CA­SA ON THE ROCKS

EL ES­TU­DIO GIL­BAR­TO­LO­MÉ ARQUITECTOS HA COL­GA­DO SO­BRE LA COS­TA GRA­NA­DI­NA UNA IN­GE­NIO­SA VI­VIEN­DA RES­PE­TUO­SA CON EL PAI­SA­JE. SUS FOR­MAS OR­GÁ­NI­CAS CU­BIER­TAS DE ZINC PRO­LON­GAN EL MAR EN LA TIE­RRA.

AD (Spain) - - Equador Collection 2015 - Por itziar na­rro

Un jo­ven ma­tri­mo­nio ma­dri­le­ño, ena­mo­ra­do de la es­car­pa­da cos­ta gra­na­di­na, se pro­pu­so le­van­tar su re­fu­gio va­ca­cio­nal en una di­fí­cil par­ce­la vol­ca­da so­bre el Me­di­te­rrá­neo. Ha­bía que salvar un des­ni­vel de 420 in­te­gran­do la cons­truc­ción en el pai­sa­je. Pa­blo Gil y Jaime Bar­to­lo­mé, fun­da­do­res de Gil­bar­to­lo­mé Arquitectos, obra­ron el mi­la­gro. La Ca­sa del Acan­ti­la­do que­da en­te­rra­da en la mon­ta­ña, ocul­ta ba­jo una gran lámina cur­va de hor­mi­gón ar­ma­do fo­rra­da ar­te­sa­nal­men­te por cien­tos de es­ca­mas de zinc. Es­te sis­te­ma se ade­cua­ba mejor a la oro­gra­fía del te­rreno y era más eco­nó­mi­co que otros más es­tan­da­ri­za­dos. “Es muy co­mún pen­sar que es mejor y más ba­ra­to tra­ba­jar con pro­duc­tos y pro­ce­sos in­dus­tria­li­za­dos, pe­ro no­so­tros pre­fe­ri­mos apos­tar por la ca­li­dad y la ex­ce­len­cia de la mano de obra. El tra­ba­jo de pro­fe­sio­na­les de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, in­cluí­da la cons­truc­ción na­val o las ar­tes es­cé­ni­cas, con­si­gue re­sul­ta­dos úni­cos a un mejor pre­cio”, con­clu­yen. El in­te­rior, con una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te to­do el año, se di­vi­de en dos plan­tas. La de aba­jo es­tá ocu­pa­da por un gran sa­lón de 150 m2 que si­gue la pen­dien­te de la la­de­ra, for­man­do pe­que­ñas te­rra­zas, co­mo si de un tea­tro en­ca­ra­ma­do al ho­ri­zon­te se tra­ta­ra. El es­pa­cio se abre a un vo­la­di­zo so­bre el va­cío en el que se en­cuen­tra la pis­ci­na. En el se­gun­do pi­so, las ha­bi­ta­cio­nes que­dan es­con­di­das ba­jo la cu­bier­ta on­du­la­da que re­cuer­da a la es­pu­ma de las olas al rom­per en las ro­cas. El mar en la tie­rra. www.gil­bar­to­lo­me.com

n

Los 150 m2 de la plan­ta ba­ja, abier­ta a una te­rra­za vo­la­di­za con pis­ci­na, pue­den con­fi­gu­rar­se co­mo au­di­to­rio pa­ra 70 per­so­nas. Los mue­bles fue­ron di­se­ña­dos ex pro­fe­so pa­ra la vi­vien­da. Dcha., la cu­bier­ta de hor­mi­gón en­co­fra­do ha si­do fo­rra­da con cien­tos de es­ca­mas, fa­bri­ca­das ar­te­sa­nal­men­te a par­tir de bo­bi­nas de zinc. En la otra pá­gi­na: La Ca­sa del Acan­ti­la­do se en­ca­ra­ma al mar des­de una par­ce­la in­cli­na­da 420.

Ju­gan­do con la GEO­ME­TRÍA del te­rreno,

la ar­qui­tec­tu­ra crea una de­li­be­ra­da AM­BI­GÜE­DAD en­tre

lo na­tu­ral y lo AR­TI­FI­CIAL.

