EM­BE­LE­SA­DA SHOP­PER DE UNA CON­FE­SIO­NES “La Na­vi­dad es la épo­ca del año en la que se aca­ba el di­ne­ro an­tes que los ami­gos”.

MIA­MI

AD (Spain) - - Adicciones - Por evi­ta ca­ño

Com­par­to al 100% el pen­sa­mien­to del có­mi­co Larry Wil­de, y lo co­rro­bo­ro in­vir­tien­do mi for­tu­na en familia, ve­ci­nos, el fru­te­ro... Y es­pe­cial­men­te en Ab­dul­ka­der Ka­der Kei­ta, mi pro­fe­sor de es­quí. Le co­no­cí cuan­do ca­si le atro­pe­llo con mi ado­ra­ble, di­ver­ti­do y ya no sé mo­ver­me sin él Mi­ni Clubman. Iba yo al vo­lan­te ha­cien­do los co­ros de All I Want For Ch­rist­mas Is You de Ma­riah Ca­rey y mar­can­do el rit­mo fes­ti­vo con las per­las (au­tén­ti­cas co­mo la vi­da mis­ma) de mi ani­llo Dinh Van so­bre el sal­pi­ca­de­ro. Él cru­za­ba por el pa­so de ce­bra de una tran­qui­la ca­lle de El Vi­so, en Ma­drid. Os ju­ro que no le vi. Cuan­do fi­jé mi vis­ta en sus bo­ti­nes de Cam­per to­do lo de­más se es­fu­mó. “¡Eu­re­ka!”, me di­je, son el re­ga­lo ideal pa­ra Fer­mi­na. Mi her­ma­na es de esos se­res di­fí­ci­les de com­pla­cer, pe­ro si hay al­go que ado­ra ade­más de a mí, son los za­pa­tos de la firma ma­llor­qui­na y los bol­sos de Loe­we. Pa­ra su cum­ple le re­ga­lé el Red Li­nen Calf Mec­cano Pin Pouch y so­lo se lo qui­ta pa­ra du­char­se. Pues eso, fe­liz de ha­ber re­suel­to un re­ga­lo, fre­né a me­nos de 10 cen­tí­me­tros de su pie. Lo sé con exac­ti­tud por­que com­pa­ré el es­pa­cio con el largo de mi So­la­ris, el ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co con el que va­peo pa­ra no ahu­mar mis ta­pi­ce­rías. Yo sí eché una hu­ma­re­da re­ple­ta de co­ra­zon­ci­tos

Hu­mos

cuan­do ví el des­con­cier­to y un pe­lín de odio en sus pro­fun­dos ojos ne­gros, tan ne­gros co­mo el fras­co de CH Men Pri­vé de Ca­ro­li­na He­rre­ra, per­fu­me hip­nó­ti­co que mi víc­ti­ma eflu­via­ba. Me enamo­ré de su aro­ma, de la pa­ja­ri­ta es­ti­lo So­nia De­lau­nay que lle­va­ba al cue­llo (en­se­gui­da su­pe que era de la tien­da del Mu­seo Thys­sen-bor­ne­mis­za )yde las irre­sis­ti­bles cur­vas mas­cu­li­nas tra­se­ras (un pom­pis pa­ra en­mar­car) que de­li­nea­ban sus Alp­ha Kha­ki Slim de Doc­kers. In­ter­cam­bia­mos te­lé­fo­nos y to­dos los pa­pe­les in­dis­pen­sa­bles, su­pues­ta­men­te, pa­ra com­pen­sar el trau­ma que le ha­bía oca­sio­na­do. La co­sa es que Ab­dul no ha­bla ni pa­pa de es­pa­ñol, ni nin­gún otro idio­ma que yo en­tien­da... Bueno... el del amor. Así, con ges­tos y se­ña­lán­do­le las nue­ve en mi Hu­blot Clas­sic Fu­sion 8-Day Re­ser­ve –creo que se que­dó fas­ci­na­do con mi re­lo­ja­zo, es lo úni­co que con­ser­vo de Se­gis­mun­do ,mi ex–, le in­vi­té a ce­nar esa no­che en El pe­rro y la ga­lle­ta. El ca­so es que lo en­ten­dió y lle­gó pun­tual. Tu­vi­mos una ve­la­da inol­vi­da­ble, en la que con mí­mi­ca me en­te­ré de que es pro­fe­sor de es­quí, un de­por­te que ja­más prac­ti­ca­ría a no ser por una bue­na cau­sa: yo mis­ma. Al día si­guien­te com­pré unos es­quíes Ex­pe­rien­ce 84 de Rossignol cus­to­mi­za­dos en Mas­si­mo Dut­ti y me apun­té a sus cur­sos (muy in­ten­si­vos) en Na­va­ce­rra­da. Aho­ra, en lu­gar de es­tar en Mia­mi em­pa­pán­do­me de ar­te y di­se­ño, en Art Ba­sel y De­sign Mia­mi, es­toy en su so­fá, con una pa­ta es­ca­yo­la­da, vien­do pe­lis li­ba­ne­sas, mien­tras él pre­pa­ra hum­mus con la re­ce­ta de su ma­má. Ado­ro el de­por­te. (con­ti­nua­rá)

