RE­GIO ASIEN­TO

AD (Spain) - - Escaparate AD -

Mad King es el

nom­bre de es­te trono

con­tem­po­rán de Po­li­form. eo

Su mu­lli­do asien­to y la ban­de­ja de

ma­de­ra de su apo­ya­bra­zos ha­rán

que es­tés a cuer­po de rey.

¡Lar­ga vi­da al con­fort y la co­mo­di­dad!

www.po­li­form.it

VER­NIS­SA­GE CUL­TO. (pág. 117) En la ga­le­ría bar­ce­lo­ne­sa Mi­quel Alzueta, como fon­do, obras de Ma­no­lo Ballesteros. Iz­da., bu­ta­ca de Hans Pieck y, dcha., si­lla de Jean Prou­vé. Co­pas de Za­ra Ho­me (4,99€/ud.) y vino Se­ño­río de Ota­zu 2008. Des­de la iz­da., la in­terio­ris­ta San­dra Ta­rrue­lla lle­va re­loj de Jae­ger-lecoul­tre y pul­se­ra de Tif­fany & Co.; la chef Carmen Rus­ca­lle­da, abri­go, pan­ta­lón y za­pa­tos de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra, pen­dien­tes de Ch­ris­to­fle y re­loj de Bul­ga­ri; el in­terio­ris­ta Lá­za­ro Rosa-vio­lán vis­te ame­ri­ca­na de Neil Ba­rrett, pan­ta­lón de Pra­da y ca­mi­se­ta de Cru­cia­ni, y Mi­quel Alzueta, pro­pie­ta­rio del es­pa­cio, to­tal look de Bel y Cía. En el cen­tro, Jor­ge Su­bie­tas, due­ño de la tien­da de de­co­ra­ción Ob­je­to de De­seo, lle­va tra­je de Paul & Joe, ca­mi­sa de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra, cin­tu­rón de Her­mès y re­loj de Car­tier. Sen­ta­da, la ar­qui­tec­ta Be­ne­det­ta Ta­glia­bue con look de Mar­ni. De­trás, el in­terio­ris­ta Ser­ge Cas­te­lla con bla­zer de Exi­bit y ca­mi­sa de Etro, y la mo­de­lo Martina Klein, top, pan­ta­lón y san­da­lias de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra. Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Noe­mi Noha­les y Eli­sen­da Amo­rós ( Kas­teel Agent). JUER­GA DIS­CO. ( pág. 118) En el nue­vo El Cie­lo del Tea­tro Bar­ce­ló de la ca­pi­tal, ti­gres ita­lia­nos años 60, en El 8; va­sos (3,99€/ud.) y co­pas (4,99€/ ud.) de Za­ra Ho­me, cham­pag­ne Moët & Chan­don Brut Im­pé­rial, ginebra Bom­bay Sapp­hi­re, whisky The Balvenie y agua So­lán de Ca­bras. Cas­cos y ple­ti­na de DJ de Pion­ner, en Mu­si­cal Bar­qui­llo. Des­de la iz­da., Jo­sé Ma­ría Fer­nán­dez, de Cuar­to In­te­rior, lle­va ca­mi­sa y pan­ta­lón de Mas­si­mo Dut­ti y za­pa­ti­llas de Her­mès, y Ger­mán Sáiz, su so­cio, pan­ta­lón de Cos, ca­mi­sa de Gian­fran­co Fe­rré, cha­le­co de The Koo­ples y re­loj de Ro­lex. Las chi­cas de Cou­si In­terio­ris­mo, Ali­cia Mar­tín y Al­ba Hur­lé, lle­van mono y san­da­lias de Uter­qüe y re­loj de Ro­lex (la pri­me­ra) y ves­ti­do rosa y san­da­lias de Loe­we (la se­gun­da). De­lan­te, la ar­qui­tec­ta Te­re­sa Sa­pey, ves­ti­do y za­pa­tos de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía. A la dcha., el in­terio­ris­ta To­más Alía, bo­te­lla en mano, lle­va ca­mi­sa de Lan­der Ur­qui­jo, jeans de The Ga­llery y fu­lar de La In­dia. De­lan­te, la ar­tis­ta gra­fi­te­ra Nu­ria Mora lu­ce ves­ti­do de Loe­we y za­pa­tos sa­lón de Adolfo Do­mín­guez. De­trás, la in­terio­ris­ta Ma­ría Lla­dó con ves­ti­do de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía. Dcha., la per­for­mer Ki­ló­me­tro y Me­dio lle­va ves­ti­do de su tien­da de Va­len­cia In­si­tu. Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Leo Pe­rei­ra ( Ta­lents) pa­ra Be­ne­fit y Red­ken. Ayu­dan­te: Al­ba Cá­diz ( Ta­lents).

