VAN TRES

AD (Spain) - - Escaparate - EEUU: Reino Uni­do: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Ru­sia: Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca: Chi­na: Co­rea: Orien­te Me­dio: RO­TO­COBRHI. JUIFE.

Ri­ma­de­sio ha inau­gu­ra­do un show­room en Barcelona (ca­lle Pa­rís 170). Su ter­ce­ra tien­da en Es­pa­ña cuen­ta con 300 m2 en dos plan­tas. Co­mo bue­na ita­lia­na, la ca­sa es­pe­cia­li­za­dí­si­ma en ar­ma­rios y ves­ti­do­res ex­po­ne con ele­gan­cia sus di­se­ños con per­fil de alu­mi­nio, su pun­to fuer­te. www.ri­ma­de­sio.it

LA CHI­ME­NEA. (pág. 46) Chi­me­nea de ma­de­ra (2.400€), en An­mo­der, con lám­pa­ras de los 70 (700€/pa­re­ja), en Tes­la, bo­las (8,50€/4), en Los Pe­ño­tes, y ár­bol con ro­sas, hor­ten­sias y es­ca­ra­mu­jo de Sally L. Ham­ble­ton. Bu­ta­cas ita­lia­nas de los 50 con te­la de Güell-la­ma­drid (2.200€/pa­re­ja), en Tes­la, y me­si­ta de los 60 y ca­be­za si­ci­lia­na, am­bos en El8 . Pe­rros Foo (200€/pa­re­ja), en El Tes­ta­men­to del Ba­rón. En la pa­red, ra­yón Pe­tits (44,60€/m) de Gancedo y apli­ques de los 70 de Gae­tano Scio­la­ri, en El 8. En el suelo, al­fom­bra al­pu­ja­rre­ña del si­glo XIX, en Zi­gler

EN­RI­QUE SOLÍS. (pág. 47) So­fá mo­der­nis­ta es­pa­ñol (450€) y biom­bo fran­cés (750€), en La­gur. En­ci­ma, es­pe­jo (450€) de Javier S. Me­di­na, co­ro­na de hie­dra na­tu­ral (85€) de Sally L. Ham­ble­ton con pa­ja­ri­tas de The Seëlk, pla­to (24€), en El Al­ma­cén de Lo­za, con ros­cón de Ain­hoa Se­rrano, y To­te Bag de Loe­we con bo­las de Le­roy Mer­lin. Lám­pa­ra fran­ce­sa de los 40 (520€), en Vin­ta­ge Ma­cas­sar. En la pa­red, ter­cio­pe­lo ro­jo (74,14€/m) y, en el suelo, mo­que­ta Les Best (53€/m), am­bos de Gancedo.

LA GUIR­NAL­DA. (pág. 48) En la pa­red, pa­pel Mar­tin (63,89€/m) de la co­lec­ción His­pa­nia de Lo­ren­zo Cas­ti­llo pa­ra Gas­tón y Da­nie­la, y guir­nal­da (85€/m) de Sally L. Ham­ble­ton. Apa­ra­dor ita­liano de los 50 con ja­rro­nes de Mu­rano, to­do en L.A. Stu­dio, y lám­pa­ra de ce­rá­mi­ca (1.500€/pa­re­ja), en An­mo­der. Bu­ta­ca de Finn Juhl (2.800€/pa­re­ja) con piel de bo­rre­go (200€), en Pe­pe Leal. Al­fom­bras de si­sal (des­de 199€) de Za­ra Ho­me y bojs (des­de 36,25€/ud.) y bo­la de Na­vi­dad (8,50€), en Los Pe­ño­tes.

OLI­VIA DE BOR­BÓN. (pág. 49) Si­llas nór­di­cas y de enea de los 60 (55€/ud.), en Pas­sa­ge Pri­vé, y me­sa fran­ce­sa de los 50 (1.600€), en Pe­pe Leal, con es­cul­tu­ra de 1900 (1.500€), en Tes­la, y guir­nal­da (75€) de Sally L. Ham­ble­ton, co­mo las co­ro­nas. En la pa­red, ter­cio­pe­lo Pu­gin (139€/m) de De­sig­ners Guild , en Use­ra Use­ra. Al­fom­bra (2.900€), en An­mo­der.

