Pie­za “Una no de­be lla­mar la aten­ción más que otra. En el ar­te, como en el ves­tir, lo más im­por­tan­te es el equi­li­brio y ar­mo­nía”. la

Cris­tia­na pin­hei­ro

AD (Spain) - - Casas Ad -

l co­lor es uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes del ar­te, de la de­co­ra­ción y de la mo­da. Un vehícu­lo de ex­pre­sión pa­ra trans­mi­tir un es­ta­do de áni­mo o la ima­gen que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos. Así al me­nos lo en­tien­de la pro­pie­ta­ria de es­ta ca­sa en Río de Ja­nei­ro, que ha re­or­ga­ni­za­do su vi­da gra­cias a la ri­que­za de una pan­to­ne­ra. “Soy abo­ga­da, pe­ro tras diez años tra­ba­jan­do en uno de los ma­yo­res des­pa­chos de Bra­sil, de­ci­dí con­ver­tir mi afi­ción en una pro­fe­sión. Es­tu­dié en el Is­ti­tu­to Marangoni de Pa­rís y, aho­ra me de­di­co a la con­sul­to­ría de ima­gen, una es­pe­cie de coaching en ma­te­ria de mo­da, don­de las to­na­li­da­des, los pa­tro­nes, las tex­tu­ras, las lí­neas y las for­mas son ca­pi­ta­les –ex­pli­ca Cris­tia­na Pin­hei­ro–. Mi la­bor se pa­re­ce mu­cho a la de un ase­sor de ar­te con su co­lec­cio­nis­ta, pe­ro de una ma­ne­ra aún más per­so­nal”. Cuan­do des­cu­brió es­te cha­let cer­ca de la ca­sa de los pa­dres de su ma­ri­do, el tam­bién abo­ga­do Pli­nio Pin­hei­ro, vio una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra po­ner en prác­ti­ca to­do ese apren­di­za­je. Es­ta jo­ya de la ar­qui­tec­tu­ra ca­rio­ca de más de 680 me­tros cua­dra­dos fue cons­trui­da en la dé­ca­da de los 70 por Jor­ge Hue, uno de los ar­tí­fi­ces del es­ti­lo Mo­derno en Bra­sil. “Qui­si­mos pre­ser­var­la a to­da cos­ta. Por ello, man­tu­vi­mos la dis­tri­bu­ción, los ce­rra­mien­tos e, in­clu­so, los sue­los ori­gi­na­les. Tan so­lo ac­tua­li­za­mos pe­que­ñas co­sas como los mue­bles y los elec­tro­do-

més­ti­cos de la co­ci­na y el co­lor de las pa­re­des. Cam­bia­mos el ama­ri­llo pri­mi­ti­vo por un lu­mi­no­so blan­co que sir­vie­ra de lien­zo a la co­lec­ción de ar­te. Fui­mos tan res­pe­tuo­sos que cuan­do qui­si­mos cons­truir la pis­ci­na del jar­dín, con­sul­ta­mos con Hue pa­ra no des­vir­tuar su plan­tea­mien­to”, con­ti­núa. El res­to se man­tu­vo igual. En la plan­ta ba­ja, ade­más de la co­ci­na y el sa­lón (di­vi­di­do en di­fe­ren­tes am­bien­tes), hay un co­me­dor y una gran te­rra­za acris­ta­la­da que en ve­rano se abre al jar­dín en el que cre­ce un imponente fi­cus cen­te­na­rio. Arri­ba es­tán los dor­mi­to­rios del ma­tri­mo­nio y sus dos hi­jos y los ba­ños. Tan­to Pli­nio como ella cre­cie­ron ro­dea­dos de pin­tu­ra y es­cul­tu­ra y, des­de ni­ña, Cris­tia­na ha re­ci­bi­do cla­ses de His­to­ria del Ar­te y ha via­ja­do por Eu­ro­pa agu­di­zan­do su ra­dar. “Em­pe­zar a com­prar fue al­go de lo más na­tu­ral. Te­ne­mos obras de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos tan im­por­tan­tes como Alfredo Vol­pi, pe­ro tam­bién de jó­ve­nes pro­me­sas. Cree­mos que una pie­za no de­be lla­mar la aten­ción más que otra, por mu­cho que és­ta pu­die­ra ser de un es­ta­tus in­fe­rior. Como a la ho­ra de ves­tir, lo más im­por­tan­te es en­con­trar el equi­li­brio y la ar­mo­nía, que se es­ta­blez­ca un diá­lo­go con la pro­pia cons­truc­ción –afir­ma ella–. En cuan­to a la de­co­ra­ción, nos gus­ta la geo­me­tría, los co­lo­res pri­ma­rios y los ico­nos del di­se­ño mo­derno, como las me­sas Tu­lip de Saa­ri­nen, las si­llas Pan­ton o las LCW de los Ea­mes; pe­ro tam­bién los mue­bles de he­ren­cia fa­mi­liar, como la al­fom­bra o la me­sa de­ci­mo­nó­ni­ca de la gran te­rra­za acris­ta­la­da de la plan­ta ba­ja, que fue­ron de nues­tros abue­los”, aña­de. Con todos ellos ha con­fec­cio­na­do un out­fit do­més­ti­co muy fres­co.

n

EN UNA GRAN TE­RRA­ZA ACRIS­TA­LA­DA, BA­JO UNA PIN­TU­RA DE AN­TO­NIO MA­NUEL, ME­SA DEL XIX CON VA­NI­TAS DE FRAN­KLIN CAS­SA­RO, BOM­BI­LLA DE IRAN DO ES­PÍ­RI­TO SAN­TO Y POS­TA­LES DE JU­LIAN OPIE. DE­BA­JO, CO­CHES DE HIE­RRO DE AN­TO­NIO DIAS. DCHA., FLE­XO TO­LOMEO, GRA­BA­DOS DE DA

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, OBRA DE MAR­COS CHA­VES, BU­TA­CA PAU­LIS­TANO DEL AR­QUI­TEC­TO BRA­SI­LE­ÑO PAU­LO MEN­DES DA RO­CHA, TÍO DEL MA­RI­DO DE CRIS­TIA­NA, Y EN­CI­MA DE LA CA­MA, CO­JÍN DE POEI­RA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA PIS­CI­NA, SI­LLA VOID DE RON ARAD Y MA­NI­QUÍ VINT

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.