“Di­se­ñé el jar­dín que te­nía en mi IMA­GI­NA­CIÓN, un oa­sis de co­lor en mi­tad del DE­SIER­TO”.

Ag­nès emery

AD (Spain) - - Casas -

a di­se­ña­do­ra bel­ga Ag­nès Emery creó un ver­gel es­con­di­do en­tre los grue­sos mu­ros de pie­dra de su riad de Marrakech. Los na­ran­jos, los li­mo­ne­ros, las fuen­tes y el so­ni­do de los pá­ja­ros son par­te del en­can­to de es­te exó­ti­co san­tua­rio te­ñi­do por Emery en una am­plia ga­ma de azu­les Majorelle y verdes ju­go­sos. Pa­re­ce un uni­ver­so ajeno a la caó­ti­ca y rui­do­sa Me­di­na que lo ro­dea. “Marrakech es co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad Ro­ja y re­sul­ta se­ca y ári­da vis­ta des­de fue­ra. No hay ape­nas ve­ge­ta­ción y las pa­re­des de los edi­fi­cios es­tán ce­rra­das a cal y can­to, sin ven­ta­nas, va­cíos de vi­da –ex­pli­ca Emery–. Por eso bus­ca­ba dar­le fres­cu­ra a mi ca­sa. Es­te jar­dín es el que te­nía en mi ima­gi­na­ción: un oa­sis de co­lo­res en mi­tad del de­sier­to”, aña­de. Ag­nès vi­ve en Bru­se­las, don­de ha­ce al­go más de 20 años fun­dó su pro­pia firma, Emery & Cie. Se­gún am­plia­ba su ofer­ta de pa­pe­les, azu­le­jos, pin­tu­ras, tex­ti­les y mue­bles, se dio cuen­ta de que pa­sa­ba ca­da vez más tiem­po en Ma­rrue­cos, don­de se pro­du­cen gran par­te de sus di­se­ños, y de­ci­dió bus­car allí un lu­gar don­de que­dar­se en sus fre­cuen­tes es­tan­cias. “No fue tan­to por pla­cer co­mo por ne­go­cios, no me enamo­ré de la ciu­dad en aquel mo­men­to. Vi cien­tos de vi­vien­das du­ran­te me­ses has­ta que en­con­tré es­ta”, cuen­ta. La su­ya es hoy una em­ba­ja­da de su mar­ca, ali­ca­ta­da con sus bal­do­sas hi­draú­li­cas, y la ba­se de sus in­cur­sio­nes por los zocos, don­de co­la­bo­ra con los ar­te­sa­nos lo­ca­les que ma­nu­fac­tu­ran sus co­lec­cio­nes. “Es­te es el me­jor si­tio del mun­do pa­ra fa­bri­car lo que di­se­ño. Vi­ven in­creí­bles pro­fe­sio­na­les de la ce­rá­mi­ca, las lám­pa­ras, el hie­rro, los azu­le­jos... Ne­ce­si­ta­ba es­tar cer­ca de ellos, aun­que hu­bie­ra si­do más agra­da­ble dor­mir fue­ra de la Me­di­na...”, re­ma­ta. Su re­fu­gio tie­ne cua­tro pi­sos or­ga­ni­za­dos al­re­de­dor de un pa­tio cen­tral con una al­ber­ca. Si­guien­do la ti­po­lo­gía de los riads tra­di­cio­na­les, la ma­yo­ría de las ha­bi­ta­cio­nes dan aquí pa­ra apro­ve­char la luz na­tu­ral: la sa­la de es­tar de la par­te de aba­jo, el es­tu­dio de la pri­me­ra plan­ta y los cin­co dor­mi­to­rios. Y las azo­teas lu­cen te­rra­zas a las que ella ha do­ta­do de una per­so­na­li­dad es­té­ti­ca di­fe­ren­te. “Co­mo es ha­bi­tual aquí, los es­pa­cios cam­bian de uso se­gún la es­ta­ción. Du­ran­te el ve­rano pa­so la ma­yor par­te del tiem­po en la plan­ta ba­ja, me­nos ca­lu­ro­sa. En in­vierno me re­ti­ro al so­la­rium del te­ja­do. Mi rin­cón pre­fe­ri­do es mi es­tu­dio, des­de don­de ob­ser­vo el mu­ro pin­ta­do de azul y los ár­bo­les: me da tran­qui­li­dad y es­ti­mu­la mi ima­gi­na­ción”, re­la­ta. Al­gu­nos años des­pués de re­no­var la es­truc­tu­ra ori­gi­nal, le aña­dió un apar­ta­men­to pa­ra in­vi­ta­dos y, más re­cien­te­men­te, com­pró la ca­sa de al la­do y la in­te­gró en la su­ya a tra­vés de una es­pe­cie de tú­nel ca­mu­fla­do. Mai­son de l’ours (Ca­sa del Oso), co­mo la lla­mó, tam­bién se ar­ti­cu­la al­re­de­dor de un pa­tio con una fuen­te y un li­mo­ne­ro, y es­tá cu­bier­ta con azu­le­jos de la úl­ti­ma co­lec­ción de Emery, más abs­trac­tos y con­tem­po­rá­neos, con murciélagos y pe­ces ju­gan­do con mo­ti­vos flo­ra­les. El suelo de una sa­li­ta es­tá ta­tua­do con los ver­sos de uno de sus poe­mas fa­vo­ri­tos de Jac­ques Pré­vert. “Qui­zá com­pre otra al­gún día, ¿por qué no? Me gus­ta tra­ba­jar pa­ra mí mis­ma. Es di­ver­ti­do y mo­ti­va­dor”, con­clu­ye.

n

A LA IZ­DA., LOS AZU­LES Y VERDES QUE DAN TONO AL RIAD CU­BREN ES­CA­LE­RAS Y BA­ÑOS. A LA DCHA., DOR­MI­TO­RIOS CON CA­BE­CE­ROS Y BAL­DO­SAS DI­SE­ÑO DE LA DUE­ÑA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: HA­BI­TA­CIÓN DE LA MAI­SON DE L’OURS QUE EMERY USA CO­MO CO­ME­DOR Y DES­PA­CHO. ES­TU­FA NORUEGA,

EN UN DOR­MI­TO­RIO DE IN­VI­TA­DOS DE LA CA­SA ANE­XA, CA­MA CON DO­SEL Y TER­CIO­PE­LO IZ­NIK, TO­DO DI­SE­ÑO SU­YO. DE­BA­JO, CA­JAS MA­RRO­QUÍES PIN­TA­DAS A MANO. EN PRI­MER PLANO, TO­CA­DOR ME­TÁ­LI­CO Y SI­LLA DE MA­DE­RA DE EMERY & CIE. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: LA EN­TRA­DA PRIN­CI­PAL DEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.