Ha­cer las Amé­ri­cas BA­ÑOS LIM­PIOS.

AD (Spain) - - Escaparate Ad - (vie­ne de la pág. 71)

Me­sas, si­llas, me­ce­do­ras (iz­da., Adi­ron­dack)... Los mue­bles de ex­te­rior de la ame­ri­ca­na Bree­zes­ta, fa­bri­ca­dos en Pen­sil­va­nia, lle­gan a Es­pa­ña pa­ra que­dar­se de la mano de Pa­sa Jar­din. www.pa­sa­jar­din.es

Es como que­dan cuan­do la pre­ci­sión de la sui­za Lau­fen

se mez­cla con el buen ha­cer de la ita­lia­na Kar­tell.

Kar­tell by Lau­fen ofre­ce la­va­bos, sa­ni­ta­rios, gri­fos,

ba­ñe­ras, du­chas y ac­ce­so­rios re­vo­lu­cio­na­rios y mo­der­nos.

www.kar­tellby­lau­fen.com

SE REIN­VEN­TA. CREA­DO­RES

CON­TEM­PO­RÁ­NEOS LU­SOS LES HAN MO­DE­LA­DO

SO­PE­RAS (ARRI­BA, DE ADRIA­NA BA­RRE­TO), FUEN­TES

Y FI­GU­RAS DIS­TIN­TAS.

so­bre la To­rre Woer­mann en Las Pal­mas, un pro­yec­to de Ába­los & He­rre­ros; tam­bién po­see­mos obra de Luis Gor­di­llo, al que le hi­ci­mos el es­tu­dio ha­ce años, y de ami­gos como An­to­ni Mun­ta­das, Al­ber­to Ba­ra­ya, Mó­ni­ca Fus­ter, Ale­xan­der Após­tol, Juan Ugal­de, Juan Muñoz y Car­los Bun­ga. Te­ne­mos pie­zas de Zoe Leo­nard, a quien di­se­ñé la ins­ta­la­ción de su ex­po­si­ción en el Rei­na So­fía, de Rir­krit Ti­ra­va­ni­ja, Caio Rei­se­witz, Mathias Goe­ritz, Jo­sé An­to­nio Suá­rez Lon­do­ño o una ra­ra ca­be­za de Car­los V de Otei­za, he­ren­cia fa­mi­liar”, di­ce Juan. Lo pri­me­ro que com­pró fue un Ha­mish Ful­ton. “De­bió de ser en 1988. Vi una edi­ción de es­te in­glés a la que no me pu­de re­sis­tir. Al día si­guien­te me pa­re­ció que me ha­bía de­ja­do lle­var por un im­pul­so y la qui­se de­vol­ver, pe­ro en se­gui­da re­ci­bí el cua­dro de In­gla­te­rra. Des­de en­ton­ces me ha acom­pa­ña­do en to­das mis mu­dan­zas”, con­clu­ye. El víncu­lo en­tre el ar­te y su es­tu­dio vie­ne de le­jos e in­clu­ye las nue­vas sa­las del Mu­seo Rei­na So­fía inau­gu­ra­das en 2012, el Munch de Os­lo, la am­plia­ción del MAL­BA de Bue­nos Ai­res, in­ter­ven­cio­nes pa­ra Arco­ma­drid 2008 y 2009, y múl­ti­ples ins­ta­la­cio­nes y tex­tos crí­ti­cos. “Son dos mun­dos pa­ra­le­los. Es una in­cli­na­ción na­tu­ral”, acla­ra. En­tre sus im­pres­cin­di­bles, las ga­le­rías Moisés Pé­rez de Al­bé­niz, For­ma­to Mí­ni­mo, No­gue­ras Blan­chard, El­ba Be­ní­tez y La Ca­ja Ne­gra y ar­tis­tas como To­más Sa­ra­ceno, Tre­vor Pa­glen, Pe­dro G. Romero, Da­niel Gar­cía An­dú­jar y Gui­ller­mo Mora. es­tu­diohe­rre­ros.com

