GRAN AÑA­DA

LA FA­MI­LIA PEN­SO HA CON­VER­TI­DO SU BO­DE­GA DE PAM­PLO­NA EN UN MU­SEO EN EL QUE ELA­BO­RAN SUS VI­NOS EN­TRE UNA DE LAS MA­YO­RES CO­LEC­CIO­NES DE AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO DE NUES­TRO PAÍS.

AD (Spain) - - Buscador Ad -

por eduar­do mer­lo. fo­tos: ger­mán saiz

L a nie­bla se cie­rra so­bre el río Ar­ga ocul­tan­do un ex­ten­so va­lle a las fal­das de las sie­rras del Per­dón y Et­xau­rri. Ha­ce frío y to­do es­tá es­car­cha­do, pe­ro con los pri­me­ros ra­yos del sol, las pám­pa­nas co­mien­zan a go­tear y en la es­pe­su­ra se vis­lum­bran las si­lue­tas de pie­dra de una iglesia del si­glo XII y del pa­la­ce­te re­na­cen­tis­ta del XVI que un día pre­si­dió el se­ño­río de Ota­zu. Muy cer­ca es­tá la bo­de­ga del XIX don­de hoy se ela­bo­ran los pres­ti­gio­sos vi­nos del mis­mo nom­bre. En­tre és­ta y aque­llos, el cam­po se sal­pi­ca con mul­ti­tud de es­cul­tu­ras de Ra­fael Barrios, Jim Di­ne, Xavier Mas­ca­ró o Jau­me Plen­sa. Pam­plo­na es­tá a po­cos ki­ló­me­tros, pe­ro la sen­sa­ción de re­ti­ro es ple­na. En el si­len­cio de las his­tó­ri­cas na­ves y ro­dea­da por ba­rri­cas de ro­ble, la lis­ta de pe­sos pe­sa­dos con­ti­núa cre­cien­do has­ta ro­zar el cen­te­nar: Ola­fur Elias­son, Anish Ka­poor, Ma­no­lo Val­dés, Secundino Hernández, Jo­sé Ma­nuel Ballester, Ai Wei­wei, Car­los Bun­ga, Isaac Ju­lien... A pe­sar de que es­ta am­bi­cio­sa co­lec­ción co­men­zó a to­mar for­ma ha­ce tan so­lo cua­tro años, la pa­sión por el ar­te de los Pen­so, la fa­mi­lia ve­ne­zo­la­na de ori­gen na­va­rro que es­tá de-

trás de Bo­de­ga Ota­zu, vie­ne de le­jos. “Ya ha­bía­mos com­pra­do obras de al­gu­nos au­to­res con­sa­gra­dos cuan­do de­ci­di­mos dar­le iden­ti­dad pro­pia. Pen­sa­mos que lo me­jor era apos­tar por jó­ve­nes con pro­yec­ción que pu­die­ran mos­trar una evo­lu­ción, lo­grar una fo­to­gra­fía de lo que es­tá pa­san­do aho­ra en ten­den­cias, ma­te­ria­les y es­té­ti­cas”, ex­pli­ca Gui­ller­mo Pen­so, di­rec­tor ge­ne­ral de Ota­zu. Des­de 2011, el cu­ra­tor Juan Al­fa­ro re­co­rre pa­ra ellos las prin­ci­pa­les fe­rias a la bús­que­da de ese pul­so de ac­tua­li­dad crea­ti­va. “Él nos ase­so­ra po­nien­do el fo­co, pe­ro al fi­nal ele­gi­mos de for­ma emo­cio­nal. Una pin­tu­ra o una es­cul­tu­ra son como mas­co­tas, con­vi­ves con ellas y las ves todos los días. Es muy im­por­tan­te amar­las, que te di­gan al­go”, con­ti­núa. Aho­ra es­te par­ti­cu­lar mu­seo se pre­pa­ra pa­ra trans­for­mar­se en fun­da­ción con un am­bi­cio­so pro­gra­ma de con­fe­ren­cias y es­tan­cias de ar­tis­tas. “Es­ta ini­cia­ti­va se su­ma a nues­tro con­cur­so in­ter­na­cio­nal de in­ter­ven­ción del pai­sa­je, en el que el ga­na­dor tie­ne a su dis­po­si­ción una gran su­per­fi­cie en el co­ra­zón his­tó­ri­co de la fin­ca con un ju­ra­do de ex­per­tos como So­le­dad Lo­ren­zo”, con­clu­ye. Aquí el ar­te se ve, pe­ro tam­bién se be­be.

n Bo­de­ga Ota­zu pue­de vi­si­tar­se con ci­ta pre­via en www.ota­zu.com

Gui­ller­mo Pen­so con las bi­ci­cle­tas Forever Duo (2013) de Ai Wei­wei. Arri­ba, en la bo­de­ga, Bos­ques de Luz de Jo­sé Ma­nuel Ballester. Dcha., obra de Car­los Bun­ga.

En la es­ca­le­ra, Un­titled (2014) de Anish Ka­poor y, dcha., ins­ta­la­ción grá­fi­ca de Ste­fan Brug­ger­mann. Arri­ba, es­cul­tu­ra mo­no­cro­ma Ob­tu­sa de Ota­zu (2013) de Ra­fael Barrios. De­ba­jo, Los Guar­dia­nes de Xavier Mas­ca­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.