cla­ve de mi tra­ba­jo es el equi­li­brio. Un es­pa­cio de­be es­tar ar­mo­ni­za­do, aun­que des­pués ha­ya to­ques de ex­ce­so, pe­ro sin can­sar o agre­dir. Tien­do a la se­re­ni­dad y mis in­te­rio­res son fe­me­ni­nos”, di­ce. Ad­mi­ra a Ja­vier Cas­ti­lla y Luis Puer­ta aun­que cuan­do di­se­ña mue­bles pro­pios (lám­pa­ras, me­si­tas, si­llas) le sa­len a lo Kelly Wearstler, so­fis­ti­ca­dos y ri­cos. Tra­ba­ja con la­tón, ma­de­ras en bru­to, pie­dras na­tu­ra­les y tex­tu­ras más que es­tam­pa­dos. “Me en­tu­sias­ma el tur­que­sa, los to­nos em­pol­va­dos, el már­mol Em­pe­ra­dor, los ter­cio­pe­los de al­go­dón y el lino, que crea rin­co­nes me­nos en­cor­se­ta­dos”, cuen­ta. Aun­que lo su­yo son las vi­vien­das, es­te año tie­ne en­tre ma­nos un club pri­va­do fe­me­nino y un ho­tel de la ca­de­na Vinc­ci, to­do en Ma­drid. www.bea­triz­sil­vei­ra.com

DI­SE­ÑO BI­LIN­GÜE To­do em­pe­zó ha­ce po­co más de cin­co años. La es­pa­ño­la Ana (Her­nán­dez Palacios) ha­bía ter­mi­na­do la ca­rre­ra de Di­se­ño de In­te­rio­res en un mo­men­to muy com­pli­ca­do pa­ra el sec­tor y el bel­ga Ch­ris­top­he (Pe­nas­se) tra­ba­ja­ba en mar­ke­ting des­de ha­cía va­rios años. Se co­no­cie­ron en Va­len­cia, don­de él es­tu­dia­ba es­pa­ñol en un pa­rén­te­sis laboral, y po­co des­pués mon­ta­ron allí jun­tos Mas­ques­pa­cio. “En ca­da pro­yec­to bus­ca­mos crear una his­to­ria y ge­ne­rar una ex­pe­rien­cia de prin­ci­pio a fin, por eso pre­fe­ri­mos los tra­ba­jos in­te­gra­les en los que plan­tea­mos una ima­gen de mar­ca com­ple­ta”, di­ce él. “Es di­fí­cil de­fi­nir­se. Aun­que so­mos emo­cio­na­les, nues­tros es­pa­cios tien­den al mi­ni­ma­lis­mo”, aña­den los dos. “De­co­rar es unir las pie­zas del puz­le pa­ra que en­ca­jen: la dis­tri­bu­ción, la luz, el en­torno, has­ta el más pe­que­ño de­ta­lle de­be te­ner sen­ti­do”. El No­zo­mi Sus­hi Bar y la es­cue­la de es­pa­ñol 2Day Lan­gua­ges, am­bos en Va­len­cia, el res­tau­ran­te Vino Ve­ri­tas en Os­lo y la aca­de­mia Al­ti­mi­ra en Cer­dan­yo­la del Va­llés son bue­nas mues­tras de su ha­cer mo­derno y co­lo­ris­ta que res­pi­ra aires es­can­di­na­vos. “Ad­mi­ra­mos el di­se­ño nór­di­co de An­dreas En­ges­vik y de los más jó­ve­nes No­te De­sign o Mor­ten & Jo­nas, pe­ro tam­bién nos gus­ta lo que ha­cen Ben­ja­min Hu­bert y Se­bas­tian Herkner”. En su agen­da más in­me­dia­ta, dos pro­yec­tos de ofi­ci­na en Ma­drid y un show­room en su ciu­dad. www.mas­ques­pa­cio.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.