Pa­red... ha­cen que sea una ca­sa de ver­dad”.

AD (Spain) - - Premio Especial De La Redacción -

on­de otros no ven más que ba­su­ra, Gui­lle Gar­cía-hoz en­cuen­tra opor­tu­ni­da­des. Y su nue­va ca­sa es una mues­tra de ello. “Era si­nies­tra, os­cu­ra y olía a pis de ga­to. Ha­bía si­do un pi­so com­par­ti­do de es­tu­dian­tes con apuntes pe­ga­dos en las pa­re­des y muy di­vi­di­da con ta­bi­ques fal­sos”, re­cuer­da el in­terio­ris­ta. Aun así, el y su pa­re­ja, el ar­qui­tec­to Ser­gio­mar­tí­nez, atis­ba­ron que de­bi­da­men­te tra­ta­do, es­te áti­co en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Argüelles po­día con­ver­tir­se en un ca­so­plón de 130 m2. Fue un pro­yec­to a dos ma­nos en el que uno po­nía la par­te crea­ti­va y otro la téc­ni­ca. “Sé lo que quie­ro y soy bas­tan­te in­fle­xi­ble. Yo pro­po­nía y lo dis­cu­tía­mos. Lue­go Ser­gio me con­ven­cía de que era im­po­si­ble... o no”, di­ce rién­do­se. No ce­dió por ejem­plo en su de­seo de ubi­car la co­ci­na jun­to a la sa­li­da a la te­rra­za a pe­sar de no exis­tir ba­jan­tes apro­pia­das, lo que obli­gó a ins­ta­lar un sis­te­ma de bom­beo pa­ra el des­ague del fre­ga­de­ro. “Me pa­re­ce más có­mo­do que es­té en la par­te so­cial y no an­dar con los pla­tos. Ade­más, cuan­do vi­mos la luz de­ci­di­mos que era aquí don­de te­nía­mos que desa­yu­nar”, ex­pli­ca Gui­lle. O tam­bién se em­pe­ñó en de­jar la pa­red con el ye­so en bru­to, como inaca­ba­da. “Es el ori­gi­nal de los años 30, cuan­do fue cons­trui­do el edi­fi­cio, y al em­pe­zar a pi­car vi­mos que nos gus­ta­ba tal cual. Era una for­ma de dar ca­li­dez sin me­ter co­lor y huir al mis­mo tiem­po del blan­co tí­pi­co”. Pe­ro lo pri­me­ro, an­tes de de­ci­dir esos de­ta­lles, fue re­dis­tri­buir los es­pa­cios, al­go pa­ra lo que sí ha­bía quo­rum. “Lo que es aho­ra la zo­na co­mún eran cua­tro cuar­tos di­fe­ren­tes. No­so­tros que­ría­mos que to­do gi­ra­ra en torno a la te­rra­za, ha­cer una ca­sa-pa­tio”, cuen­ta Ser­gio. Les per­mi­tie­ron ti­rar el mu­ro maes­tro que se­pa­ra­ba las ha­bi­ta­cio­nes más ge­ne­ro­sas. “Era muy bo­ni­to, de la­dri­llo vie­jo, pe­ro no es­ta­ba tra­ba­jan­do. Vi­bra­ba al dar­le un gol­pe y la vi­ga que so­por­ta­ba es­ta­ba fle­ta­da, así que la cam­bia­mos y re­for­za­mos”, con­ti­núa. De­ja­ron un sa­lón-co­me­dor y una co­ci­na pe­ro en L, pa­ra que la úl­ti­ma no fue­ra ple­na­men­te vi­si­ble des­de el pri­me­ro. “Man­tu­vie­ron el lar­go pa­si­llo que lle­va a los dos dor­mi­to­rios, el su­yo con ba­ño en sui­te, y con­ser­va­ron cuan­to pu­die­ron: los sue­los de ma­de­ra, las ven­ta­nas en buen es­ta­do y las puer­tas pe­ro de­ca­pa­das. Pa­ra to­do con­ta­ron con la ayu­da y la com­pren­sión de Ta­tia­na Gar­cía Bue­so, de Es­pa­cios de Ar­qui­tec­tu­ra, que les ayu­dó con la obra. Gui­lle, ama­ble pe­ro tem­pe­ra­men­tal, reidor pe­ro vehe­men­te, tie­ne muy cla­ras sus

