EL RAS­TRO HU­MANO

PRAC­TI­CAN TÉC­NI­CAS AN­TI­GUAS CON UNA NUE­VA MI­RA­DA. A SUS PIE­ZAS LES DIS­TIN­GUE EL ALMA. SON LOS NEO-OFI­CIOS: UNA TE­JE­DO­RA, UN CAR­PIN­TE­RO Y UNA MU­RA­LIS­TA. SUS OBRAS DE FAC­TU­RA AR­TE­SA­NAL PE­RO CON MEN­TA­LI­DAD MO­DER­NA LLE­VAN IM­PRE­SAS LAS HUE­LLAS DE SU AU­TOR.

AD (Spain) - - “Mis Obsesiones” -

Elena Go­ded, de Ab­bat­te, con una de sus man­tas. “No hay dos igua­les, ca­da pie­za tie­ne el alma de quien la ha te­ji­do. No son ca­ras, va­len mu­cho”, ex­pli­ca. FRU­TOS DE LA TIE­RRA Aca­ri­ciar las man­tas, al­moha­do­nes, cha­les, man­te­les, al­fom­bras, pufs y ca­be­ce­ros de Ab­bat­te es pu­ro pla­cer y una co­ne­xión di­rec­ta con la na­tu­ra­le­za. En ellas no hay na­da sin­té­ti­co. Ha­ce al­go más de tres años, la bió­lo­ga Elena Go­ded Ram­baud ad­qui­rió (y res­ca­tó del ol­vi­do) las rui­nas de un mo­nas­te­rio del XIII en la sie­rra se­go­via­na. Y allí dio for­ma a un pro­yec­to que te­nía en men­te des­de siem­pre: crear te­ji­dos a mano y dar­les co­lor con un jar­dín tin­to­re­ro (cu­yas flo­res ti­ñen las te­las) y, al mis­mo tiem­po, fun­dar un cen­tro cul­tu­ral pa­ra tras­mi­tir su sa­bi­du­ría, ya que por es­te sue­ño de­jó de dar cla­ses de ar­te­sa­nía tex­til en la uni­ver­si­dad. Res­pe­tan­do los res­tos de la aba­día, cons­tru­yó un es­pa­cio mi­mé­ti­co con el en­torno, en el que seis te­je­do­ras en­re­dan con ar­te los hi­los de se­da (“con su bri­llo su­til, su so­fis­ti­ca­ción y de­li­ca­de­za”, di­ce Elena), la al­pa­ca (“con su ca­li­dez y ter­nu­ra”), la la­na cas­te­lla­na (“una me­tá­fo­ra del cam­po y el in­vierno”) y el lino (“lo lim­pio, el ja­bón an­ti­guo”). Así dan for­ma, en oca­sio­nes du­ran­te me­ses, a ca­da pie­za, que re­sul­ta úni­ca. Hay que to­car­las pa­ra com­pren­der­lo. www. ab­bat­te.com

DAR EN EL CLA­VO Si­mo­ne Ni­co­tra, ita­liano afin­ca­do en Ma­drid des­de ha­ce más de 25 años, se re­en­con­tró con el Ge­pet­to de su ado­les­cen­cia, cuan­do echa­ba una mano en la car­pin­te­ría fa­mi­liar. Di­rec­tor de ar­te de re­vis­tas, fue aban­do­nan­do el ce­re­bro tecno de su Mac pa­ra en­tre­gar­se al alma (sin chips) de la ma­de­ra. “Mis ami­gos, fun­da­men­ta­les en es­to, co­men­za­ron a pe­dir­me co­sas: uno los mue­bles de un bar, otro una ca­ma, un ban­co… Y así fue des­apa­re­cien­do mi par­te edi­to­rial. De he­cho tu­ve que des­mon­tar mi dor­mi­to­rio pa­ra ha­cer­me el ta­ller”. A Si­mo­ne le gus­tan el pino y el ro­ble. “Los ár­bo­les tie­nen su tem­pe­ra­men­to y ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to es­pe­cial: dia­lo­ga­mos”, ase­gu­ra. Los mue­bles que crea des­de ha­ce un par de años ba­jo el nom­bre de Very­woo­di­deas tie­nen el gen del di­se­ña­dor grá­fi­co, Ni­co­tra les da un es­ti­lo con­tun­den­te con po­cas lí­neas, le sa­ca pun­ta al co­lor, y si bien pue­de ha­cer una co­ci­na en­te­ra, aún no se fía del po­ten­cial de su car­pin­te­ro in­te­rior. “Ca­da vez que me pi­den al­go es un re­to, me en­tra pá­ni­co y pien­so: ‘¿Qué ha­go aho­ra’. Pa­so días pen­san­do y lue­go las co­sas van sa­lien­do, prue­bas, en­sam­blas y lle­ga el mo­men­to. ¡Eu­re­ka!”. very­woo­di­deas.wordpress.com Si­mo­ne Ni­co­tra en su pri­mer mue­ble, un ban­co he­cho con un vie­jo le­tre­ro lu­mi­no­so. Arri­ba, un rin­cón de su ta­ller con sus ban­que­tas Stoollll, el car­tel ca­la­do que hi­zo pa­ra un nue­vo re­fres­co y di­bu­jos su­yos o de ami­gos. Aba­jo, en el mis­mo es­pa­cio, las pa­tas pa­ra unas me­sas y unos po­sa­va­sos de colores.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.