Ga­le­ría ca­se­ra

AD (Spain) - - Escaparate AD -

Ba­jo el cas­ta­ño del no­rue­go Ed­vard Munch es una de las obras que ha ins­pi­ra­do la co­lec­ción de fun­das de co­jín di­se­ña­da y pro­du­ci­da en ex­clu­si­va pa­ra la tien­da del Mu­seo Thyssen-bor­ne­mis­za. Son el úl­ti­mo gri­to. www.tien­da.mu­seothys­sen.org

‘ COM­PAC’ nos ha­ce más sen­ci­lla la ar­dua ta­rea de ele­gir su­per­fi­cies. Su nue­vo ex­po­si­tor en po­li­car­bo­na­to trans­pa­ren­te per­mi­te com­bi­nar­las y com­pa­rar­las con un so­lo gol­pe de vis­ta.

www.com­pac.es

JO­SÉMA­RÍA SÁN­CHEZ: LÍ­NEAS PU­RAS

(vie­ne de la pág. 216) En el ca­mino que­dan apar­ca­dos tem­po­ral­men­te dos ho­te­les de cua­tro estrellas que se cons­truían en zo­nas de gran va­lor pa­tri­mo­nial: una hos­pe­de­ría en el Cas­ti­llo de La Lu­na (Al­bur­quer­que) y otra en el Con­ven­to de San Juan de Dios de Oli­ven­za. “Aho­ra estamos tra­ba­jan­do en va­rias vi­vien­das, lo que nos per­mi­te re­fle­xio­nar so­bre as­pec­tos que son esen­cia­les, como la fe­li­ci­dad del usua­rio den­tro del es­pa­cio do­més­ti­co. Asi­mis­mo estamos par­ti­ci­pan­do en va­rios con­cur­sos por in­vi­ta­ción de in­fra­es­truc­tu­ras pú­bli­cas en Sui­za. To­do ello sir­ve pa­ra abrir nue­vas lí­neas de tra­ba­jo. Soy un op­ti­mis­ta na­to. A mis alum­nos siem­pre les di­go lo mis­mo, que el fu­tu­ro es siem­pre me­jor, que los ar­qui­tec­tos, como miem­bros que in­ter­ve­ni­mos ac­ti­va­men­te en la so­cie­dad, estamos obli­ga­dos a cons­truir, li­te­ral­men­te, lu­ga­res que ce­le­bren el pro­gre­so hu­mano, las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y el res­pe­to a los va­lo­res co­lec­ti­vos”, con­clu­ye. Una reflexión tran­qui­li­zan­te pa­ra quien for­ma a los en­car­ga­dos de le­van­tar el ma­ña­na. www.jmsg.es