LOS RE­GA­LOS. (pág. 50) So­fá re­edi­ción de los 50 (2.900€), en The In­te­rior­list, con co­ji­nes de Ti­ger, Pe­pe Leal y An­mo­der y, des­de la iz­da., al­fom­bra (36€), en El Al­ma­cén de Lo­za, y bol­so gra­na­te de Adolfo Do­mín­guez, am­bos en el re­po­sa­bra­zos; mo­chi­la ne­gra de Mas­si­mo Dut­ti; de­lan­te, car­te­ra de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra; so­bre el co­jín, bol­so Puzz­le ma­rrón de Loe­we, gra­na­te de Her­mès, V Buc­ket con ca­de­na de Loe­we y pla­tea­do y ro­jo, los dos de Bim­ba y Lo­la. En la pa­red, pa­pel Zhou Jun (53,98€/ro­llo) de Lo­ren­zo Cas­ti­llo pa­ra Gas­tón y Da­nie­la, y co­ro­na de pin­sa­po, ro­ble y es­qui­mia (des­de 450€) de Sally L. Ham­ble­ton con óleo de pe­rro (350€), en El Tes­ta­men­to del Ba­rón. A la dcha., acua­re­la (1.350€) de la se­rie Sas­quatch de Raúl Díaz Re­yes, en Ponce + Ro­bles. En el suelo, so­bre el kí­lim, en Zi­gler, des­de la iz­da., mo­ca­si­nes de Adolfo Do­mín­guez, za­pa­tos de Loe­we, mo­ca­si­nes acha­ro­la­dos de Adolfo Do­mín­guez, bol­so de mano gris con ra­ya de Mas­si­mo Dut­ti, car­te­ra ro­sa de Loe­we, al­ba­ri­ños Mar de Fra­des, bol­so de Adolfo Do­mín­guez y má­qui­na de cer­ve­za The Sub de Hei­ne­ken. Bo­las (des­de 8,30€/4), en Los Pe­ño­tes.

MA­VI LI­ZÁN. (pág. 51) Abe­to (des­de 161€) con bo­las ro­jas (8,30€/4), to­do en Los Pe­ño­tes, so­bre ca­ja de ma­de­ra fran­ce­sa de ven­di­mia del si­glo XIX (250€), en Tes­la. Dcha., si­lla de bam­bú (359€), en An­mo­der, co­mo la al­fom­bra (2.400€). En la pa­red, jac­quard Ma­ca­re­na-la­gon (116€/m) de Ch­ris­tian La­croix pa­ra De­sig­ners Guild ,en Use­ra Use­ra ,y re­tra­to isa­be­lino del si­glo XIX (600 €), en El Tes­ta­men­to del Ba­rón. LA ME­SA. (pág. 52) Me­sa años 50 de Car­lo di Carli, en El8 , con pa­vo del ca­te­ri­ng No­re­ma Sa­li­nas so­bre fuen­te (30€), en El Al­ma­cén de Lo­za. Pla­to de Her­mès; ser­vi­lle­tas de lino (30€), en Vin­ta­ge Ma­cas­sar; cu­ber­te­ría de pla­ta de Kings of Shef­field ,en Ar­bai­za Vilallonga; ce­rá­mi­ca asiá­ti­ca (des­de 350€), en An­mo­der, con bo­las de cristal y ter­cio­pe­lo (des­de 24€/ ud.) y plu­mas de pa­vo (des­de 49€/ud.), en Ba­den-ba­den; co­pas (des­de 167,15€/ud.), en Sol & Lu­na; bo­te­llas de Moët & Chan­don; agua So­lán de Ca­bras y per­fu­mes CH Ca­ro­li­na He­rre­ra, Cha­nel, Ch­loé y Lan­cô­me. Si­llas de Mai­son Jan­sen de los 60 (1.700€/8), en Slou. En el ar­ma­rio (1.200€), en An­mo­der, bo­las (des­de 5€/4), en Los Pe­ño­tes, y co­ro­nas (125€) de Sally L. Ham­ble­ton. En la pa­red, pa­pel Brer Rab­bit (85,50€/ro­llo) de Wi­lliam Morris & Co ,en Gancedo; acua­re­la (1.350€) de Si­to Mú­ji­ca, en Ponce + Ro­bles, y guir­nal­da (159€), en Ba­den-ba­den. En el suelo, al­fom­bra patch­work (5.220€), en BSB; re­tra­to del XIX, en Pas­sa­ge Pri­vé, y ce­rá­mi­ca (des­de 350€), en An­mo­der, con flores (des­de 125€) de Sally L. Ham­ble­ton.

LAU­RA PONTE & MAS­HA. (pág. 53) Si­llas de ofi­ci­na (85€/ud.), en La Bro­can­te­rie, y de pa­lo­san­to (1.600€/4), en Reno, con pin­tu­ra de Pa­blo San Juan, en Ponce + Ro­bles. Al­fom­bra (2.900€), en An­mo­der, y ca­be­zas si­ci­lia­nas, en El8 , con bo­las do­ra­das (8,30€/4), en Los Pe­ño­tes ,y verdes, en Le­roy Mer­lin. En la pa­red, se­da Plu­mas (226€/m) de Matt­hew Wi­lliam­son pa­ra Os­bor­ne & Little y co­ro­na de Sally L. Ham­ble­ton.

