ES­PA­CIO VIR­GEN

ES JO­VEN, FRES­CA Y PRO­CLA­MA UNA GRAN RE­NO­VA­CIÓN DE LA CA­SA. LA IN­TERIO­RIS­TA KATTY SCHIE­BECK, A SUS 26 AÑOS, TIE­NE LAS IDEAS MUY CLA­RAS Y LOS PRO­YEC­TOS QUE SA­LEN DE SU ES­TU­DIO EN BAR­CE­LO­NA RE­SUL­TAN MI­NI­MA­LIS­TAS Y SO­FIS­TI­CA­DOS. VIE­NE PI­SAN­DO FUER­TE.

AD (Spain) - - Equador Collection 2015 -

por eva ar­mas. fo­tos: rubén or­tiz

R es­pe­to el es­pa­cio, lo lleno de luz y lo acom­pa­ño de buen di­se­ño”. He aquí la fór­mu­la de Katty Schie­beck pa­ra crear el ho­gar ideal. Con so­lo 26 años, es­ta uru­gua­ya afin­ca­da en Bar­ce­lo­na ya se pos­tu­la co­mo una gran pro­me­sa del in­terio­ris­mo. Com­ple­ta­men­te au­to­di­dac­ta, su an­da­du­ra co­men­zó ha­ce tres años, cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo agen­te in­mo­bi­lia­ria y al­gu­nos de sus clien­tes le die­ron la opor­tu­ni­dad de re­for­mar las pro­pie­da­des que ella mis­ma les ha­bía ven­di­do. Katty siem­pre ha te­ni­do ins­tin­to. “Re­cuer­do que na­da más mu­dar­me aquí so­lía ir a Els En­cants a bus­car pie­zas”, ex­pli­ca. Ca­si al mis­mo tiem­po, fun­dó jun­to al fo­tó­gra­fo Rubén Or­tiz el blog So­mew­he­re I would li­ke to li­ve, que abar­ca des­de di­se­ño has­ta ar­qui­tec­tu­ra. Las imá­ge­nes que allí cuel­ga de tra­ba­jos aje­nos y de sus pro­pias crea­cio­nes cau­san fu­ror en las re­des so­cia­les y le ins­pi­ran a dia­rio. Su mar­ca­dí­si­ma per­so­na­li­dad y su buen ha­cer hi­cie­ron el res­to. Schie­beck crea ca­jas lim­pias, per­fec­tas has­ta en sus más mí­ni­mos de­ta­lles, usan­do ma­te­ria­les no­bles co­mo már­mol o ma­de­ra y una pa­le­ta res­trin­gi­da a co­lo-

En la co­ci­na de es­te apar­ta­men­to del Pa­seo de Gra­cia, en Bar­ce­lo­na, jun­to a la gran es­truc­tu­ra de már­mol di­se­ño de Schie­beck, Tube Chan­de­lier de Mi­chael Anas­tas­sia­des, fo­to­gra­fía de Na­cho Ale­gre y gri­fo Kar­bon de Ja­cob Delafon. En la otra pá­gi­na: El sa­lón de la mis­ma vi­vien­da y, aba­jo, Katty Schie­beck.

