Isa­bel y Pa­co LOS RE­TRA­TIS­TAS

AD (Spain) - - Premio Especial De La Redacción -

Isa­bel Quin­ta­ni­lla (1938) y Francisco Ló­pez (1932), am­bos ma­dri­le­ños, com­par­ten es­tu­dio y ma­tri­mo­nio des­de los años 50. Ella pin­ta con pre­ci­sión ana­lí­ti­ca flo­res, jar­di­nes y ha­bi­ta­cio­nes que de­fien­den la fuer­za de la co­ti­dia­nei­dad. Pa­co prac­ti­ca una es­cul­tu­ra poé­ti­ca, sua­ve, lí­ri­ca, de ros­tros in­fan­ti­les. Sus ba­jo­rre­lie­ves de bron­ce res­ca­tan ar­qui­tec­tu­ras cá­li­das y ca­lles anó­ni­mas. “Siem­pre he­mos re­tra­ta­do lo que te­nía­mos cer­ca. Es­tu­vi­mos cua­tro años be­ca­dos en Ro­ma y nos fas­ci­na­ba la pin­tu­ra pom­pe­ya­na y la ro­ma­na, y lo que nos ape­te­cía era ha­cer­lo igual o me­jor. So­mos tan ar­te­sa­nos como los ce­ra­mis­tas que es­cul­pían una va­si­ja en Gre­cia ha­ce 3.000 años. Lo crea­mos to­do con nues­tras ma­nos, a ba­se de mu­chas ho­ras de tra­ba­jo, es­fuer­zo y concentración”, cuen­tan.

Ale­jan­dría no nos lle­va­ban a no­so­tros. Ne­ce­si­ta­ban dar una ima­gen de mo­der­ni­dad en la que pa­re­cía que no en­ca­já­ba­mos”, cuen­ta Isa­bel. “Una par­te de la so­cie­dad nos ha apo­ya­do mu­chí­si­mo des­de siem­pre—dis­cre­pa An­to­nio—. No so­lo aquí. Ex­pu­se en Nue­va York en el 65 y era una sor­pre­sa pa­ra la gen­te en­con­trar­se con es­te ti­po de obra. A mí tam­bién­me ad­mi­ra el tra­ba­jo de otros co­le­gas. Me pa­re­ce que el tra­mo de fi­gu­ra­ción del si­glo XX es de una enor­me se­duc­ción. Es­toy pen­san­do en Ed­ward Hop­per por ejem­plo y en tan­tos otros. No es­tá­ba­mos so­los. En ca­da na­ción ha ha­bi­do ar­tis­tas rea­lis­tas de un ni­vel al­tí­si­mo”. Tam­po­co creen que lo su­yo fue­ra co­sa de ban­dos ni que hu­bie­ra con­flic­tos en­tre in­for­ma­lis­tas y rea­lis­tas, ni una po­si­ción com­ba­ti­va por su par­te. “Cuan­do sur­gió la abs­trac­ción no­so­tros éra­mos di­fe­ren­tes y nos co­lo­ca­ron en otro lu­gar”, pien­sa Pa­co. “Pe­ro nos he­mos en­ten­di­do muy bien con el res­to, he­mos si­do gran­des ami­gos de Lu­cio Muñoz y An­to­nio Saura nos com­pra­ba es­cul­tu­ras. No ha exis­ti­do una lu­cha en­co­na­da por ba­ta­llar con­tra al­go. Pre­sien­to que en el otro la­do qui­zás un po­co más por pu­ra ne­ce­si­dad. Ellos rom­pían con la tra­di­ción. No­so­tros éra­mos­más abu­rri­dos, no tan arries­ga­dos ni va­lien­tes, apor­tá­ba­mos­me­nos. Cuan­do pa­sa el tiem­po te das cuen­ta de que des­truir no sig­ni­fi­ca na­da, hay que aña­dir”, ase­gu­ra Ju­lio. “Todos es­tá­ba­mos tra­tan­do de ha­cer al­go dis­tin­to y di­fí­cil y de ries­go. Todos éra­mos ami­gos. Los co­lec­cio­nis­tas com­pra­ban co­sas­mías igual que de Ju­lio o de­ma­nuel­mi­lla­res. For­má­ba­mos una uni­dad ge­ne­ra­cio­nal y a ve­ces pa­re­ce que se nos ha ol­vi­da­do por­que­más tar­de nos se­pa­ra­ron en dos te­rri­to­rios”, re­ma­ta An­to­nio. Lo que sí les di­fe­ren­cia de los abs­trac­cio­nis­tas es el tiem­po, no como con­cep­to sino li­te­ral­men­te, la­mi­nu­cio­si­dad y el de­ta­lle. “Es muy tra­ba­jo­so—con­fir­ma Isa­bel—. Si co­bra­se por ho­ras, como ha­ce mi asis­ten­ta, no me po­drían pa­gar. Ade­más si quie­res pin­tar­mí­ni­ma­men­te bien a nues­tra­ma­ne­ra, es im­por­tan­te que sea del na­tu­ral, no con una fo­to de­lan­te. Có­mo vas a des­per­di­ciar el sol, que cam­bia, que se­mue­ve, có­mo vas a de­jar que se te es­ca­pe una flor que ya ca­si se es­tá abrien­do. Es una aven­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa. En la pin­tu­ra la luz lo es to­do”. “La es-