n

un dúo irre­sis­ti­ble. Hay dos op­cio­nes: es­tar allí o no exis­tir ni en ar­te, ni en di­se­ño. Las dos fe­rias di­ciem­bre­ras de Flo­ri­da suben pues­tos y las sa­té­li­tes, que apro­ve­chan el ti­rón, tam­bién es­tán que se sa­len. Ca­da vez par­ti­ci­pan más ga­le­rías, co­lec­cio­nis­tas, co­mi­sa­rios, di­se­ña­do­res, ar­tis­tas, crí­ti­cos, as­pi­ran­tes y por su­pues­to las me­jo­res pie­zas de ca­da ca­sa. Si en sus co­mien­zos a am­bas se las til­da­ba de alo­ca­das, aho­ra son in­fa­li­bles mar­can­do ten­den­cias en ar­te y mue­bles vin­ta­ge, mo­der­nos y con­tem­po­rá­neos. Del2al6de di­ciem­bre. www.art­ba­sel.com;

www.de­sign­mia­mi.com

Ex­po­si­cio­nes, ci­tas, fe­rias... Nues­tra mi­ra­da par­ti­cu­lar a los even­tos que vie­nen.

Mu­chas ta­blas Los Ex­pe­rien­ce 84 de Rossignol (595€/ pack con fi­ja­cio­nes y fun­da) de Mas­si­mo Dut­ti son pa­ra es­quia­do­res ave­za­dos. Dis­fru­ta de su ma­nio­bra­bi­li­dad, su li­ge­re­za y su di­se­ño.

Tiem­po de oro Ado­ra­rás al Hu­blot Clas­sic Fu­sion 8-Day Po­wer Re­ser­ve (36.900€), con su bi­sel de oro con pa­vé de dia­man­tes. Ade­más de su di­se­ño, es un re­loj que ha­ce ami­gos. To­dos te pre­gun­ta­rán la ho­ra.

Mil le­guas Los Pe­lo­tas 87 (180€) de la co­lec­ción Twins de Cam­per son pa­ra pi­sar fuer­te. Re­tro, or­gá­ni­cos, cá­li­dos y de mu­chos co­lo­res, son idea­les pa­ra dar zan­ca­das al in­fi­ni­to. fue­ra Es pu­ro dis­fru­te, es ele­gan­te y fá­cil de usar. El ci­ga­rri­llo eléc­tro­ni

¡Fe­liz cum­ple! Lo creó Jean Dinh Van en 1967 pa­ra Pie­rre Car­din. Aho­ra el ani­llo Dos Per­les (per­las Ako­ya y Tahi­tí y oro ama­ri­llo) de Dinh Van (2.420€) re­na­ce aún más be­llo en el 50 ani­ver­sa­rio de la ca­sa fran­ce­sa.

¡Fe­liz cum­ple! Lo creó Jean Dinh Van en 1967 pa­ra Pie­rre Car­din. Aho­ra el ani­llo Dos Per­les (per­las Ako­ya y Tahi­tí y oro ama­ri­llo) de Dinh Van (2.420€) re­na­ce aún más be­llo en el 50 ani­ver­sa­rio de la ca­sa fran­ce­sa. Un gran Mi­ni Sube a un Mi­ni Clubman y no

Un cua­dro En la tien­da del Mu­seo Thys­se­nbor­ne­mis­za, so­bre to­do de ca­ra a las Fies­tas, en­con­tra­rás co­sas tan ma­ra­vi­llo­sas co­mo es­ta pa­ja­ri­ta (29,50€) ins­pi­ra­da en la obra de So­nia De­lau­nay. Mu­cho ar­te. Muy ilus­tre El Red Li­nen Calf Mec­cano Pin Pouch (495€)

The Over­lap Series de John Bal­des­sa­ri (Mai 36 Ga­le­rie), y dcha., The Cu­rrent de Ma­ri­na Abra­mo­vic (Lu­cia­na Bri­to), en Art Ba­sel Mia­mi. Có­mo­da Kas­se­na Ser­ver–brick Jui­ce de Dok­ter and Mis­ses y me­sa Body Buil­ding del Stu­dio Bia­get­ti, en De­sign Mia­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.