“NUN­CA NOS SEN­TI­MOS GRU­PO. SO­MOS AMI­GOS, FA­MI­LIA, PA­RE­JA. NOS CO­NO­CI­MOS

EN LOS AÑOS 50 EN LA REAL ACA­DE­MIA DE BE­LLAS AR­TES DE SAN

AD (Spain) - - Premio Especial De La Redacción -

Nos unió el des­ti­no­más que la vo­lun­tad de for­mar co­lec­ti­vo. Nos ele­gi­mos por al­go en aquel­mo­men­to y por al­go he­mos se­gui­do jun­tos. Los ma­tri­mo­nios se se­pa­ran y no­so­tros no. Pa­ra mí han si­do muy im­por­tan­tes, más de la mi­tad de lo que soy es por ellos, aunque a ve­ces te de­jas de ver, des­can­sas un po­co”. Ha­bla An­to­nio Ló­pez, uno de los pin­to­res es­pa­ño­les más so­li­ci­ta­dos, co­no­ci­dos y ad­mi­ra­dos del mundo, que es An­to­ñi­to pa­ra Isa­bel (Quin­ta­ni­lla), Ama­lia (Avia), Ju­lio y Francisco (Ló­pez), Ma­ría (Mo­reno) y Es­pe­ran­za (Pa­ra­da), los sie­te mag­ní­fi­cos que for­man par­te de la ex­po­si­ción Rea­lis­tas dema­drid con la que elmu­seo Thyssen-bor­ne­mis­za des­pi­de el in­vierno. “Nos unían una se­rie de sen­ti­mien­tos, de afa­nes y de de­seos de re­pre­sen­tar al hom­bre que te­nía­mos de­lan­te, a las per­so­nas y a la vi­da que nos ro­dea­ba. Nos pa­re­cía que ese era el­mo­ti­vo­más gran­de que po­día te­ner el ar­te. No bus­cá­ba­mos ha­cer al­go tras­no­cha­do, aca­dé­mi­co, que re­pi­tie­ra fór­mu­las. Per­se­guía­mos un rea­lis­mo que des­cu­brie­ra pro­ble­mas. Tal vez usá­ba­mos y usa­mos un lenguaje tra­di­cio­nal pe­ro el pen­sa­mien­to no lo es, es­tá en la ac­tua­li­dad. No es des­pe­ga­do, que­ría co­ger el pál­pi­to hu­mano de una pos­gue­rra que te­nía de­re­cho a ser re­fle­ja­da”, cuen­ta Ju­lio. Oc­to­ge­na­rios ca­si todos, al­gu­nos ya au­sen­tes (Es­pe­ran­za y Ama­lia), si­guen tra­ba­jan­do todos los días en sus es­tu­dios re­par­ti­dos por la ca­pi­tal sin cam­biar de rum­bo. De­fen­die­ron la fi­gu­ra­ción du­ran­te los años 50, 60 y 70, cuan­do pa­re­cía que so­lo el in­for­ma­lis­mo y lo abs­trac­to eran con­tem­po­rá­neos. Se co­no­cen tan bien que se qui­tan la pa­la­bra el uno al otro y es­ta­ble­cen un diá­lo­go don­de la pe­rio­dis­ta pre­fie­re es­cu­char. “A la Bie­nal deve­ne­cia y a la de

ARRI­BA, AN­TO­NIO LÓ­PEZ EN SU ES­TU­DIO Y, A LA DE­RE­CHA, UN RIN­CÓN DE TRA­BA­JO CON FO­TOS DE MA­DRID Y MOL­DES DE ES­CUL­TU­RAS. CON EL RES­TO DE AR­TIS­TAS DE LA EX­PO­SI­CIÓN TIE­NE UNA RE­LA­CIÓN DE AMISTAD Y CO­LA­BO­RA­CIÓN. “YO NE­CE­SI­TO MU­CHO, PRE­GUN­TO MU­CHO Y ME DE­JO AYUD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.