DEL­FI­NA EN­TRE­CA­NA­LES. En reali­dad, es­ta dis­cre­ta me­ce­nas lle­va to­da la vi­da ejer­cien­do como tal en la som­bra. “Em­pe­cé fi­nan­cian­do mú­si­cos (en­tre ellos Pink Floyd), pe­ro gra­bar un dis­co es un pro­ce­so lar­go y cos­to­so”. La ca­sa de Del­fi­na ha es­ta­do cons­tan­te­men­te abier­ta a la crea­ción y, di­ce, siem­pre ha ha­bi­do un pla­to de co­mi­da ca­lien­te pa­ra com­par­tir. “Mi pa­dre ama­ba el ar­te y en su le­cho de muer­te se la­men­tó de no ha­ber he­cho más por él. Me emo­cio­na sa­ber que he ayu­da­do a mu­chos jó­ve­nes a con­ver­tir­se en ar­tis­tas”, ase­gu­ra. Sor­pren­de la es­ca­sa pre­sen­cia de con­tem­po­rá­neo en las pa­re­des de su pi­so, con mue­bles clá­si­cos, an­ti­güe­da­des es­pa­ño­las y es­tan­te­rías re­ple­tas de li­bros y fo­tos de fa­mi­lia. En cam­bio, hay una bue­na se­lec­ción de im­pre­sio­nis­tas es­pa­ño­les como Joa­quín So­ro­lla, que Del­fi­na he­re­dó de su pa­dre. Com­par­ten me­tros y es­té­ti­ca con pe­que­ños di­bu­jos y al­gu­na fo­to­gra­fía de crea­do­res que pa­sa­ron por la fun­da­ción, como un di­bu­ji­to de Mar­le­ne Du­mas. “No me con­si­de­ro co­lec­cio­nis­ta, aunque ten­go pie­zas de gen­te con la que he co­nec­ta­do, so­bre to­do de Orien­te Me­dio. El fo­tó­gra­fo li­ba­nés Ziad An­tar me re­tra­tó en una de sus se­ries y el sau­dí Ma­nal Al Do­wa­yan me re­ga­ló una pre­cio­sa ima­gen que ha­bla del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino”. Pe­ro su ob­je­to pre­fe­ri­do es un quilt de Fadi Ya­zi­gi, un ar­tis­ta si­rio al que co­no­ció en 2007. “Me re­cuer­da a ese país, al que via­jé mu­cho an­tes del ac­tual con­flic­to”, ase­gu­ra. Acon­se­ja, pa­ra de­tec­tar ten­den­cias, cam­biar el fo­co. “Es ho­ra de fi­jar­se en los paí­ses de la pe­ri­fe­ria, don­de el ar­te no es so­lo un ob­je­to, sino al­go vi­vo que pue­de tras­pa­sar fron­te­ras más fá­cil­men­te que la po­lí­ti­ca o la re­li­gión. He es­ta­do ha­ce po­co en Tehe­rán y me que­dé sor­pren­di­da con su ma­ra­vi­llo­sa es­ce­na crea­ti­va”, de­cla­ra. www.del­fi­na­foun­da­tion.com

