Mi

AD (Spain) - - Interiorista Del Año -

es­ti­lo es cá­li­do, con­tem­po­rá­neo, aco­ge­dor. In­ten­to ha­cer es­pa­cios pa­ra vi­vir, de ca­li­dad y lle­nos de de­ta­lles, don­de la gen­te se sien­ta bien. No me en­ca­si­llo en for­mas ni co­lo­res sino que pro­cu­ro evo­lu­cio­nar. Pien­so, me­di­to y bus­co ese al­go es­pe­cial”, co­mien­za Jai­me Be­ries­tain, chi­leno de na­ci­mien­to pe­ro bar­ce­lo­nés de adop­ción, cuan­do le pe­di­mos que de­fi­na su tra­ba­jo. Lle­gó a la Ciu­dad Con­dal con vein­ti­tan­tos pa­ra ha­cer un Más­ter en Di­se­ño de Es­pa­cios In­te­rio­res en la Bau y se que­dó. En San­tia­go de Chi­le ha­bía es­tu­dia­do Di­se­ño Gráfico, tras pro­bar tres años con Ar­qui­tec­tu­ra, tra­ba­ja­do du­ran­te sie­te en un pres­ti­gio­so es­tu­dio de de­co­ra­ción e in­clu­so ha­bía mon­ta­do el su­yo pro­pio con en­car­gos im­por­tan­tes como un ho­tel­ma­rriott de 40 plan­tas. A pe­sar de es­te ba­ga­je, de­ci­dió dar un gi­ro ra­di­cal. “Ne­ce­si­ta­ba en­ten­der, vol­ver a las raí­ces, cues­tio­nar­me mi fu­tu­ro. Cuan­do em­pie­zas tu ca­rre­ra la­bo­ral te me­tes en una bo­la y pier­des esa esen­cia. Pue­des lle­gar a ol­vi­dar qué quie­res ha­cer, ha­cia dón­de ir y quién eres como pro­fe­sio­nal. Yo lo des­cu­brí gra­cias a es­te pa­rón”, con­ti­núa. Eli­gió Eu­ro­pa por­que echa­ba de me­nos la cer­ca­nía con los mu­seos, el ca­fé de la es­qui­na, la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral y so­cial, en de­fi­ni­ti­va. Ade­más, sus abue­los son vas­cos y siem­pre ha­bía ve­ra­nea­do en nues­tro con­ti­nen­te. “Es­toy muy des­co­nec­ta­do de mi país. Hay ar­qui­tec­tos real­men­te no­ta­bles, pe­ro en cues­tión de di­se­ño el clien­te es más bá­si­co. Me sien­to más có­mo­do aquí y me he li­be­ra­do es­té­ti­ca­men­te”. Du­ran­te el más­ter, un pro­fe­sor le ani­mó a par­ti­ci­par en un con­cur­so pa­ra un ho­tel Hil­ton. Lo ga­nó. “Es­te pro­yec­to me cambió la vi­da: de es­tu­dian­te pa­sé a com­prar­me un fax y ser je­fe de nue­vo”, re­cuer­da. Hoy Jai­me cuen­ta en su lis­ta con al­ber­gues de to­das las gran­des ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les, otros bou­ti­que y ca­sas de per­so­na­jes de la ta­lla de Ron­wood ( gui­ta­rris­ta y ba­jis­ta de The Ro­lling Sto­nes). Pe­ro es que tam­bién pro­du­ce, re­gen­ta un con­cept sto­re re­fi­na­do (una fór­mu­la ca­si iné­di­ta en Es­pa­ña) y has­ta di­se­ña, ba­jo su nom­bre y pa­ra otras mar­cas. Una lám­pa­ra pa­ra Mar­set, una al­fom­bra pa­ra BSB, unas za­pa­ti­llas pa­ra Hargreaves o to­da una co­lec­ción de ele­men­tos que ha ido crean­do pa­ra po­ner en sus obras: va­ji­lla, bu­ta­cas o me­sas. Lo úl­ti­mo es una co­la­bo­ra­ción con el

Gru­po La­ma­drid. En ella, Be­ries­tain se ha in­ven­ta­do un es­tam­pa­do lla­ma­do Co­lom­bo en torno al cual ha ela­bo­ra­do ocho ca­tá­lo­gos en otras tan­tas ga­mas de co­lo­res su­gi­rien­do te­ji­dos coor­di­na­dos. Es su pa­le­ta ideal pa­ra cual­quier de­co­ra­ción, la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra no equi­vo­car­se al com­bi­nar un de­li­ca­do lino la­va­do a la pie­dra con un sun­tuo­so ter­cio­pe­lo. Pe­ro si­ga­mos con la his­to­ria. En 2011 abrió una pe­que­ña tien­da-es­tu­dio con ob­je­tos y pie­zas vin­ta­ge: como te­nía que via­jar pa­ra com­prar mu­chos mue­bles que lue­go co­lo­ca­ba en sus pro­yec­tos, se con­vir­tió en an­ti­cua­rio im­pro­vi­sa­do y au­nó am­bas pa­sio­nes. Po­co a po­co es­te lo­cal­ci­to pa­só a ser una na­ve de ca­si 1.000 me­tros y ha­ce dos años inau­gu­ró su fla­man­te Jai­me Be­ries­tain Con­cept Sto­re, 500 m2 en pleno Ei­xam­ple bar­ce­lo­nés. “Aquí he con­cen­tra­do to­do lo que me gus­ta, mi mundo. Na­ció de la ne­ce­si­dad de que­rer co­sas y echar­las de me­nos en la ciu­dad. Ten­go­mi lí­nea per­so­nal de pro­duc­tos gour­met y de ve­las, lo que di­se­ño o res­tau­ro, li­bros, una flo­ris­te­ría y un ca­fé-res­tau­ran­te, fru­to de mi pa­sión por la gas­tro­no­mía. (con­ti­núa en pá­gi­nas fi­na­les)

Arri­ba, la co­ci­na de la ca­sa en Bar­ce­lo­na de Jai­me Be­ries­tain con mue­bles de Bult­haup. Ta­bu­re­tes vin­ta­ge y, so­bre la en­ci­me­ra, lám­pa­ra Pi­pis­tre­llo de Gae Au­len­ti. Aba­jo, di­se­ño pa­ra la te­rra­za de un ho­tel en Ibi­za, un pro­yec­to que pron­to verá la luz. En l

¿Qué tres pa­la­bras des­cri­ben­me­jor su tra­ba­jo? Ob­ser­va­ción, pre­ci­sión e in­te­gri­dad. ¿Qué le ins­pi­ra? La ins­pi­ra­ción vie­ne de la concentración, del tra­ba­jo y de pro­fun­di­zar ideas o vi­ven­cias. Pe­ro tam­bién hay que cul­ti­var­se, desa­rro­llar la cu­rio­si­dad y ¡ten

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.