Ar­te­sa­nía, mi­ni­ma­lis­mo cá­li­do, fun­cio­na­li­dad, es­té­ti­ca, sen­ti­do co­mún, ma­te­ria­les no­bles, sua­vi­dad, cer­ca­nía con la na­tu­ra­le­za, res­pe­to por las for­mas. Son al­gu­nas de las pa­la­bras que de­fi­nen al di­se­ño es­can­di­na­vo; al de an­tes, del que Ar­ne Ja­cob­sen, Ta­pio Wirk­ka­la, Finn Juhl, Ee­ro Aar­nio o Ee­ro Saa­ri­nen fue­ron in­creí­bles re­pre­sen­tan­tes, y al de aho­ra, pla­ga­do de nue­vos nom­bres y edi­to­ras pun­te­ras co­mo Hay, Muu­to, Nor­mann Co­pen­ha­gen, Hem, Swe­de­se... Po­cas zo­nas del mun­do dan pa­ra tan­to en cuan­to a mo­bi­lia­rio se re­fie­re. Qui­zá la cla­ve es­té en el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y en el ini­cio de un mun­do di­fe­ren­te, más de­mo­crá­ti­co, en el que Eu­ro­pa qui­so re­de­fi­nir­se a sí mis­ma, quién lo di­ría, con con­cep­tos co­mo so­li­da­ri­dad y es­ta­do de bie­nes­tar. Y en eso los nór­di­cos se lle­va­ron y se lle­van la pal­ma. Aque­llos jó­ve­nes ex­plo­ra­do­res de los 40, 50 y 60 apro­ve­cha­ron el im­pul­so vi­tal de su ge­ne­ra­ción, y el apo­yo de sus go­bier­nos,

pa­ra crear las si­llas y me­sas de una nue­va so­cie­dad, ob­je­tos más sim­ples, me­nos so­fis­ti­ca­dos y al al­can­ce de to­dos. Tal vez el con­cep­to co­mu­ni­ta­rio, ce­ro in­di­vi­dua­lis­ta, de la gen­te del Nor­te, los he­re­de­ros de los vi­kin­gos y los pri­me­ros go­dos, ayu­dó. Cin­cuen­ta años des­pués del boom, una nue­va olea­da de di­se­ña­do­res cua­ren­ta­ñe­ros es­tá in­va­dien­do las fir­mas in­ter­na­cio­na­les. Ha­bla­mos de Mo­ni­ca Förs­ter, que ha con­ven­ci­do a gi­gan­tes ita­lia­nos del di­se­ño co­mo De Pa­do­va o Cap­pe­lli­ni con sus so­fás o bu­ta­cas im­pe­ca­bles, pe­ro tam­bién de la per­fec­ción de An­ders­sen & Voll pa­ra Ma­gis o Muu­to, la ca­li­dez y be­lle­za del da­nés Si­mon Le­gald, li­ga­do a la his­to­ria de Nor­mann Co­pen­ha­gen, las pie­zas del no­rue­go Lars Be­ller Fjetland, que tie­ne mu­chos pá­ja­ros (de ma­de­ra) en la ca­be­za, la ener­gía de No­te De­sign pa­ra edi­to­ras con ga­nas co­mo La Chan­ce y la pa­sión por la in­no­va­ción punk de Färg & Blan­che. Sus pie­zas res­pon­den a sen­si­bi­li­da­des di­fe­ren­tes, pe­ro tie­nen, cree­mos, al­go en co­mún, en reali­dad lo mis­mo de siem­pre, he­ren­cia de una filosofía de vi­da com­par­ti­da: sen­si­bi­li­dad, sen­ti­do co­mún, un equi­li­brio na­da pre­ca­rio en­tre la es­té­ti­ca y la co­mo­di­dad, la be­lle­za y

