Pre­ser­var “IN­TEN­TO LO ORI­GI­NAL IN­CLU­SO SI va­lor ES IN­CÓ­MO­DO. TIE­NE MÁS

Sa­bi­ne wlo­kas

AD (Spain) - - Casas -

”.

uan­do Sa­bi­ne Wlo­kas lo en­con­tró en 2007, cer­ca de la Es­ta­ción de Fran­cia, lle­va­ba años ce­rra­do y aban­do­na­do en un es­ta­do de fran­ca de­ca­den­cia y, re­cien­te­men­te ha­bía si­do usa­do co­mo ta­ller y al­ma­cén du­ran­te las obras de res­tau­ra­ción de la fa­cha­da y la es­ca­le­ra del edi­fi­cio de 1881. Pe­ro ella, ar­qui­tec­ta po­la­co ale­ma­na afin­ca­da en Barcelona des­de 2005 es es­pe­cia­lis­ta en re­for­mar ca­sas con so­le­ra y en­se­gui­da vio su be­lle­za ocul­ta. “Di­ría que mi tra­ba­jo es de­ca­par pa­ra ir de­jan­do ver los ele­men­tos ori­gi­na­les has­ta lle­gar a la pri­me­ra ca­pa y de­ci­dir si va­le la pe­na con­ser­var­los. La ma­yor par­te de las ve­ces sí lo es”, ex­pli­ca. Tras al­qui­lar el pi­so, se en­tre­gó a una la­bor ca­si ar­queo­ló­gi­ca pa­ra qui­tar­le aña­di­dos y edul­co­ran­tes. “En los 60 y 70 ha­bía si­do una ofi­ci­na y en­ton­ces ni­ve­la­ron el suelo con ce­men­to pa­ra po­ner uno vi­ní­li­co en­ci­ma. Lo le­van­té pe­ro fue im­po­si­ble recuperar las an­ti­guas bal­do­sas hi­dráu­li­cas, así que de­ci­dí pin­tar lo que que­dó con acrí­li­co”, re­cuer­da. Arran­có vie­jos pa­pe­les, res­tau­ró tro­zos del ra­rí­si­mo zó­ca­lo de ba­que­li­ta de la en­tra­da, arre­gló las car­pin­te­rías an­ti­guas y ras­treó por vie­jas fon­ta­ne­rías de Barcelona has­ta dar con una gri­fe­ría de épo­ca pa­ra la du­cha, siem­pre de for­ma res­pe­tuo­sa, im­per­cep­ti­ble. “In­ten­to pre­ser­var lo ori­gi­nal, in­clu­so si es inú­til o in­có­mo­do. Co­mo la en­ci­me­ra de már­mol de la co­ci­na, de­ma­sia­do ba­ja pa­ra me­ter los elec­tro­do­més­ti­cos mo­der­nos, pe­ro con mu­cho va­lor pa­ra mí”, di­ce con con­ven­ci­mien­to. No to­có sin em­bar­go nin­gún ta­bi­que de la sin­gu­lar dis­tri­bu­ción de los 250 m2. El abue­lo del ac­tual pro­pie­ta­rio la ha­bía mo­di­fi­ca­do a prin­ci­pios del XX eli­mi­nan­do to­dos los pa­si­llos y co­mu­ni­can­do una es­tan­cia con otra de for­ma inin­te­rrum­pi­da. Otra ra­re­za es la can­ti­dad de hue­cos a la ca­lle: 12 bal­co­nes y dos ven­ta­na­les. Los úni­cos es­pa­cios que dan a pa­tio son la co­ci­na y el im­pac­tan­te hall de más de 30 me­tros cua­dra­dos. “Al­gu­nos lo ven co­mo una pér­di­da de es­pa­cio. Pa­ra mí es un re­ga­lo”, di­ce Sa­bi­ne, que allí ate­so­ra las chu­che­rías que com­pra en Los En­can­tes ca­da fin de se­ma­na. Co­no­ció a su pa­re­ja, Francisco Javier Gó­mez Pin­te­ño, di­rec­tor y guio­nis­ta de ci­ne, es­pe­cia­li­za­do en ro­da­jes rá­pi­dos, y fo­tó­gra­fo, con la obra ca­si aca­ba­da y el pi­so prác­ti­ca­men­te va­cío. Y en­tre am­bos, sin nin­gu­na pla­ni­fi­ca­ción ni pre­me­di­ta­ción (si aca­so, acu­mu­la­ción), se dis­pu­sie­ron a lle­nar­lo. Co­sas ha­lla­das en la ca­lle, te­so­ros de los mer­ca­di­llos de los que am­bos son así­duos, re­ga­los de ami­gos, ob­je­tos que ya po­seía ella des­de su épo­ca de es­tu­dian­te y fo­to­gra­fías de él. El re­sul­ta­do es un cui­da­do des­cui­do, fo­to­gé­ni­co, su­ge­ren­te y es­pe­cial. Francisco lo de­fi­ne a la per­fec­ción: “Se tra­ta de ha­cer de la pre­ca­rie­dad la más no­ta­ble be­lle­za. Ella, en la ar­qui­tec­tu­ra y la de­co­ra­ción y yo, en el ci­ne. Con lo mí­ni­mo, al­can­zar lo má­xi­mo”. Guar­dan y no se des­pren­den de na­da en una suer­te de sín­dro­me de Dió­ge­nes ex­qui­si­to y car­ga­do de nos­tal­gia por el pa­sa­do. “En­cuen­tro lo an­ti­guo más ori­gi­nal, mu­cho más in­tere­san­te. To­do lo que po­see­mos tie­ne un va­lor sen­ti­men­tal. Hay co­sas que en­con­tra­mos no­so­tros y otras que nos en­cuen­tran a no­so­tros”, re­ma­ta Sa­bi­ne con vehe­men­cia. El su­yo es un amor sin­ce­ro y pa­ra to­da la vi­da.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.