EL TA­PI­CE­RO PRO­DI­GIO­SO

VIA­JÓ POR TO­DO EL PLA­NE­TA EN BUS­CA DE INS­PI­RA­CIÓN. AMI­GO DE HER­MANN HES­SE O RIL­KE, EL FRAN­CÉS JEAN LU­RÇAT FUE PIN­TOR AN­TES DE TRA­DU­CIR SUS DI­BU­JOS ESO­TÉ­RI­COS A TA­PI­CES Y CE­RÁ­MI­CAS RE­VO­LU­CIO­NA­RIAS.

AD (Spain) - - Icono Ad - Por it­ziar na­rro

E stu­dió me­di­ci­na, se ca­só tres ve­ces, lu­chó en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y ayu­dó a la Re­sis­ten­cia en la Se­gun­da, ex­pu­so jun­to a Raoul Dufy y Louis Mar­cous­sis, es­cri­bió poe­mas y ve­ra­neó con Her­mann Hes­se, se in­ven­tó de­co­ra­dos y ves­tua­rios pa­ra tea­tro, di­bu­jó en ce­rá­mi­ca y tu­vo el car­net del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Es la vi­da del ta­pi­ce­ro más fa­mo­so de Fran­cia, el hom­bre que re­vo­lu­cio­nó es­ta ar­te­sa­nía y la transformó en ar­te. Jean Lu­rçat na­ció en Bru­yè­res en 1892 y du­ran­te sus 74 años de vi­da ex­plo­ró to­das las for­mas po­si­bles de la crea­ción ar­tís­ti­ca. Aunque cre­ció en una fa­mi­lia más bien hu­mil­de de la Fran­cia ru­ral, él y su her­mano André, tam­bién un im­por­tan­te ar­qui­tec­to de aque­llas dé­ca­das con­vul­sas, se re­be­la­ron an­te las pre­ten­sio­nes pa­ter­nas. Jean te­nía ape­nas 20 años cuan­do de­jó la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na pa­ra em­pe­zar el pri­me­ro de sus múl­ti­ples via­jes por el mundo: Sui­za, Ale­ma­nia y más tar­de Ita­lia le con­ven­cie­ron de que su ca­mino era otro. De vuel­ta, en­tró en el es­tu­dio del ar­tis­ta Vic­tor Prou­vé en Nancy y po­co des­pués se mu­dó a Pa­rís pa­ra ma­tri­cu­lar­se en la Aca­dé­mie Co­la­ros­si. Te­nía 28 años cuan­do apren­dió la téc­ni­ca de te­jer ta­pi­ces y 34 cuan­do sus ex­po­si­cio­nes de di­bu­jos, re­tra­tos, pai­sa­jes, ta­pi­ces, goua­ches y acua­re­las se con­vir­tie­ron en even­tos im­pres­cin­ci­bles en la Ciu­dad de la Luz. Con su pri­me­ra mu­jer Mart­ha Hen­ne­bert, mu­sa de Rainer Ma­ria Ril­ke, co­no­ció Gre­cia y Tur­quía; tam­bién el cu­bis­mo de Picasso y Max Ja­cob, y el su­rrea­lis­mo. Fue su pri­me­ra caí­da del caballo. Sus pin­tu­ras se ti­ñe­ron de gui­ños orien­ta­les, de for­mas pi­cas­sia­nas, de co­lo-

Des­de 1951 su pa­sión fue la ce­rá­mi­ca, que pro­du­cía en un ta­ller de Per­pi­ñán. Pla­to de los 50 y ja­rrón de los 60, am­bos de in­fluen­cia cu­bis­ta. Arri­ba, Jean Lu­rçat en 1934 y fuen­te de los 50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.