LA RE­BE­LIÓN DE LA MA­SA

FOR­MA Y ANTIFORMA, CU­BOS Y PO­LIU­RE­TANO. EL AR­TIS­TA CAR­LOS MACIÁ HA JU­GA­DO CON LA ES­PU­MA Y EL SPRAY PA­RA IN­VA­DIR LA TIEN­DA BAN­DE­RA DE PU­RI­FI­CA­CIÓN GAR­CÍA EN MA­DRID.

AD (Spain) - - Arte - Por it­ziar na­rro

P uri­fi­ca­ción Gar­cía y Car­los Maciá. O vi­ce­ver­sa. El or­den de los fac­to­res no al­te­ra el pro­duc­to, que en es­te ca­so se lla­ma Proyecto PU. Es el úl­ti­mo es­la­bón de la lar­ga ca­de­na que vin­cu­la a la di­se­ña­do­ra con el ar­te. Car­los, un ar­tis­ta ga­lle­go con­so­li­da­do, fue el en­car­ga­do de cus­to­mi­zar su tien­da in­sig­nia en Ma­drid du­ran­te el mes de no­viem­bre y de ha­cer­la in­ter­ac­ti­va pa­ra sus clien­tes, que pue­den arran­car pe­da­zos de la obra y re­cons­truir­la. “Tra­ba­jé con pa­tro­nes pre­sen­tes en mi tra­ba­jo, co­mo el co­lor y la geo­me­tría. Pro­pu­se un jue­go en­tre la for­ma y la antiforma —ex­pli­ca Maciá—. For­ma se­ría la ri­gi­dez de un cu­bo, el lo­go­ti­po de la firma, y pa­ra re­pre­sen­tar la antiforma, lo vo­lu­ble, ele­gí el po­liu­re­tano, un ais­lan­te im­po­si­ble de con­tro­lar. Cre­ce don­de y cuan­to quie­re. Sus si­glas son PU y de ahí el nom­bre”. El re­sul­ta­do es una bou­ti­que fa­go­ci­ta­da en la que el escaparate y los pro­ba­do­res (cu­bos al fin y al ca­bo) es­tán in­va­di­dos por un mu­ro de po­liu­re­tano ver­de Hulk, co­mo lo bau­ti­zó Car­los. “De­ba­jo del ver­de hay otra ca­pa ro­sa pa­lo que la gen­te pue­de arran­car pa­ra crear una obra dis­tin­ta, de nue­vo ar­bi­tra­ria, in­con­tro­la­ble”,

con­clu­ye. “Ha con­se­gui­do ma­te­ria­li­zar de una ma­ne­ra di­ver­ti­da nues­tra idea de in­ter­ac­ción”, aña­de Pu­ri­fi­ca­ción. Car­los Maciá (Lu­go, 1977) es­tu­dió en la Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia y tie­ne cla­ro lo que es. “Me con­si­de­ro pin­tor y me he pro­pues­to am­pli­fi­car la pin­tu­ra, dar­le vi­gen­cia. No quie­ro que se que­de en­cor­se­ta­da en un cua­dro. In­ten­to ha­blar de su ma­te­ria­li­dad, de su vo­lu­men, y ha­cer­lo a tra­vés de otros so­por­tes, por ejem­plo tra­tan­do una ima­gen o un ví­deo co­mo si fue­sen pin­tu­ra. Si co­jo un alu­mi­nio y lo arru­go es­toy cons­tru­yen­do una es­cul­tu­ra. Si in­ter­ven­go en una ca­sa, tam­bién”, nos ex­pli­ca. Y así lo ha he­cho, des­de sus pri­me­ros óleos Es­truc­tu­ras (2001-2003) o Spray (2002-2005) has­ta sus fo­to­gra­fías La­te Night Pain­tings NY (2008) o sus más re­cien­tes pie­zas Mar­kers (2011-2015). “Me ma­tri­cu­lé pri­me­ro en Quí­mi­cas. Siem­pre es­tu­dié cien­cias y creo que ese pen­sa­mien­to téc­ni­co de­fi­ne mi for­ma de ha­cer las co­sas. Me in­tere­sa co­ci­nar las pie­zas yo mis­mo, aun­que re­quie­ran un es­fuer­zo fí­si­co enor­me. Lo ne­ce­si­to, es ca­si te­ra­péu­ti­co. Aca­bé en Be­llas Ar­tes por­que pen­sé que iba a ser fá­cil y des­pués, en se­gui­da, con­se­guí ga­le­ría, sin mu­chas pre­ten­sio­nes”, cuen­ta. En su agen­da, una ex­po­si­ción en la Fundación Luis Seoa­ne de La Co­ru­ña y otra en Va­len­cia en la ga­le­ría Luis Ade­lan­ta­do. “Hay una ten­den­cia a lo per­for­ma­ti­vo en mi tra­ba­jo. Quie­ro for­mar par­te de la obra, de al­gu­na ma­ne­ra, por­que mi ex­pe­rien­cia es ca­si más im­por­tan­te que la pie­za”, re­ma­ta. www.car­los­ma­cia.com

n

Car­los Maciá y Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía. Dcha., bo­ce­to de Proyecto PU y, en­ci­ma, prue­bas de sprays en el es­tu­dio del ar­tis­ta, una na­ve in­dus­trial en Ma­drid. “El tra­ba­jo ad­quie­re la piel del si­tio en el que es­tá, igual que los vi­nos en la ba­rri­ca”, cuen­ta el ga

Dis­tin­tas fa­ses del mu­ro de po­liu­re­tano, del ta­ller del ga­lle­go a la tien­da (aba­jo). “Que­re­mos que la gen­te des­tru­ya la pie­za y cons­tru­ya otra dis­tin­ta que sea im­pre­vi­si­ble e ar­bi­tra­ria”, cuen­ta Car­los Maciá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.