LA­DRI­LLOS DE SAN­TI­DAD

GENIO, OR­GA­NI­CIS­TA, VE­GE­TA­RIANO Y QUI­ZÁ DEN­TRO DE PO­CO, BEA­TO. EL AR­QUI­TEC­TO AN­TO­NI GAU­DÍ ES UNA FI­GU­RA A RE­DES­CU­BRIR. MIEN­TRAS SE TER­MI­NA LA SA­GRA­DA FA­MI­LIA, PRE­VIS­TA PA­RA 2026, REIVIN­DI­CA­MOS SU OBRA.

AD (Spain) - - Icono AD - Por eduar­do mer­lo

emos da­do el tí­tu­lo a un lo­co o a un genio, el tiem­po lo dirá”, es­pe­tó Elies Ro­gent, di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na, du­ran­te la gra­dua­ción de Gau­dí en 1878. El ca­ta­lán ter­mi­na­ba con un ex­pe­dien­te más que re­gu­lar, in­clui­do al­gún suspenso, pe­ro con una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia. Ha­bía su­fra­ga­do los es­tu­dios tra­ba­jan­do como de­li­nean­te pa­ra al­guno de los ar­qui­tec­tos y cons­truc­to­res más pres­ti­gio­sos del mo­men­to: Joan Mar­to­rell, Emi­lio Sa­la Cor­tés o Jo­sep Fon­tse­rè. Con ellos reali­zó sus pri­me­ros di­se­ños, re­je­rías o fa­ro­las muy in­flui­das por la ar­te­sa­nía. No en vano, An­to­ni Plà­cid Gui­llem Gau­dí i Cor­net (25 de ju­nio de 1852) cre­ció es­cu­chan­do los cer­te­ros gol­pes de mar­ti­llo de su pa­dre, un cal­de­re­ro de Riu­doms, muy cer­ca de Reus (las dos lo­ca­li­da­des se dispu­tan su na­ta­li­dad). Su de­but en so­li­ta­rio al fren­te de un gran pro­yec­to fue en la Coope­ra­ti­va Obre­ra Ma­ta­ro­nen­se (1882), una fá­bri­ca pa­ra la que in­clu­so creó su em­ble­ma. Así co­no­ció a la mo­dis­ta Pe­pe­ta Mo­reu de la que que­da­ría per­di­da­men­te ena­mo­ra­do. Ella le re­cha­zó y Gau­dí se re­fu­gió en el tra­ba­jo y en una pro-

El pri­mer mar­qués de Co­mi­llas en­car­gó a Gau­dí (iz­da.) el pa­be­llón de El Ca­pri­cho (en la fo­to). Aba­jo, bal­do­sas re­edi­ta­das por Es­co­fet, di­se­ña­das pa­ra Ca­sa Batlló, al igual que el ban­co de ro­ble de B.D Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.