n La su­ya era una in­ter­ven­ción de al­to ries­go al tra­tar­se de una cons­truc­ción com­ple­ta­men­te nue­va en un en­torno inal­te­ra­do du­ran­te si­glos y car­ga­do de his­to­ria (ca­li­fi­ca­do como Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co), y la tar­je­ta de vi­si­ta de la ciu­dad: es lo pri­me­ro que se ve al en­trar. Por ello, pre­fi­rió di­vi­dir­la en dos par­tes, co­nec­ta­das por una pa­sa­re­la ele­va­da, y así no eclip­sar el cen­te­na­rio for­tín de St Ja­mes Ca­va­lier, otra obra ar­qui­tec­tó­ni­ca de la Or­den de Mal­ta, que si­gue re­sul­tan­do vi­si­ble en­tre el pa­tio que hay en­tre ellas. En una se alo­ja la cá­ma­ra po­lí­ti­ca, en la otra ofi­ci­nas y sa­las de reunio­nes. Pa­ra in­te­grar aún más si ca­be lo nue­vo con lo vie­jo, Piano im­pu­so una con­di­ción si­ne qua non: usar la pie­dra ca­li­za lo­cal, tre­men­da­men­te com­pli­ca­da de tra­ba­jar y muy es­ca­sa, de la que es­tán he­chos todos los edi­fi­cios con so­le­ra en la ca­pi­tal, La Va­le­ta, y en las cer­ca­nas Sen­glea, Vit­to­rio­sa y Cos­pi­cua, las lla­ma­das Las Tres Ciu­da­des. Tan­to, que se vie­ron obli­ga­dos a con­tra­tar geó­lo­gos y abrir una nue­va can­te­ra en la ve­ci­na is­la de Go­zo. “Es una pie­dra muy irre­gu­lar, lle­na de fal­tas y con co­lor cam­bian­te. To­do el mundo le di­jo que era im­po­si­ble pe­ro él in­si­tió”, re­cuer­da Kon­rad. Tras ser ex­traí­da, se man­dó a Ita­lia pa­ra ser cor­ta­da por má­qui­nas de con­trol nu­mé­ri­co ex­tre­ma­da­men­te pre­ci­sas. Al­go ne­ce­sa­rio pa­ra es­cul­pir la suer­te de mou­cha­ra­bieh mi­ne­ral que es­con­de a la vis­ta las ven­ta­nas del Par­la­men­to y re­fuer­za la sen­sa­ción mo­no­lí­ti­ca sin per­der luz. Las de­te­rio­ra­das mu­ra­llas del bas­tión, ero­sio­na­das por los ele­men­tos, con las es­qui­nas des­gas­ta­das y ro­mas, fue­ron la ins­pi­ra­ción. Las tres par­tes del pro­yec­to City Ga­te: par­la­men­to, en­tra­da y tea­tro, se han eje­cu­ta­do al mis­mo tiem­po aunque por equi­pos di­fe­ren­tes. En 2010 se die­ron co­mien­zo a los tra­ba­jos, que fi­na­li­za­ron en 2015. Y aunque los bo­ce­tos po­co cam­bia­ron des­de sus ini­cios, sí se vio re­tra­sa­do, en­tre otras co­sas, por la apa­ri­ción de res­tos ar­queo­ló­gi­cos que fue­ron ca­ta­lo­ga­dos de in­te­rés. Tam­po­co fal­tó el de­bi­do com­po­nen­te eco­ló­gi­co. El Par­la­men­to fue con­ce­bi­do pa­ra pro­du­cir su pro­pia ener­gía: 40 po­zos geo­tér­mi­cos por de­ba­jo del ni­vel del mar y pa­ne­les fo­to­vol­tái­cos en las azo­teas cu­bren un 80% de sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas en in­vierno. Como to­da gran in­ter­ven­ción (en es­te ca­so, ocho mi­llo­nes de eu­ros), no ha es­ta­do exen­ta de po­lé­mi­ca. Mu­chos con­si­de­ran que po­día ha­ber­se realo­ja­do al go­bierno en uno de los mu­chos pa­laz­zos de la ciu­dad, lo que hu­bie­ra con­lle­va­do me­nos gas­to, aunque pa­re­ce que no ha­bía nin­guno lo su­fi­cien­te­men­te ca­paz. Sin em­bar­go, los ma­yo­res pa­los se los ha lle­va­do el tea­tro al ai­re li­bre, con­ce­bi­do con una es­té­ti­ca pre­ca­ria y me­ca­ni­cis­ta que no gus­ta ni con­ven­ce. Pe­ro los ex­per­tos coin­ci­den en que el au­tor del mí­ti­co Cen­tro Pom­pi­dou de­mues­tra, una vez más, su buen ha­cer res­pe­tan­do la iden­ti­dad de un cas­co an­ti­guo, como de­mos­tró con la reha­bi­li­ta­ción del puer­to de Gé­no­va, su ciu­dad na­tal, una obra gi­gan­tes­ca pa­ra ce­le­brar el quin­to cen­te­na­rio del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, o la de la Post­da­mer Platz de Ber­lín. Con es­ta in­ter­ven­ción de­ja cla­ro a sus ca­si ochen­ta años que es po­si­ble de­jar hue­lla sin pi­sar al­re­de­dor.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.