EL TE­SO­RO DE LA IS­LA

REN­ZO PIANO, UNO DE LOS GRAN­DES DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA, HA DE­JA­DO SU IM­PRON­TA EN MAL­TA CON LA NUE­VA SE­DE DEL PAR­LA­MEN­TO Y LA IM­PAC­TAN­TE EN­TRA­DA EN LA VA­LE­TA.

AD (Spain) - - Arquitectura Ad - Por isa­bel mar­ga­le­jo. re­tra­to: uxio da vi­la

E l pro­pio pri­mer mi­nis­tro mal­tés vo­ló a Pa­rís pa­ra con­ven­cer al maes­tro de que cons­tru­ye­ra la puer­ta de en­tra­da del si­glo XXI de La Va­le­ta. Tan­ta con­si­de­ra­ción tie­ne un mo­ti­vo. Ya en 1986, el go­bierno de la is­la en­car­gó a Ren­zo Piano que re­mo­za­se el ac­ce­so a la cen­te­na­ria ciu­dad amu­ra­lla­da. El ita­liano cum­plió con diligencia, pe­ro su idea nun­ca lle­gó a ma­te­ria­li­zar­se: Mal­ta no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na y sus ha­bi­tan­tes eran más par­ti­da­rios de re­cons­truir la an­ti­gua. Sus bo­ce­tos dur­mie­ron en un ca­jón has­ta que que en 2008 se re­to­mó la cues­tión y se vol­vió a ten­tar al pre­mio Pritz­ker 1998 con una ofer­ta más ten­ta­do­ra: de­jar su im­pron­ta no so­lo en la puer­ta, sino tam­bién en la nue­va se­de del par­la­men­to na­cio­nal. Pa­ra lle­var a ca­bo el pro­yec­to Ren­zo Piano Buil­ding Works­hop

se aso­ció con AP (Ar­chi­tec­tu­re Pro­ject), el es­tu­dio más po­ten­te del país. “Se ha pre­ten­di­do crear al­go atem­po­ral, edi­fi­cios que se asien­tan como si fue­ran blo­ques mo­no­lí­ti­cos de pie­dra y co­nec­ta­dos con la na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca Kon­rad Buha­giar, uno de sus so­cios fun­da­do­res. En la tra­yec­to­ria de Piano, hu­ma­ni­zar y de­vol­ver los es­pa­cios pa­ra uso pú­bli­co es una in­que­bran­ta­ble prio­ri­dad y es­te tra­ba­jo si­gue la mis­ma lí­nea. El ar­qui­tec­to de­ci­dió es­tre­char el puen­te vol­vien­do a las me­di­das del pri­mi­ge­nio del XVI (que ha­bía su­fri­do di­fe­ren­tes en­san­cha­mien­tos en los si­glos pos­te­rio­res), cor­tar el trá­fi­co ro­da­do y de­jar una aber­tu­ra abo­ci­na­da de ocho me­tros de an­cho flan­quea­da por dos enor­mes es­truc­tu­ras re­ma­ta­das por unas afi­la­das ho­jas de ace­ro, que re­tro­traen al pea­tón al tiem­po en que La Va­le­ta era una ur­be mi­li­tar y for­ti­fi­ca­da, tal y como fue cons­trui­da por los Ca­ba­lle­ros de la Or­den Hos­pi­ta­la­ria de San Juan, sus ha­ce­do­res. Dos gran­des es­ca­li­na­tas que suben has­ta el ba­luar­te sus­ti­tu­yen a dos an­ti­guas cal­za­das pa­ra co­ches y el fo­so ha si­do ajar­di­na­do y ga­na­do pa­ra el ciu­da­dano. Piano, a quien se le ha­bía pe­di­do eri­gir el he­mi­ci­clo so­bre los res­tos de la an­ti­gua Ope­ra Hou­se del XIX des­trui­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, les con­ven­ció pa­ra res­pe­tar­los, re­cons­truir­los en for­ma de tea­tro al ai­re li­bre y pro­yec­tar en cam­bio el edi­fi­cio ofi­cial en el so­lar de un des­cam­pa­do usa­do como par­king. (con­ti­núa en la pág. 189)

El Par­la­men­to es una mo­le cha­pa­da en pie­dra lo­cal di­vi­di­da en dos blo­ques. Se sus­pen­dió so­bre co­lum­nas de hie­rro pa­ra ga­nar es­pa­cio pea­to­nal. De­ba­jo, el in­te­rior del mó­du­lo que al­ber­ga el he­mi­ci­clo con una es­té­ti­ca con­ti­nuis­ta con la fa­cha­da.

Tras pa­sar la en­tra­da, dos es­ca­li­na­tas sus­ti­tu­yen dos an­ti­guas cal­za­das que lle­va­ban a la par­te al­ta de la ciu­dad. De­ba­jo, el puen­te y la puer­ta de­li­mi­ta­da por dos gran­des mo­les de pie­dra. Arri­ba iz­da., una de las fa­cha­das la­te­ra­les del Par­la­men­to con la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.