JÓ­VE­NES VER­DES

SE ROM­PEN LA CA­BE­ZA PA­RA IN­TE­GRAR DI­FE­REN­TES ES­PA­CIOS EN MUY PO­COS ME­TROS Y LLE­NAR­LOS DE LUZ NA­TU­RAL Y DE JAR­DI­NES VER­TI­CA­LES, PE­RO LES GUS­TA­RÍA PRO­YEC­TAR UN KE­BAB O UN TO­DO A CIEN. DE­PU­RA­DOS Y PRÁC­TI­COS, ASÍ SON EGUE Y SE­TA.

AD (Spain) - - Talentos AD - Por ro­cío ley. re­tra­to: lei­la mén­dez

U no es ga­lle­go, in­terio­ris­ta y tie­ne 34 años. El otro, ve­ne­zo­lano, di­se­ña­dor gráfico y 38. Da­niel Pé­rez y Fe­li­pe Arau­jo se co­no­cie­ron en Bar­ce­lo­na cur­san­do un pos­gra­do en Di­se­ño de Pe­rí­me­tros Pri­va­dos en Eli­sa­va. Des­pués de otro más jun­tos, es­ta vez so­bre Es­pa­cios de Tra­ba­jo, co­men­za­ron en dis­tin­tos es­tu­dios mien­tras aten­dían en­car­gos, to­do por se­pa­ra­do. Un día, Fe­li­pe no pu­do ocu­par­se de uno y lla­mó a Da­ni. Era un stand en una fe­ria pa­ra fa­bri­can­tes de ro­pa. La co­sa sa­lió bien, el clien­te les vol­vió a con­tac­tar pa­ra un show­room, lue­go una tien­da... y así sur­gió es­te tán­dem. Los dos man­tu­vie­ron sus otros tra­ba­jos has­ta que la car­ga fue su­fi­cien­te pa­ra cons­ti­tuir­se en 2007 como Egue y Se­ta. “Da­ni no sa­be de­cir la erre y yo la ce, de ahí vie­ne nues­tro nom­bre”, ex­pli­ca Fe­li­pe. Al prin­ci­pio, rehuían bas­tan­te las vi­vien­das por­que “tu pro­pio con­cep­to de di­se­ño se ve com­pi­tien­do con el es­ti­lo de vi­vir de la per­so­na”. Por eso em­pe­za­ron con pro­yec­tos más cor­po­ra­ti­vos: in­terio­ris­mo con­tract y co­mer­cial. Sin em­bar­go, lo que les im­pul­só fue Ca­sa De­cor, don­de hi­cie­ron un

ba­ño acris­ta­la­do y trans­pa­ren­te ha­ce cin­co años por el que to­da­vía les re­cla­man. Hoy en día fir­man ca­sas, res­tau­ran­tes y es­pa­cios con­tem­po­rá­neos y lim­pios por to­da Es­pa­ña, como un loft en Te­rras­sa de 2014 que sig­ni­fi­có un pun­to de in­fle­xión. En él po­de­mos ver sus cons­tan­tes, más ar­qui­tec­tó­ni­cas que es­ti­lís­ti­cas: los jar­di­nes in­te­rio­res, los co­lo­res neu­tros, los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos ho­nes­tos, lo que so­por­ta bien el pa­so del tiem­po y no las ten­den­cias. “Nues­tra con­cep­ción del lu­jo tie­ne más que ver con dis­fru­tar de vis­tas y de luz na­tu­ral y con do­tar de ex­te­rio­ri­dad a los lu­ga­res –pro­si­guen–. Tra­ba­ja­mos más con las ore­jas que con los ojos. Cuan­do em­pren­de­mos un pro­yec­to, le ha­ce­mos un cues­tio­na­rio ex­haus­ti­vo al clien­te pa­ra chu­par­le to­da la in­for­ma­ción. Es­cu­char se nos da bien”. Son ex­per­tos en in­te­grar dis­tin­tos es­pa­cios en po­cos me­tros, en la ilu­mi­na­ción y en par­ti­cio­nes que otor­gan pri­va­ci­dad. “Nos gus­ta pen­sar que no te­ne­mos es­ti­lo por­que no so­mos ar­tis­tas. La di­fe­ren­cia en­tre el ar­te y el di­se­ño es que en es­te úl­ti­mo no es nues­tra voz la que se de­be es­cu­char, sino la del clien­te. Nues­tro de­ber es po­ner a su ser­vi­cio nues­tros co­no­ci­mien­tos y he­rra­mien­tas pa­ra que él trans­mi­ta su men­sa­je”. Hu­yen de la con­cep­ción eli­tis­ta de la pro­fe­sión; por eso les gus­ta­ría pro­yec­tar un ke­bab, unos chi­nos, un to­do a cien, una re­si­den­cia pa­ra an­cia­nos o un ta­na­to­rio. Sus in­te­rio­res son mi­ni­ma­lis­tas, có­mo­dos, lu­mi­no­sos y fle­xi­bles. Quien los es­té bus­can­do rús­ti­cos, ro­co­cós o ro­mán­ti­cos, que lla­me a otros. www.eguey­se­ta.com

n

Un dor­mi­to­rio en Bar­ce­lo­na. Dcha., Fe­li­pe Arau­jo y Da­niel Pé­rez (sen­ta­do) en una de sus úl­ti­mas ca­sas, lle­na de plan­tas. Aba­jo, la co­ci­na del loft en Te­rras­sa, su pro­yec­to pre­fe­ri­do.

Un apar­ta­men­to pa­ra al­qui­lar en La Co­ru­ña que in­te­gra sa­lón, co­me­dor y co­ci­na en po­cos me­tros. La me­sa de ma­de­ra, que ha­ce las ve­ces de is­la, tie­ne vi­tro­ce­rá­mi­ca y la campana ex­trac­to­ra es tam­bién lám­pa­ra col­gan­te. Arri­ba, un dor­mi­to­rio se­pa­ra­do por uno d

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.