n

INMABERMÚDEZ: CHICAPRÁCTICA

(vie­ne de la pág. 210) “Es­pe­ro que el di­se­ño evo­lu­cio­ne ha­cia el me­nos y me­jor. Cuan­do em­pe­cé a ir a la Fe­ria de Mi­lán te­nía siem­pre dos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos: me vuel­vo a mi ca­sa a cul­ti­var to­ma­tes y, por otro la­do, voy a po­ner­me a tra­ba­jar en se­rio. El de­sign se ha­bía mi­me­ti­za­do con la mo­da. To­do eran gran­des nom­bres, ra­pi­dez y ob­je­tos mal he­chos. Yo vi­vo en mi­tad del cam­po en una ca­sa sos­te­ni­ble y el con­su­mis­mo des­me­di­do me ago­bia pe­ro al mis­mo tiem­po es­toy me­ti­da en él. Es una con­tra­dic­ción que in­ten­to re­sol­ver en mi ca­be­za. Es ver­dad que los mue­bles ya no tie­nen el va­lor que te­nían an­tes, cuan­do du­ra­ban mu­chí­si­mos años y se he­re­da­ban, pe­ro tam­bién que no­so­tros, como con­su­mi­do­res, so­mos res­pon­sa­bles de de­cir bas­ta y tam­bién de dar­le un do­ble uso a las co­sas, aunque sean hu­mil­des. A lo me­jor no ha­ce fal­ta te­ner 30 pa­res de cal­ce­ti­nes, por po­ner un ejem­plo. La la­bor del di­se­ña­dor en el fu­tu­ro pue­de ser tam­bién rein­ven­tar ser­vi­cios y ma­ne­ras de re­la­cio­nar­nos, como ha­cen los ar­qui­tec­tos con las ciu­da­des”, con­clu­ye. Mien­tras tan­to su Fo­llow­me, una lám­pa­ra au­tó­no­ma, con tec­no­lo­gía LED, portátil, in­te­li­gen­te y de­mo­crá­ti­ca­men­te eco­nó­mi­ca, ha lle­ga­do al Moma y al Pom­pi­dou, y es una de las pie­zas más ven­di­das de­mar­set. “No es­tá ins­pi­ra­da en la Ces­ta de Mi­lá sino en otra del ca­tá­lo­go de los 70 de la mar­ca ca­ta­la­na, la Flass. Yo que­ría crear un ob­je­to cá­li­do que enamo­ra­se y creo que lo he con­se­gui­do. Ha­ce po­co vino una ma­dre a con­tar­me que su hi­ja jue­ga con ella, que se la lle­va por ahí de pa­seo. Y me lo di­jo con el co­ra­zón. Es lo que pa­sa cuan­do di­se­ñas pa­ra la gen­te nor­mal, lo me­jor de es­ta pro­fe­sión. Yo quie­ro tra­ba­jar pa­ra al­guien, no te­ner un nom­bre”. www.in­ma­ber­mu­dez.com

n

KELLY­WEARSTLER: “MI DE­CO­RA­CIÓN ES SEXY”

(vie­ne de la pág. 222) Ener­gé­ti­ca, como se re­co­no­ce, su crea­ti­vi­dad la ex­tien­de has­ta lí­neas de mo­bi­lia­rio, te­las, pa­pe­les pin­ta­dos, ro­pa de ca­ma, jo­yas, cho­co­la­tes, su pri­me­ra co­lec­ción de azu­le­jos jun­to a Ann Sacks, sus per­fu­mes (tie­ne na­da me­nos que 28) y al­gu­nos ac­ce­so­rios y pren­das de ro­pa, como las ca­mi­se­tas an­ti­cen­su­ra de Ins­ta­gram –con unos pe­chos de es­cul­tu­ra ro­ma­na se­ri­gra­fia­dos a la al­tu­ra de los se­nos– que lle­van estrellas y ce­le­bri­ties como Sel­ma Blair. Re­co­no­ce que su ca­pa­ci­dad pa­ra mez­clar pe­río­dos y tex­tu­ras se las de­be a su ma­dre. “Ella ad­mi­ra­ba el di­se­ño y la mo­da, era muy crea­ti­va. Re­cuer­do có­mo de pe­que­ña nos lle­va­ba a mí y a mi her­ma­na a los mer­ca­di­llos, a subas­tas y a tien­das de se­gun­da mano. Cuan­do lle­ga­ba a ca­sa del co­le­gio, ella ha­bía mo­vi­do los mue­bles, ha­bía traí­do un ob­je­to exó­ti­co o cam­bia­do de pron­to el co­lor de las pa­re­des. Me enamo­ré de esa for­ma de vi­vir un ho­gar”. De es­ta va­lien­te edu­ca­ción de­co­ra­ti­va ex­tra­jo su le­ma: co­rre ries­gos. Y nos ex­pli­ca có­mo ha­cer­lo: “Pin­ta de fuc­sia, ama­ri­llo o azul, que son vi­bran­tes y ale­gres en con­tra de los neu­tros. Vi­vir sin co­lo­res es como vi­vir sin amor. Usa már­mol, malaquita y cuar­zo; me fas­ci­na to­do lo que vie­ne de la na­tu­ra­le­za. Aña­de pa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.