(vie­ne de la pág. 72) Co­mo ca­be ima­gi­nar, con su pre­sen­cia en el even­to con­gre­gó a una mul­ti­tud de co­le­gas. “Es un ho­nor es­tar en­tre tan­tos nom­bres que ad­mi­ro, co­mo Ra­fael Mo­neo o mi ami­go Alberto Cam­po Baeza” quien, co­mo ca­da vez que se ven, in­sis­te en que el pró­xi­mo Pritz­ker re­cae­rá en el in­glés. “Lo du­do –se li­mi­ta a res­pon­der el alu­di­do–. Pue­do pen­sar en mu­chí­si­ma otra gen­te an­tes que en mí. Ten­go más re­co­no­ci­mien­tos de los que me­rez­co”. Y no lo di­ce por fal­sa mo­des­tia; es un hom­bre se­reno, que pa­re­ce es­tar más allá del bien y del mal y se li­mi­ta a dis­fru­tar lo que ha­ce sin es­pe­rar pal­ma­di­tas en la es­pal­da. De no ser así, la ten­dría lle­na de mar­cas. Por al­go se­rá que tie­ne en­tre ma­nos te­mas tan gor­dos co­mo la re­no­va­ción de una de las alas del Me­tro­po­li­tan Mu­seum de Nue­va York; el nue­vo No­bel­hu­set (Cen­tro No­bel) en Es­to­col­mo, don­de se en­tre­ga­rán los premios en 2018, o la res­tau­ra­ción de la Neue Na­tio­nal­ga­le­rie en Ber­lín, obra de su ad­mi­ra­do Mies van der Rohe, y mu­cho más en su agen­da siem­pre al bor­de del co­lap­so. Con su largo re­co­rri­do, nom­bra­do Ca­ba­lle­ro por la Rei­na de In­gla­te­rra, di­rec­tor creativo de Dria­de y pro­fe­sor oca­sio­nal, Sir Da­vid, con su ad­mi­ra­ble sen­ci­llez, es de los que man­tie­ne que du­dar es sano. Nos sor­pren­de cuan­do nos cuen­ta que, echan­do la vis­ta atrás, se sue­le cues­tio­nar a sí mis­mo y a sus tra­ba­jos. “Nun­ca de­jas de pre­gun­tar­te: ‘¿Có­mo pu­de ha­ber he­cho es­to?’. De eso tra­ta el di­se­ño –ex­pli­ca–. La ar­qui­tec­tu­ra no es un pro­ce­so in­me­dia­to, una obra de prin­ci­pio a fin pue­de du­rar unos tres años, así que ape­nas exis­te el fac­tor sor­pre­sa. Aún así, hay co­sas que hoy hu­bie­ra he­cho de dis­tin­to mo­do y que hu­bie­ra po­di­do me­jo­rar, y otras que desea­ría no ha­ber he­cho”. No es­pe­ci­fi­ca, pe­ro al con­tra­rio de lo que otros di­rían, re­co­no­ce que no sue­le re­cha­zar pro­pues­tas. “A ve­ces pen­sa­mos que si lo ha­ces la gen­te de­ja­rá de lla­mar­te. Ade­más, la ma­yo­ría de los pro­yec­tos gran­des son por con­cur­so, na­die vie­ne y te di­ce: ‘Quie­ro que me ha­gas un mu­seo’. En to­do ca­so, te in­vi­tan a par­ti­ci­par y tú de­cli­nas. Se­ría muy ra­ro que te pro­pu­sie­ran al­go fan­tás­ti­co y di­je­ras que no”. Ho­nes­ti­dad al po­der. Y a la ho­ra de de­cir que sí, una de sus he­rra­mien­tas es cier­ta psi­co­lo­gía pa­ra lle­gar a un ten con ten con el clien­te y ser fiel a sus prin­ci­pios. “No hay nin­gún edi­fi­cio que ha­yas he­cho por ti mis­mo, no los ha­ces pa­ra ti. No ha­ces ca­mi­sas y di­ces: ‘¿Quie­res una de es­tas o una de las otras?’, por­que no las tie­nes en un ca­jón. Tam­po­co di­ces es­to es lo que yo ha­ría, sino lo que te gus­ta­ría”. Con ca­si 40 años de pro­fe­sión, a mis­ter Chip­per­field le en­tu­sias­ma so­ñar con lo que le que­da por ha­cer. “Un ae­ro­puer­to, una es­ta­ción de tren... Al­go más co­nec­ta­do con in­fra­es­truc­tu­ras”. Nun­ca se lo han pro­pues­to. Ama su tra­ba­jo. “Me sien­to más có­mo­do sien­do Chip­per­field y ar­qui­tec­to que tra­ba­jan­do en la co­ci­na de un res­tau­ran­te. Pe­ro no siem­pre es agra­da­ble es­tar en el pun­to de mi­ra co­mo, por ejem­plo, cuan­do das en­tre­vis­tas (son­ríe). Aún así, soy co­ci­ni­llas y en ve­rano gui­so a dia­rio. Por cier­to, la pae­lla no se me da na­da mal”. Res­pec­to a Fos­ter y Ro­gers, sus men­to­res: “Aho­ra que to­dos so­mos vie­jos me tra­tan co­mo a un igual, so­mos gran­des ami­gos, me cui­dan y se in­tere­san mu­cho por lo que ha­go”. Des­de lue­go ya no les lle­va in­fu­sio­nes, las be­ben jun­tos.

‘Es­sen­tials’, has­ta el 24 de enero de 2016, ‘Mu­seo ICO’, Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.