JAI­ME BE­RIES­TAIN: GRANEFECTO

(vie­ne de la pág. 204) La idea era ofre­cer co­sas bo­ni­tas a pre­cios ra­zo­na­bles y aho­ra me doy cuen­ta de que no soy el úni­co; hay mu­cho pú­bli­co que es­ta­ba es­pe­ran­do un es­pa­cio así”, de­cla­ra. Maes­tro de la mez­cla en sus in­te­rio­res, es tam­bién ex­per­to en res­tau­rar. Ese mo­bi­lia­rio úni­co y par­ti­cu­lar que ad­quie­re en Pa­rís, el sur de Fran­cia y mu­chas subas­tas, lo tra­ta y trans­for­ma con mi­mo. “Es como te­ner un co­che an­ti­guo, cui­dar­lo, arre­glar­le la ta­pi­ce­ría y de­jar­lo im­pe­ca­ble. Me gus­ta ver­los lim­pios, lus­tro­sos. Con­ser­vo su es­truc­tu­ra pe­ro los re­ta­pi­zo, cam­bio sus ma­te­ria­les, les doy una nue­va vi­da, pa­ra que sean como an­tes, o in­clu­so me­jor”. Es ob­se­si­vo, de­ta­llis­ta y per­fec­cio­nis­ta. Le gus­ta el ver­de, las tex­tu­ras, los ma­te­ria­les na­tu­ra­les y so­brios como la pie­dra ca­li­za, el lino o el crê­pe de la­na, los años 70 y el es­ti­lo mid­cen­tury. Le en­car­ga­ría su ca­sa a Da­vid Chip­per­field, por su ele­gan­cia, y sue­ña con ha­cer una ópe­ra o el set de un fil­me. “En un pro­yec­to lo pri­me­ro que ha­go es mi­rar la luz. A tra­vés de ella y del en­torno em­pie­zo a crear. Voy pin­tan­do en mi ca­be­za, cons­tru­yen­do for­mas, ha­cien­do al­za­dos. Pri­me­ro ima­gino plan­tas y lue­go ele­va­cio­nes. Es­te ejer­ci­cio tri­di­men­sio­nal me vie­ne de cuan­do era pe­que­ño: soy del 69 y veía mu­chas pe­lí­cu­las ame­ri­ca­nas de Holly­wood. So­ña­ba con esos de­co­ra­dos gla­mu­ro­sos, esas cor­ti­nas, esos so­fás y me­sas mo­der­nos”, cuen­ta. Las que él de­co­ra siem­pre ate­so­ran tres pi­la­res: di­se­ño, an­ti­güe­da­des del XX y ar­te con­tem­po­rá­neo. Es­te úl­ti­mo es esen­cial: “Por bueno que sea un in­te­rior, si las pa­re­des es­tán va­cías fal­ta un lenguaje. Los Me­di­ci ya ob­ser­va­ron lo im­por­tan­te que es en un am­bien­te, ter­mi­na de apor­tar el men­sa­je que quie­res y ha­bla mu­cho del pro­pie­ta­rio”. ¿Qué pre­pa­ra aho­ra? “Un nue­vo ho­tel 5 estrellas en Bar­ce­lo­na lla­ma­do The Cor­ner que me ilu­sio­na mu­chí­si­mo”. Pa­re­ce que sus co­mien­zos fue­ron pre­mo­ni­to­rios por­que el ne­go­cio ho­te­le­ro es lo su­yo. Así em­pe­zó y es en lo que más ha des­ta­ca­do (veán­se la re­mo­de­la­ción de El Pa­la­ce o el Vinc­ci Bit, am­bos en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, el Hyatt Re­gency de Ni­za o el Hil­ton­gar­den Inn de Tán­ger), y qui­zá por eso sa­be tan bien có­mo ha­cer un es­pa­cio vi­vi­ble y có­mo­do. “Lo más im­por­tan­te es la ar­mo­nía y que to­do fun­cio­ne: la at­mós­fe­ra, la luz, los mue­bles, las lí­neas... Mi tra­ba­jo con­sis­te tam­bién en per­ci­bir la per­fec­ción: mi­ro que exis­tan una geo­me­tría y un equi­li­brio en­tre las al­tu­ras, las pie­zas, las di­men­sio­nes, los vo­lú­me­nes. Pa­re­ce que no, pe­ro es lo que trans­mi­te esa sen­sa­ción de paz tan desea­da”. Pa­la­bra de Be­ries­tain. www.jai­me-be­ries­tain.com

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.