cul­tu­ra, en cam­bio, es for­ma y sa­cri­fi­cio. De­bes­mon­tar un armazón de hie­rro an­tes de em­pe­zar. No­so­tros vi­vi­mos en el es­tu­dio, como aquí con Isa­bel una en­sa­la­da y cual­quier co­sa”, aña­de Pa­co. “Nues­tro abue­lo creó un ta­ller de or­fe­bre­ría re­li­gio­sa enma­drid don­de se ha­cían cus­to­dias, cá­li­ces, fa­cis­to­les...—con­ti­núa Ju­lio—. Eso nos dio a mi her­mano Pa­co y amí la po­si­bi­li­dad de­ma­ne­jar ma­te­ria­les des­de ni­ños. El pen­sa­mien­to es lo im­por­tan­te, pe­ro cuan­do es­tá guia­do por unas ma­nos entrenadas, es más efi­caz. Me da pe­na que mu­chos crea­do­res de aho­ra ya no pro­duz­can fí­si­ca­men­te sus obras. Pue­de ser que en al­gún ca­so es­té jus­ti­fi­ca­do pe­ro en otros mu­chos no. Se ha per­di­do ese en­can­to, esa ma­ra­vi­lla de que un hom­bre ha­ga al­go que otro no pue­de ha­cer. La­ma­nua­li­dad, la ca­pa­ci­dad de di­bu­jar ma­gis­tral­men­te, ¿dón­de es­tá? Ya no se le da nin­gún va­lor”. An­to­nio no es­tá de acuer­do. “Tan­tas es­cul­tu­ras y des­nu­dos... A la­ma­yo­ría de los ar­tis­tas no les han ser­vi­do de na­da. Cal­car la­ve­nus de Mi­lo so­lo es ne­ce­sa­rio si pa­ra ti tie­ne va­lor”. Es­tos cua­tro gran­des del con­tem­po­rá­neo po­drían se­guir así du­ran­te ho­ras. “An­to­ñi­to vie­ne a ve­ces a ca­sa o nos jun­ta­mos con Ju­lio y ha­bla­mos de ar­te pa­ra bien o pa­ra mal. Lee­mos li­bros, los co­men­ta­mos... No nos can­sa­mos. Nos ayu­da­mos y nos pe­di­mos opi­nión. Pa­co y yo com­par­ti­mos es­tu­dio des­de que nos ca­sa­mos y nos fui­mos be­ca­dos a Ro­ma. A ve­ces no sa­bes có­mo so­lu­cio­nar un problema y quién­me­jor que tus com­pa­ñe­ros de to­da la vi­da, que tam­bién son ar­tis­tas, pa­ra ayu­dar­te”, ex­pli­ca Isa­bel. “Es ver­dad. Yo ne­ce­si­to mu­cho, pre­gun­to mu­cho y me de­jo ayu­dar to­do lo que pue­do”, re­co­no­ce An­to­nio. La ex­po­si­ción del Thyssen, ade­más, no pa­re­ce una ca­sua­li­dad, sino una se­ñal­más de que el ar­te con­tem­po­rá­neo se es­tá­mo­vien­do en otros pa­rá­me­tros y es­tá dis­pues­to a reivin­di­car el pe­so de la fi­gu­ra­ción. “Per­ci­bo que las pro­pues­tas ac­tua­les, in­clu­so las ins­ta­la­cio­nes o las per­for­man­ces, ne­ce­si­tan ca­da vez más un lenguaje re­co­no­ci­ble, que ha­ya una re­la­ción comparativa con la reali­dad. En ese sen­ti­do la pu­re­za y lamagia de lo abs­trac­to se es­tá apa­gan­do en al­gu­na me­di­da, se em­pie­zan a equi­li­brar las co­sas. Como de­cía el poe­ta­wa­lla­ce Ste­vens, ‘lo real pue­de que sea so­lo la ba­se, pe­ro es la ba­se”, re­ma­ta el maes­tro. Ex­po­si­ción ‘Rea­lis­tas dema­drid’, has­ta el 22 de ma­yo en el ‘Mu­seo Thyssen-bor­ne­mis­za’.

n

IZ­DA., ES­CUL­TU­RAS DE PA­CO Y LI­BROS DE AR­TE. DCHA., RE­TRA­TOS HE­CHOS POR ISA­BEL DE SU NIE­TA Y SU MA­RI­DO. DE­BA­JO, SUS MIL TU­BOS DE PIN­TU­RA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EL MA­TRI­MO­NIO EN SU ES­TU­DIO, DOS DE LAS ES­CUL­TU­RAS DE LÓ­PEZ DE­BA­JO DE SUS HE­RRA­MIEN­TAS DE TRA­BA­JO Y

EN EL ES­TU­DIO DE JU­LIO LÓ­PEZ SE AGOL­PAN LAS ES­CUL­TU­RAS Y DI­BU­JOS. “NO SÉ CUÁN­TOS HA­BRÉ HE­CHO CON EXAC­TI­TUD. CUAN­DO ERES JO­VEN TRA­BA­JAS SIN CON­TROL, CON UNA GE­NE­RO­SI­DAD AB­SO­LU­TA, Y NO TE IM­POR­TA ES­FOR­ZAR­TE EN CO­SAS QUE LUE­GO NO SE MA­TE­RIA­LI­ZAN. CALCU­LO QUE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.