“NO ADAP­TÉ nin­gu­na pa­red a UNA OBRA con­cre­ta, pe­ro sí en­ten­dí que el AR­TE era el PRO­TA­GO­NIS­TA”.

AD (Spain) - - Casas Ad -

pri­me­ra vis­ta pa­re­ce uno más de esos fla­man­tes apar­ta­men­tos de Fifth Ave­nue en Nue­va York. Pe­ro el ar­qui­tec­to ame­ri­cano Wi­lliam T. Georgis no lo tu­vo fá­cil a la ho­ra de pro­yec­tar­lo. El pre­su­pues­to no era un problema, pe­ro sí las al­tas ex­pec­ta­ti­vas es­té­ti­cas de sus due­ños, un ma­tri­mo­nio con hi­jos, y su ex­ten­sa co­lec­ción de ar­te, que su­pe­ra­ba en ta­ma­ño los 300 me­tros cua­dra­dos del pi­so. Pa­ra em­pe­zar, Georgis mo­di­fi­có la dis­tri­bu­ción y la re­sol­vió en un sa­lón, una co­ci­na, dos ha­bi­ta­cio­nes pa­ra los ni­ños, un dor­mi­to­rio prin­ci­pal y otro pa­ra in­vi­ta­dos, todos con ba­ños en sui­te. “Al es­tar al la­do de Cen­tral Park, me ins­pi­ré en las ca­sas de los ár­bo­les in­fan­ti­les e in­cor­po­ré imá­ge­nes ve­ge­ta­les y alu­sio­nes a la na­tu­ra­le­za en ca­da rin­cón”, cuen­ta, como el gi­gan­tes­co tron­co que su­je­ta la me­sa del co­me­dor o el ar­ma­rio de pino au­tóc­tono jun­to a la ca­ma, una ver­da­de­ra obra de ar­te crea­da con la ayu­da de la pin­to­ra abs­trac­ta Nancy Lo­renz, que aña­dió sus pin­ce­la­das do­ra­das. Tam­bién se es­me­ró en aso­mar la ma­yo­ría de es­pa­cios a la fa­cha­da oes­te, que cuen­ta con una po­ten­te luz ves­per­ti­na y ma­ra­vi­llo­sas vis­tas del ci­ne­ma­to­grá­fi­co par­que de Man­hat­tan. Otro de sus lo­gros fue re­crear una en­fi­la­de, una se­rie de ha­bi­ta­cio­nes su­ce­si­vas co­mu­ni­ca­das en­tre sí, una téc­ni­ca muy em­plea­da en la ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca. “El re­sul­ta­do, cuan­do se atra­vie­san las sa­las, es im­pac­tan­te”, ex­pli­ca. Los pro­pie­ta­rios pro­pu­sie­ron in­cor­po­rar de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos clá­si­cos. “Las cor­ni­sas, las mol­du­ras y los aca­ba­dos es­tán ins­pi­ra­dos en el si­glo XVIII fran­cés pe­ro re­vi­sa­dos ba­jo los pa­rá­me­tros del XXI”, de­ta­lla, y tam­bién se es­me­ró en ele­gir ma­te­ria­les so­fis­ti­ca­dos, como las lá­mi­nas bri­llan­tes de mi­ca que re­cu­bren el hall de en­tra­da, la es­pe­sa se­da sal­va­je que ta­pi­za el dor­mi­to­rio o el gi­gan­tes­co tron­co so­bre el que se apo­ya la me­sa del co­me­dor. Pe­ro no era bas­tan­te pa­ra col­mar las exi­gen­cias de­co­ra­ti­vas de sus clien­tes: a la ho­ra de plan­tear el cuar­to de ba­ño prin­ci­pal, la due­ña re­cha­za­ba to­das sus ideas por con­si­de­rar­las muy de buen gus­to. “Has­ta que vio un es­pe­jo con mar­cas de ba­la que ha­bía di­se­ña­do y di­jo: ‘¡Eso es lo que quie­ro!’ –ex­pli­ca el ar­qui­tec­to–. Así que me in­ven­té la his­to­ria de una star­let ya de­cré­pi­ta al es­ti­lo Joan Craw­ford que, cre­yen­do que los es­pe­jos le mien­ten, sa­ca una pis­to­la del bol­so y arra­sa con to­do”. El re­sul­ta­do, como de pe­lí­cu­la de ci­ne ne­gro, es tan sor­pren­den­te que mu­chos in­vi­ta­dos pre­gun­tan: “¿Qué de­mo­nios ha pa­sa­do aquí?”. Pe­ro el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la vi­vien­da es, sin du­da, el ar­te. “En nin­gún mo­men­to adap­té una pa­red a una obra con­cre­ta, pe­ro sí tu­ve pre­sen­te que de­bi­do a la can­ti­dad de pie­zas que po­seen, és­tas de­bían ro­tar ca­da cier­to tiem­po por to­da la ca­sa”, con­fir­ma Georgis. “Como ar­qui­tec­to, ade­más de in­terio­ris­ta, me in­tere­sa mu­cho la his­to­ria de los edi­fi­cios y eso me ayu­dó a desa­rro­llar es­te pro­yec­to. Creo que la cul­tu­ra es una he­rra­mien­ta bá­si­ca pa­ra tra­ba­jar en es­te sec­tor, te per­mi­te una crea­ti­vi­dad y una li­ber­tad enor­mes”. En es­te ca­so, las pin­tu­ras de Geor­ge Con­do o las es­cul­tu­ras de Da­niel Sil­ver ri­va­li­zan con sus di­se­ños, so­fás, al­fom­bras o me­sas con un pun­to ar­tís­ti­co y arries­ga­do. Georgis no pue­de re­su­mir­lo de me­jor ma­ne­ra: “¡Es una ben­di­ción te­ner clien­tes que se sa­len de la nor­ma!”.

n

EN EL BA­ÑO PRIN­CI­PAL, EL AR­QUI­TEC­TO PRO­PU­SO CREAR UN EFEC­TO SOR­PREN­DEN­TE AÑA­DIEN­DO AGU­JE­ROS DE BA­LA EN LOS PA­NE­LES DE ES­PE­JO. LÁM­PA­RA ITA­LIA­NA DE LOS 50 Y LA­VA­BO, TO­DO DE WI­LLIAM T. GEORGIS AR­CHI­TECT. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN OTRO DOR­MI­TO­RIO, DI­BU­JO DE DA­VE

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.