“ES PE­LI­GRO­SO CREER­SE UN AR­TIS­TA”

DA­VID CHIP­PER­FIELD, CO­MO SU AR­QUI­TEC­TU­RA MI­NI­MA­LIS­TA, ES AMA­BLE, ELE­GAN­TE, PRE­CI­SO Y HU­MANO. ES­SEN­TIALS, SU RE­TROS­PEC­TI­VA EN EL MU­SEO ICO DE MA­DRID, LO PO­NE EN EVI­DEN­CIA.

AD (Spain) - - Arquitectura - Por bet­ti­na dub­covsky. re­tra­to: tho­mas ca­net

pen­sar que ha­ce ca­si 40 años, co­mo to­do be­ca­rio que se pre­cie, les lle­va­ba el ca­fé (o qui­zá el té) a Nor­man Fos­ter y Ri­chard Ro­gers. Aho­ra, Da­vid Chip­per­field, con es­tu­dios en Lon­dres, Ber­lín, Mi­lán y Shanghái, edi­fi­cios tan im­po­nen­tes co­mo el Mu­seo Ju­mex en Mé­xi­co DF, el Neues Mu­seum ber­li­nés o, más cer­ca de no­so­tros, la Ciu­dad de la Jus­ti­cia en Barcelona y el Ve­les e Vents en Va­len­cia, es uno de los ar­qui­tec­tos más im­por­tan­tes del pa­no­ra­ma. El bri­tá­ni­co pa­só por Ma­drid pa­ra inau­gu­rar Es­sen­tials, su re­tros­pec­ti­va en el Mu­seo ICO (has­ta el 24 de enero de 2016) que re­co­rre a tra­vés de ma­que­tas y fo­to­gra­fías (por cier­to, fir­ma­das por Can­di­da Höf­fer) su tra­yec­to­ria, des­de que en 1985 abrie­ra su pri­mer la­bo­ra­to­rio de ideas, ca­si ar­te­sa­nal. Chip­per­field (Lon­dres, 1953) es uno de los nom­bres cla­ve del mi­ni­ma­lis­mo ur­bano. Su es­ti­lo de lí­neas ama­bles, ele­gan­tes, y su se­re­na interpretación del or­den y la ar­mo­nía son acor­des a su ca­rác­ter: se­rio pe­ro cortés, po­co da­do a la ver­bo­si­dad pe­ro pre­ci­so en pa­la­bras a la ho­ra de dar una res­pues­ta. Re­co­rre­mos con él la mues­tra, que des­gra­na el alma y los mo­ti­vos de su obra, pe­ro ¿si­guen sien­do los mis­mos de sus ini­cios?, le pre­gun­ta­mos. “Con la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to, evo­lu­cio­nan tus pun­tos de vis­ta, tus ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les. Pe­ro, por el con­tra­rio, tú no cam­bias tan­to. Mis ideas so­bre lo que creo im­por­tan­te en ar­qui­tec­tu­ra ape­nas han va­ria­do”. Es la pri­me­ra vez que ex­po­ne en Es­pa­ña (y eso que po­see una ma­ra­vi­llo­sa ca­sa en La Co­ru­ña). Co­mo buen co­no­ce­dor de nues­tra tie­rra, es­tá do­ble­men­te sa­tis­fe­cho. Por un la­do, por es­tre­nar­se co­mo ar­tis­ta y, por otro, por­que cree “muy im­por­tan­te que exis­tan ga­le­rías y mu­seos co­mo el ICO que ex­pli­can a la gen­te de qué tra­ta nues­tro tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos de cri­sis co­mo el que atra­vie­sa ac­tual­men­te la pro­fe­sión en Es­pa­ña”. Sin em­bar­go, nues­tro vi­si­tan­te y an­fi­trión nos lan­za un ór­da­go al pun­tua­li­zar: “La cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca es­pa­ño­la es muy fuer­te. En los úl­ti­mos 20 años ha si­do uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes, sino el ma­yor, en es­te ám­bi­to”. A pe­sar de ser el pro­ta­go­nis­ta del show, tie­ne muy cla­ro que él y Pi­cas­so, por po­ner un ejem­plo, no son del mis­mo gre­mio. “Los ar­qui­tec­tos no so­mos ar­tis­tas, no te­ne­mos su li­ber­tad. En to­do ca­so, sí in­tere­ses e in­quie­tu­des en co­mún. Nues­tros res­pec­ti­vos tra­ba­jos in­cor­po­ran ideas y con­cep­tos abs­trac­tos, pe­ro la di­fe­ren­cia es que no­so­tros pro­vee­mos un ser­vi­cio. Es pe­li­gro­so cuan­do un ar­qui­tec­to se cree ar­tis­ta”, afir­ma. (con­ti­núa en pág. 190)

La flags­hip sto­re de Va­len­tino en Nue­va York y, a la iz­da.,vi­lla Eden en Ita­lia. Aba­jo, la fu­tu­ra se­de pa­ra los No­bel (No­bel­hu­set )en Es­to­col­mo. “Si No­bel hu­bie­ra te­ni­do una ca­sa, có­mo ha­bría si­do”, se pre­gun­tó Chip­per­field.

Na­rros w irb­doaov­kid7,c4h. Si­pil­plaerd­fieeald­cerno y cuer­lao ed­xep1o9s7ic0ió(6n.0es0s0es­ne­ti­sa)ls, en Lo­re­nez­lom­cuas­se­toi­lloic.dood­leenmt ad reidt,, se­quac­me­rec­ta, dsuosp­coinr­cliang­meatq, useut­sa­tis nit praess­ded­la­tisg­dal o ero ía dihaem­pewt olortb­hor at

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.