Schie­beck crea ca­jas im­pe­ca­bles y de fuer­te ri­gor es­té­ti­co. Es­ta vi­vien­da del L’ei­xam­ple bar­ce­lo­nés com­bi­na ins­pi­ra­ción art-dé­co con ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Arri­ba, ba­ño de un apart­ho­tel en la mis­ma ca­pi­tal. res neu­tros que de­jan tras­lu­cir su fer­vor por clásicos co­mo Le Cor­bu­sier o Mies van der Rohe. “Tam­bién ad­mi­ro el tra­ba­jo de Paul Ru­dolph, de Mumbai Stu­dio, del bel­ga Axel Verd­voordt y de los neo­yor­qui­nos Ro­man & Wi­lliams”, enu­me­ra. De ellos to­ma la sim­pli­ci­dad y el ra­cio­na­lis­mo aun­que siem­pre tra­ta de pre­ser­var los ele­men­tos cons­truc­ti­vos his­tó­ri­cos de ca­da lu­gar. “No me gus­ta de­fi­nir­me con un es­ti­lo con­cre­to por­que pro­cu­ro crear de una ma­ne­ra in­tui­ti­va, de­pen­dien­do de ca­da obra, pe­ro me re­la­cio­nan con el mi­ni­ma­lis­mo y es cier­to que mis úl­ti­mos tra­ba­jos van en esa direccion”, ad­mi­te. Una vez crea­do el con­te­ne­dor mez­cla con me­su­ra, prac­ti­can­do el me­nos es más, mue­bles clásicos de lí­neas su­cin­tas, so­bre to­do mid­cen­tury ame­ri­ca­nas y es­can­di­na­vas (sus gran­des de­bi­li­da­des) y de di­se­ño pro­pio, pre­ci­sos, con­ci­sos, con­te­ni­dos, a jue­go con los es­pa­cios. Le ob­se­sio­na la luz na­tu­ral y có­mo po­ten­ciar­la, y el blanco es su fe­ti­che. Su exi­gen­cia es­té­ti­ca es pun­to de par­ti­da y ga­ran­tía de éxi­to de sus tra­ba­jos y de su vue­lo ha­cia el es­tre­lla­to, que no ha he­cho más que des­pe­gar. A pe­sar de su ju­ven­tud, y tras so­lo un pu­ña­do de re­si­den­cia­les, aca­ba de ter­mi­nar una tien­da en Ma­drid pa­ra Med winds, la com­pa­ñía her­ma­na de Cam­per, en la que ha usa­do mi­cro­ce­men­to pa­ra dar la sen­sa­ción de que el es­pa­cio es­tá es­cul­pi­do, y aho­ra mis­mo tie­ne en­tre ma­nos el pro­yec­to de un ho­tel de 70 ha­bi­ta­cio­nes en la Ciu­dad Con­dal. www.kattys­chie­beck.com

n

Nun­ca un pi­ca­por­te lució más ni mejor. Es­tos, en lu­gar de pa­sar des­aper­ci­bi­dos y li­mi­tar­se a cum­plir con su ta­rea, ro­ban plano allí don­de se ins­ta­lan. Fue­ron los di­se­ña­do­res Ma­nuel Bon­ne­ma­zou y Ag­nès Cam­bus quie­nes un buen día, que­rien­do lan­zar al­gún pro­duc­to ba­jo su pro­pio nom­bre, bus­ca­ron uno que es­tu­vie­ra po­co tri­lla­do y se les ocu­rrió cen­trar­se en es­te ítem tan sim­ple y fe­rre­te­ro. Lo han en­gran­de­ci­do y he­cho im­por­tan­te crean­do unas pla­cas enor­mes y grá­fi­cas de for­mas geo­mé­tri­cas y colores po­ten­tes que se pue­den com­bi­nar a su vez li­bre­men­te con va­rios ti­pos de ma­ne­tas, tam­bién fue­ra de lo co­mún a pe­sar de su gran sen­ci­llez. Lan­za­ron los pro­to­ti­pos en 2014 en la fe­ria Mai­son & Ob­jet y en la úl­ti­ma edi­ción gra­cias a ellos se han al­za­do con el pre­mio Dé­cou­ver­tes 2105. Los pro­du­cen cer­ca de Pa­rís, don­de tie­nen es­tu­dio des­de 2003, en pe­que­ñas edi­cio­nes de cos­tu­ra. Su pre­cio tam­bién lo es: en­ga­la­nar tu puer­ta te cos­ta­ra a par­tir de 140€ el ti­ra­dor (y su me­ca­nis­mo) y en­tre 20 y 220€ de­pen­dien­do de la pla­ca. Me­re­cen la pe­na. www.bon­ne­ma­zou-cam­bus.fr

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.