MAES­TRO DE HIS­TO­RIA

EN LOS 50, EL AME­RI­CANO ED­WARD WORM­LEY SIM­BO­LI­ZÓ LA CON­VER­GEN­CIA EN­TRE EL MUE­BLE CLÁSICO Y LOS CAM­BIOS ES­TÉ­TI­COS DEL SI­GLO XX. SUS PIE­ZAS CON MEMORIA HIS­TÓ­RI­CA AÚ­NAN ELE­GAN­CIA, FUN­CIO­NA­LI­DAD Y PE­RI­CIA AR­TE­SA­NAL.

AD (Spain) - - Icono - Por ro­cío ley

o es uno de esos nom­bres en bo­ca de to­dos co­mo los Ea­mes o Ber­toia, pe­ro con­tri­bu­yó con sus mue­bles dis­cre­tos, ele­gan­tes y ex­cep­cio­nal­men­te bien he­chos a acer­car el Mo­vi­mien­to Mo­derno a la so­cie­dad y a ha­cer­lo ac­ce­si­ble. Na­ci­do en Os­we­go (Illi­nois), una co­mu­ni­dad agrí­co­la cer­ca de Chica­go, Ed­ward Worm­ley (1907-1995) co­men­zó a es­tu­diar Di­se­ño pe­ro se que­dó sin di­ne­ro an­tes de po­der aca­bar, y tu­vo que bus­car­se un tra­ba­jo en los al­ma­ce­nes Mars­hall Fields & Com­pany, don­de su co­me­ti­do fue re­pro­du­cir an­ti­güe­da­des in­gle­sas del XVIII. Ahí sur­gió su gran amor por el pa­sa­do, del que ter­mi­nó sien­do un buen co­no­ce­dor. Pe­ro pron­to abra­zó el fu­tu­ro: en 1931 co­no­ció en Pa­rís a Le Cor­bu­sier y Émi­le-jac­ques Ruhl­mann, que le en­se­ña­ron los en­can­tos de las for­mas de­pu­ra­das y lim­pias. De vuel­ta a su país fue con­tra­ta­do por la mar­ca de mo­bi­lia­rio Dun­bar pa­ra me­jo­rar su lí­nea más eco­nó­mi­ca, que la gen­te com­pra­ba con cu­po­nes de ja­bón, don­de apli­có los nue­vos có­di­gos es­té­ti­cos. Cin­co años más tar­de, las crea­cio­nes de Mr. Worm­ley ha­bían he­cho de la firma un fa­ro de la mo­der­ni­dad en Nor­tea­mé­ri­ca, y du­ran­te las ca­si cua­tro dé­ca­das en las que tra­ba­jó pa­ra ella, lle­gan­do a ser di­rec­tor de di­se­ño, reali­zó al­re­de­dor de 150 pie­zas anua­les. En­tre ellas, la bu­ta­ca con pa­tas en A de 1959 y un so­fá de los 60 con acol­cha­do rí­gi­do. “El Mo­vi­mien­to Mo­derno sig­ni­fi­ca li­ber­tad. De mez­clar, ele­gir, cam­biar y adop­tar lo nue­vo, pe­ro afe­rrán­do­se a lo bueno”, es­cri­bió; una fra­se que re­su­me bien su tra­yec­to­ria, pues su ma­yor apor­ta­ción fue mi­rar el ma­ña­na des­de el ayer, crean­do mue­bles ac­tua­les sin ser rup­tu­ris­tas y con­si­guien­do una fun­cio­na­li­dad

Loun­ge chair 4731 pa­ra Dun­bar ,en 1st­dibs. Arri­ba, un re­tra­to de Worm­ley en 1947 y ca­bi­net 5665 de 1956, en Wright, co­mo el so­fá (aba­jo) crea­do en 1967.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.