EN EL CEN­TRO DEL SA­LÓN, BAÚL HE­RE­DA­DO DE LA ABUE­LA DE GUI­LLE. DE­TRÁS, SOFÁ GHOST DE PAO­LA NA­VO­NE PA­RA GER­VA­SO­NI Y APLI­QUES VIN­TA­GE DE VI­BIA. FA­NAL CON PÁ­JA­RO DE PORCELANA, JA­RRÓN CON ORE­JAS Y, SO­BRE UNA CA­JA FUER­TE DEL MER­CA­DI­LLO DE JE­SÚS PO­BRE, ELEFANTAP

LOS MUE­BLES DE LA CO­CI­NA PRO­CE­DEN DE UNA AN­TI­GUA FAR­MA­CIA Y SE LOS RE­GA­LÓ UNA AMI­GA. ME­SA DE HE­REN­CIA FA­MI­LIAR Y SI­LLA DE PRIN­CI­PIOS DE SI­GLO COM­PRA­DA EN FRAN­CIA. BAL­DO­SAS DE AZU­LE­JOS PE­ÑA Y GRI­FO DE IKEA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: UNA HA­MA­CA CO­LOM­BIA­NA SE­PA­RA E

BLOO­MING­VI­LLE, ME­SI­TA DE IKEA Y CA­BE­ZAS DE ES­PAR­TO DE JA­VIER SÁN­CHEZ-ME­DI­NA. DCHA., EN LA CO­CI­NA, PAR­TE SU­PE­RIOR DE UNA ALACENA FRAN­CE­SA CON CE­RÁ­MI­CA PO­PU­LAR HE­RE­DA­DA. DE­BA­JO, DE­TA­LLE DEL BA­ÑO.

EN LA HA­BI­TA­CIÓN DE IN­VI­TA­DOS, FO­TO­GRA­FÍA DE PE­TER FUNCH, EN LU­MAS, CA­BE­CE­RO DE PUER­TAS RE­CO­GI­DAS DE LA CA­LLE, TA­BU­RE­TE, EN AN­MO­DER Y LAM­PA­RI­TA, EN MER­CI. EN­CI­MA, EN LA TE­RRA­ZA, CA­MA FRAN­CE­SA, BU­TA­CA DE

EN EL CO­ME­DOR, ME­SA DE MÁR­MOL Y ACE­RO RE­GA­LO DE UN AMI­GO, SI­LLAS FRAN­CE­SAS DE LOS 60 Y AL­FOM­BRA TI­PO JA­RA­PA, EN AUNTY B. LA VI­TRI­NA ES­TA­BA EN LA CA­SA. GUI­LLE LE QUI­TÓ LAS PUER­TAS Y LA HA LLE­NA­DO CON PIE­ZAS DE CE­RÁ­MI­CA DE SUS DI­SE­ÑA­DO­RES FE­TI­CHE COMO AI­TOR

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, UN TA­BI­QUE CON AL­MA­CE­NA­JE DI­SE­ÑO DE SER­GIO MAR­TÍ­NEZ OCUL­TA EL VES­TI­DOR. RO­PA DE CA­MA DE ZA­RA HO­ME, GOLONDRINAS DE CE­RÁ­MI­CA ES­PA­ÑO­LA, EN HO­LA GUI­LLE, CER­DI­TO DE AREAWARE Y BO­TI­QUÍN AN­TI­GUO COM­PRA­DO EN UN MER­CA­DI­LLO. EN LA OTRA P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.