Amor, amor

AD (Spain) - - Escaparate Ad - (vie­ne de las págs. 143-147 )

La fir­ma por­tu­gue­sa Evo Fa­brics se ha ins­pi­ra­do en los tra­di­cio­na­les le­nços dos na­mo­ra­dos (o sea pa­ñue­los de enamo­ra­dos) pa­ra lan­zar una co­lec­ción co­lo­ris­ta de te­ji­dos ta­pi­ce­ros bor­da­dos, es­tam­pa­dos y jac­quards.

www.evo­fa­brics.com

CO­SA DE AR­TIS­TAS

AN­NE BART­HE. “En es­te sec­tor la vi­da pri­va­da es­tá mez­cla­da con la pro­fe­sio­nal. Or­ga­ni­zo ce­nas pa­ra co­lec­cio­nis­tas y a las inau­gu­ra­cio­nes de la Marl­bo­rough in­vi­to a mis ami­gos. Aunque es­té de va­ca­cio­nes aca­bo tra­ba­jan­do y cuan­do voy al es­tu­dio de un ar­tis­ta que me emo­cio­na pien­so, ¿de ver­dad me pa­gan por es­to?”. En­tre las pa­sio­nes de An­ne es­tá la es­cul­tu­ra. “Me gus­ta por­que son pie­zas de 360 gra­dos que pue­des ad­mi­rar des­de cual­quier án­gu­lo y que tam­bién se to­can. Si­go a un ar­tis­ta jo­ven de la ga­le­ría que tie­ne mu­cho re­co­rri­do, Ta­da­no­ri Ya­ma­gu­chi, un ja­po­nés que fa­bri­ca a mano unas bo­las de már­mol muy es­pe­cia­les. En ge­ne­ral, co­lec­ciono a gen­te de mi ge­ne­ra­ción, en­tre los 35 y los 45 años, de di­fe­ren­tes paí­ses y ten­den­cias. Po­co a po­co voy com­pran­do co­sas y dán­do­les un sen­ti­do. Mi pri­me­ra ad­qui­si­ción fue una pe­que­ña ma­ri­po­sa de Da­vid Rodríguez Ca­ba­lle­ro cuan­do to­da­vía era ac­ce­si­ble”, cuen­ta. En su ca­sa en­tra to­do ti­po de ar­te, aunque re­co­no­ce que al­gu­nas pie­zas de Darío Villalba, al que ad­mi­ra, son de­ma­sia­do du­ras y otras de Leiro, ex­ce­si­va­men­te gran­des pa­ra cual­quier es­pa­cio que no sea una na­ve in­dus­trial. An­ne cree que pa­ra ol­fa­tear las ten­den­cias fu­tu­ras lo me­jor es dar­se un pa­seo por las ga­le­rías Da­vid Zwir­ner de Nue­va York y Est­her Schip­per de Ber­lín, y fi­jar­se en la obra del ar­gen­tino To­más Sa­ra­ceno. “En Es­ta­dos Uni­dos es­tán de­jan­do la per­for­man­ce y las ins­ta­la­cio­nes pa­ra vol­ver a la pin­tu­ra. Hay to­da una es­cue­la de ar­tis­tas ca­li­for­nia­nos que es­tán crean­do al óleo, ni si­quie­ra al acrí­li­co”, ex­pli­ca. En­tre las ciu­da­des más vi­bran­tes men­cio­na Ma­drid, que pa­ra los co­lec­cio­nis­tas de fue­ra equi­va­le a El Pra­do ,a Ve­láz­quez, al Thyssen yal Rei­na So­fía. “Pe­ro pa­ra en­con­trar una es­ce­na más rompe­dora sin du­da hay que pa­sar­se por Ber­lín, es la ur­be más jo­ven y di­ná­mi­ca en es­te sen­ti­do aunque a ni­vel co­mer­cial Nue­va York si­gue sien­do el pla­ce to be. Si ha­bla­mos de fe­rias, Mia­mi es la más di­ver­ti­da. En ella se ven­de un Ola­fur Elias­son, un Cy Twombly o un Picasso en dos ho­ras. Es im­pac­tan­te. La más ele­gan­te es la de Maas­tricht, la que tie­ne más pú­bli­co con­nais­seur. Los que sa­ben de ver­dad es­tán allí. Y por úl­ti­mo Arco­ma­drid, que con la bue­na ges­tión de Car­los Urroz ha sa­bi­do en­fren­tar­se a la com­pe­ten­cia que su­po­nen Mia­mi y La­ti­noa­mé­ri­ca”, con­clu­ye. www.ga­le­ria­marl­bo­rough.com