Des­de arri­ba, lám­pa­ra Clo­che pa­ra Wrong for Hay, y si­lla Touch­wood pa­ra Hem, co­mo los pa­ja­ri­tos Tur­ned, la lám­pa­ra Pia­nis­si­mo y la me­si­ta Ma­ya. Arri­ba, Lars con ta­bu­re­te pa­ra Dis­ci­pli­ne y me­sa So­lid pa­ra Nor­mann Co­pen­ha­gen. la uti­li­dad, lo he­cho a mano, los ma­te­ria­les na­tu­ra­les y la in­dus­tria, re­pre­sen­ta­da por nue­vos mons­truos co­mo Muu­to o Hay, que apo­ya a di­se­ña­do­res lo­ca­les en un círcu­lo de ta­len­to que se re­tro­ali­men­ta, y en el que es­tán in­clui­das las gran­des es­cue­las de la zo­na, co­mo la Ro­yal Da­nish Aca­demy of Fine Arts o la Konst­fack de Sue­cia. Cuan­do les pre­gun­ta­mos a sus pro­ta­go­nis­tas, sin em­bar­go, las pa­la­bras re­cu­rren­tes son in­no­va­ción y tec­no­lo­gía, aun­que tam­bién ho­nes­ti­dad. “El di­se­ño es­can­di­na­vo ha si­do tra­di­cio­nal­men­te hu­ma­nis­ta, lleno de ex­pe­rien­cias tác­ti­les, en­fo­ca­do en lo er­go­nó­mi­co. So­lía es­tar ins­pi­ra­do y dic­ta­do por el en­cuen­tro emo­cio­nal y fí­si­co en­tre los hom­bres y los ob­je­tos —nos cuen­ta Lars Be­ller—. Los crea­do­res de aho­ra no te­ne­mos na­da que de­mos­trar ni na­da que ga­nar, y esa es la mejor re­ce­ta pa­ra la in­no­va­ción, jus­to lo que la in­dus­tria es­tá bus­can­do”, con­clu­ye. “Si hay al­gu­na co­sa que nos une es el ca­rác­ter in­fan­til, de ex­plo­ra­ción –opi­nan los chi­cos de No­te De­sign–. Mi­ran­do lo que ha­cen las mar­cas en Sue­cia,

Los jó­ve­nes he­re­de­ros de

di­se­ñan SAA­RI­NEN Y JA­COB­SEN ob­je­tos cá­li­dos, ho­nes­tos y atre­vi­dos.

Em­ma y Fre­drik con sus bu­ta­cas Em­ma pa­ra Gärs­näs co­mo, a la dcha., la si­lla Emily. Ta­bu­re­te de la se­rie Kilts. Ban­de­ja mul­ti­co­lor y fru­te­ro cis­ne pa­ra Svenkst Tenn, Bowls pa­ra Za­nat y bu­ta­ca M pa­ra Ar­flex Ja­pan. Di­na­mar­ca y No­rue­ga ca­si to­do son mue­bles soft, blan­dos, tran­qui­los. El mi­ni­ma­lis­mo es­tá ahí, pe­ro so­lo de fon­do. Los ob­je­tos pe­que­ños, ade­más, tie­nen ca­da vez más im­por­tan­cia. Pa­ra Saa­ri­nen y com­pa­ñía so­lo exis­tían las si­llas, las lám­pa­ras, las me­sas...”. Se­gún Em­ma Blan­che, una de las mi­ta­des de Färg & Blan­che, el te­ma tie­ne más que ver con los ma­te­ria­les. “Es la ma­ne­ra en la que tra­ba­ja­mos con ellos, nues­tra pa­sión por trans­for­mar­los. La mez­cla en­tre ar­te­sa­nía, sim­pli­ci­dad y tec­no­lo­gía es lo que nos de­fi­ne”. Mó­ni­ca Förs­ter aña­de: “Creo que el tra­ba­jo que ha­go en mi es­tu­dio es­tá muy li­ga­do con la es­té­ti­ca y la his­to­ria es­can­di­na­va, no ne­ce­sa­ria­men­te por las for­mas o el uso de la ma­de­ra y el me­tal. Ca­da vez que in­ven­ta­mos una pie­za, nos pre­gun­ta­mos el por­qué de ca­da pa­so, lo que hay de­trás. Si no hay res­pues­ta, no hay di­se­ño. Es la esen­cia del mi­ni­ma­lis­mo y de la sen­ci­llez nór­di­ca”. Con­cor­da­mos.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.