Es­pa­cios “Los ar­qui­tec­tos estamos obli­ga­dos a cons­truir in­di­vi­dua­les que ce­le­bren el pro­gre­so hu­mano, las li­ber­ta­des co­lec­ti­vos”. j. m. sán­chez y el res­pe­to a los va­lo­res

AD (Spain) - - Arquitecto Del Año -

uni­fi­car las edi­fi­ca­cio­nes cir­cun­dan­tes, crean­do un fon­do neu­tro que po­ne en va­lor unos res­tos ro­ma­nos de gran sin­gu­la­ri­dad. “Se tra­ta de lo­grar una iden­ti­dad so­cial y pai­sa­jís­ti­ca, en­ten­dien­do las pe­cu­lia­ri­da­des del lu­gar, ya sea un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co o un pa­ra­je na­tu­ral”, re­cal­ca. Es­te plan­tea­mien­to le ha per­mi­ti­do res­pon­der a si­tua­cio­nes muy di­ver­sas, véan­se el Cen­tro de In­no­va­ción De­por­ti­va de Gui­jo de Gra­na­di­lla, co­no­ci­do como El Ani­llo (2009-2010), o el Cen­tro de Re­mo y Pi­ra­güis­mo de Alan­ge (2008-2010), tam­bién en Ex­tre­ma­du­ra. Y es que to­das sus edi­fi­ca­cio­nes se ca­rac­te­ri­zan por un equi­li­brio en­tre cons­truc­ción y en­torno, his­to­ria y mo­der­ni­dad, que ha­ce di­fí­cil vol­ver a ima­gi­nar la localización ori­gi­nal sin esa nue­va es­truc­tu­ra. “En Gui­jo de Gra­na­di­lla, por ejem­plo, con­se­gui­mos la ple­na co­mu­nión en­tre la eje­cu­ción hu­ma­na y el bos­que, mo­di­fi­can­do el te­rri­to­rio sin per­der su esen­cia”, co­men­ta. La mí­me­sis ha si­do tal que la pro­pia ins­ti­tu­ción ha adop­ta­do el nom­bre de su pro­pues­ta y la gen­te de la zo­na ha co­men­za­do a re­fe­rir­se a la pe­nín­su­la don­de se en­cuen­tra como El Ani­llo. “Es cier­to que es­tos pro­yec­tos nos otor­gan pres­ti­gio, pe­ro no son ne­ce­sa­ria­men­te más im­por­tan­tes que otros más pe­que­ños. Es­tos úl­ti­mos mu­chas ve­ces sir­ven como un la­bo­ra­to­rio de ex­pe­ri­men­ta­ción ex­tra­or­di­na­rio”, ma­ti­za Jo­séma­ría. Tam­bién pue­den su­po­ner to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, como su ópe­ra pri­ma, el Es­pa­cio de Crea­ción Jo­ven ( 2005- 2006), en Vi­lla­nue­va de la Se­re­na, que ocu­pa el in­te­rior de un an­ti­guo de­pó­si­to de agua. “Allí se mues­tra per­fec­ta­men­te nues­tro in­te­rés por las pre­exis­ten­cias, por có­mo un edi­fi­cio al cam­biar su uso pue­de ad­qui­rir un ca­rác­ter to­tal­men­te ines­pe­ra­do. La la­bor del ar­qui­tec­to se cen­tra en sa­ber dón­de y có­mo ac­tuar”. Un pa­pel,

TEX­TO el del ar­qui­tec­to, que Sán­chez reivin­di­ca: “So­mos el país don­de se edi­tan las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das más im­por­tan­tes del mundo, el que más ti­tu­la­dos ex­por­ta a Har­vard, Prin­ce­ton o Co­lum­bia y, sin em­bar­go, es­ta es­pec­ta­cu­lar can­te­ra de ta­len­to es des­apro­ve­cha­da por el gran pú­bli­co. Ca­li­dad no es si­nó­ni­mo de ca­ro, es im­por­tan­te que la gen­te lo se­pa y lo apro­ve­che, es­pe­cial­men­te en un mo­men­to de cri­sis eco­nó­mi­ca”, sen­ten­cia. Pre­ci­sa­men­te ha si­do es­ta cri­sis la que le ha em­pu­ja­do a afron­tar nue­vos re­tos, a sa­lir de su te­rru­ño en bus­ca de una ma­yor in­ter­na­cio­na­li­za­ción. “Todos nos he­mos te­ni­do que rein­ven­tar, la es­ca­sez de re­cur­sos nos ha obli­ga­do a ha­cer más con me­nos, a ser in­ge­nio­sos y a pro­du­cir una ar­qui­tec­tu­ra me­jor, más equi­li­bra­da e in­te­li­gen­te, sin ex­ce­sos. Ade­más he­mos pro­fe­sio­na­li­za­do la es­truc­tu­ra del es­tu­dio man­te­nien­do el es­pí­ri­tu crea­ti­vo y ar­te­sa­nal que nos ca­rac­te­ri­za”. (con­ti­núa en pá­gi­nas fi­na­les)

Arri­ba y, en la otra pá­gi­na, di­fe­ren­tes vis­tas del Cen­tro de Re­mo y Pi­ra­güis­mo de Alan­ge, en Ba­da­joz, una na­ve so­te­rra­da de cris­tal, hor­mi­gón y ace­ro a ori­llas del em­bal­se ho­mó­ni­mo. Iz­da. y aba­jo, una vis­ta áe­rea y una sec­ción in­te­rior de El Ani­llo, el Ce

CAP­TU­RA ES­TA PÁ­GI­NA con la apli­ca­ción La­yar pa­ra ver un ví­deo ex­clu­si­vo de la en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.