JO STELLA-SA­WIC­KA. “Lo que me in­tere­sa de su tra­ba­jo es que tie­ne un mo­do ale­gre y po­co con­ven­cio­nal de uti­li­zar los ma­te­ria­les, como en las pie­zas que ten­go: una es­cul­tu­ra con for­ma de pi­ña he­cha con cin­tas de pa­sa­ma­ne­ría o los re­tra­tos de ce­bras rea­li­za­dos con una ru­di­men­ta­ria téc­ni­ca de im­pre­sión a par­tir de una pa­ta­ta. Me en­can­ta ver que mi hi­ja pe­que­ña co­nec­ta con ellas. Yo la con­si­de­ro una gran crí­ti­ca”, iro­ni­za. Stella-sa­wic­ka se unió al equi­po de Frie­ze en 2011, pe­ro an­tes ha­bía es­ta­do al fren­te de la ga­le­ría Step­hen Fried­man y ha­bía si­do la cu­ra­tor de la Mon­soon Art Co­llec­tion. “La pri­me­ra obra que me lle­vé a ca­sa fue una del pe­ruano Ar­man­do An­dra­de Tu­de­la en la mues­tra inau­gu­ral en Lon­dres de la ga­le­ría Carl Freed­man. Com­prar en una fe­ria te su­be la adre­na­li­na y es más emo­cio­nan­te por­que tie­nes que to­mar la de­ci­sión rá­pi­da­men­te; en un es­pa­cio, en cam­bio, co­no­ces la tra­yec­to­ria com­ple­ta del crea­dor, tie­nes tiem­po pa­ra pen­sar­lo y es me­jor si bus­cas a al­guien po­co co­no­ci­do”, acon­se­ja. En­tre los emer­gen­tes que, se­gún ella, ten­drán re­le­van­cia en un fu­tu­ro pró­xi­mo, Jo men­cio­na a va­rios jó­ve­nes la­ti­nos, como Ma­teo Ló­pez, Ni­co­lás Pa­ris, Ama­lia Pi­ca, Cint­hia Mar­ce­lle y Re­na­ta Lu­cas. “Tam­bién se es­tá re­eva­luan­do el tra­ba­jo de ar­tis­tas que pro­du­je­ron en los 70 du­ran­te las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Sus nom­bres es­tán sien­do res­ca­ta­dos del ol­vi­do por va­rios mu­seos e ins­ti­tu­cio­nes, así que Re­gi­na Va­ter, Ge­nil­son Soa­res, Mart­ha Araújo, Lea Lu­blin o Mar­ta Mi­nu­jín es­ta­rán más vi­si­bles en 2016”, enu­me­ra. Le en­can­ta la se­lec­ción que ofre­ce la po­ten­te ga­le­ría Hau­ser & Wirth y re­co­mien­da el ba­rrio de May­fair, am­bos en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, como el me­jor lu­gar del pla­ne­ta don­de com­prar y ver el me­jor con­tem­po­rá­neo. “¡El ca­len­da­rio arty es­tá tan over­boo­king! Es di­fí­cil de­fi­nir cuá­les son las ci­tas im­pres­cin­di­bles. En el Sud­es­te Asiá­ti­co, la Asian Art Bien­na­le de Daca, en Ban­gla­desh, es in­creí­ble, y me apa­sio­na Ma­ni­fes­ta, que ten­drá lu­gar es­te ve­rano en Zúrich, y la Bie­nal ber­li­ne­sa en sep­tiem­bre. Son los even­tos en los que se pue­den de­tec­tar las ten­den­cias que es­tán por lle­gar”, re­ma­ta. www.frie­ze.com

SU­SA­NA LLO­RET. “Las pri­me­ras obras que compramos Jo­sé y yo fue­ron de Es­te­ban Vi­cen­te y de Juan Us­lé. Du­ran­te mu­cho tiem­po he­mos te­ni­do pie­zas de es­te úl­ti­mo en ca­sa, dos de gran for­ma­to de la se­rie So­ñé que re­ve­la­bas, y una ter­ce­ra más pe­que­ña en otra pa­red cer­ca­na, que compramos en una ex­po­si­ción en la que tu­vi­mos la oca­sión de co­no­cer­le. La co­ne­xión en­tre ellas es evi­den­te. Vi­cen­te tam­bién tie­ne un hue­co en nues­tros mu­ros. To­das sus crea­cio­nes es­tán uni­das por ese hi­lo in­vi­si­ble que re­co­rre su tra­yec­to­ria, y aho­ra po­de­mos dis­fru­tar­las sin sa­lir por la puer­ta. Y es que nues­tro cri­te­rio do­més­ti­co es, como en la co­lec­ción, que los lien­zos cuen­ten una his­to­ria”, afir­ma Su­sa­na. La fu­tu­ra se­de de su fun­da­ción, una an­ti­gua fá­bri­ca de bom­bas hi­dráu­li­cas edi­fi­ca­da en 1930 en el va­len­ciano ba­rrio de Mar­cha­le­nes, se en­cuen­tra en es­te mo­men­to en obras y pro­me­te res­ca­tar de la rui­na un magnífico edi­fi­cio in­dus­trial art déco, Bom­bas Gens, que man­ten­drá su nom­bre en ho­me­na­je a la me­mo­ria del lu­gar. El pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción co­rre a car­go del na­va­rro Eduar­do de Miguel y la ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res ten­drá la im­pron­ta de la ale­ma­na An­na­be­lle Sell­dorf. El es­pa­cio al­ber­ga­rá un Cen­tro de Día de Aten­ción al Me­nor ,un Cen­tro de Coor­di­na­ción de la En­fer­me­dad de Wil­son yel Cen­tro de Ar­te Bom­bas Gens. Del ase­so­ra­mien­to ar­tís­ti­co, tan­to del es­pa­cio como de la co­lec­ción, se en­car­ga­rá Vi­cen­te To­do­lí, ex­di­rec­tor de la Ta­te Mo­dern y pa­trono de la Fun­da­ción ,yal fren­te del día a día de su ges­tión, Nu­ria En­gui­ta, tam­bién ex­di­rec­to­ra de la Fun­da­ción An­to­ni Ta­piès. “Estamos sin du­da en las me­jo­res ma­nos”, re­ma­ta Su­sa­na. fun­da­cio­pe­ra­mo­ra­lart.es

BLAN­CA COR­TÉS Y JUAN HE­RRE­ROS. “Las co­lec­ción que po­see­mos se han cons­ti­tui­do de for­ma au­to­bio­grá­fi­ca: de Mar­lon de Azam­bu­ja te­ne­mos la se­rie La Cons­truc­ción del Icono

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.