MO­VER LOS HI­LOS

Su téc­ni­ca: Eli­mi­nó los hi­los de se­da, so­lo acep­ta­ba la­na; nu­me­ró los car­to­nes pre­vios al ta­piz; exi­lió to­do lo que no fue­ra gros point y re­du­jo el co­lor. De los 3.000 to­nos que usa­ban los ta­pi­ce­ros de Au­bus­son, se que­dó con 44. Ce­ra­mis­ta: Des­de 1951 di­bu

AD (Spain) - - Icono Ad -

res dra­má­ti­cos. Su se­gun­da epi­fa­nía lle­gó en 1937 cuan­do vio, o más bien vi­sio­nó, el lla­ma­do Ta­piz del Apocalipsis del si­glo XIV en la ciu­dad de An­gers, al nor­te de Fran­cia. El síndrome de Stend­hal se que­da cor­to pa­ra ex­pli­car su fas­ci­na­ción por es­ta pie­za me­die­val. Se tras­la­dó a Au­bus­son con su se­gun­da mu­jer con el en­car­go gu­ber­na­men­tal de ac­tua­li­zar el tra­ba­jo de los me­jo­res ta­pi­ce­ros del mundo. Una vez allí creó, ba­sán­do­se en la pie­za de An­gers, una nue­va téc­ni­ca ins­pi­ra­da en las for­mas de la Edad Me­dia que pa­ra­dó­ji­ca­men­te transformó el fu­tu­ro de la ta­pi­ce­ría. Pa­só la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en una abadía be­ne­dic­ti­na, co­la­bo­ran­do con la re­sis­ten­cia co­mu­nis­ta fran­ce­sa y ayu­dan­do a su hi­jo adop­ti­vo a lu­char con­tra los ale­ma­nes en la clan­des­ti­ni­dad. Tras el con­flic­to, com­pró y se re­fu­gió en el Cas­ti­llo de Tours-saint Laurent, aunque si­guió via­jan­do por Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón y la In­dia, y ex­pe­ri­men­tan­do con nue­vas téc­ni­cas y so­por­tes. La ce­rá­mi­ca se con­vir­tió en su úl­ti­ma gran pa­sión. Mu­rió en 1966. En su lá­pi­da, las pri­me­ras pa­la­bras de uno de sus poe­mas: C’est l’ au­be: “Es el amanecer de una nue­va era en la que el hom­bre ya no se­rá más un lobo pa­ra el hom­bre”. Su ma­yor obra, Le chant du Mon­de, fue fi­na­li­za­da post mor­tem y des­can­sa en el hospital me­die­val de Saint-jean de An­gers. A Lu­rçat le hu­bie­ra gus­ta­do.

n

Arri­ba, ta­piz de al­go­dón de Lu­rçat pa­ra Co­rot Fran­ce y, dcha., al­fom­bra de al­go­dón de los años 40. Lu­rçat re­du­jo los co­lo­res de los ta­pi­ces a 44 y úni­ca­men­te uti­li­za­ba hi­los de la­na, nun­ca de se­da.

Fuen­te de ce­rá­mi­ca vi­dria­da azul y ne­gra y ja­rra de gres, am­bas de los 50, en Wright, y pla­to con sol de Fa­yen­za, ins­pi­ra­do en el mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.