Cue­ro ILUS­TRA­DO

CO­MO UN MO­SAI­CO, ASÍ HAN TRA­BA­JA­DO LOS AR­TE­SA­NOS DE LOE­WE LA PIEL QUE CU­BRE LOS PRI­ME­ROS MUE­BLES DE LA FIR­MA CON LOS QUE JO­NAT­HAN AN­DER­SON, SU DI­SE­ÑA­DOR, HA­CE SU PAR­TI­CU­LAR HO­ME­NA­JE AL GRU­PO DE BLOOMS­BURY.

AD (Spain) - - Bus­ca­dor -

e lla­ma for­tu­na, tan sen­ci­llo y di­fí­cil co­mo eso. Al me­nos es lo que sien­te Jo­nat­han An­der­son (Ir­lan­da, 1984), el crea­dor que ha agi­ta­do Loe­we des­de su lle­ga­da en 2013. Sus hi­tos ha­blan de su bue­na es­tre­lla: hom­bres an­dró­gi­nos, sus bol­sos Puzz­le de ter­ne­ra, ac­ce­so­rios con gui­ños al Mec­cano o su apro­xi­ma­ción al di­se­ño do­més­ti­co. Si el año pa­sa­do pre­sen­tó en el Sa­lo­ne del Mo­bi­le de Mi­lán sus cuen­cos de piel de ins­pi­ra­ción ce­rá­mi­ca, es­te lo ha­rá con una co­lec­ción cáp­su­la de mue­bles con la que da su par­ti­cu­lar vuel­ta de tuer­ca a las téc­ni­cas de mar­que­te­ría de cue­ro de la fir­ma. Una se­rie que con­vier­te lo fun­cio­nal en arty y que se ins­pi­ra en las fi­gu­ras lon­di­nen­ses de prin­ci­pios del XX que com­pu­sie­ron el Gru­po de Blooms­bury, en­tre los que es­ta­ban Vir­gi­nia­woolf, Johnm. Key­nes o E. M. Fors­ter. “Fue un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio glo­bal. Su tra­ba­jo si­gue vi­gen­te co­mo un re­fe­ren­te de mo­der­ni­dad por su im­pac­to so­cial e in­fluen­cia en el mun­do de la crea­ti­vi­dad, el di­se­ño y la es­té­ti­ca”, ex­pli­ca. En par­ti­cu­lar le atrae la fi­gu­ra del pin­tor y crí­ti­co Ro­ger Fry, que en la ha­bi­ta­ción que mos­tró en la ex­po­si­ción Ideal Ho­me Ex­hi­bi­tion de 1913 pin­tó el mo­bi­lia­rio co­mo un lien­zo. An­der­son ha­ce aho­ra su pro­pia ver­sión. Pri­me­ro se­lec­cio­nó seis pie­zas so­bre las que tra­ba­jar, to­das de ro­ble y tam­bién de prin­ci­pios del XX: un ar­ma­rio y dos si­llas de Bai­llie Elliot, jun­to con un biom­bo, una me­sa, lám­pa­ras y unas ca­jas de pu­ros de au­to­ría des­co­no­ci­da. A con­ti­nua­ción se su­mer­gió en los ar­chi­vos his­tó­ri­cos de Loe­we. “Son ri­quí­si­mos. Allí ele­gí los es­tam­pa­dos (que en su día se hi­cie­ron pa­ra se­da) que me­jor se adap­ta­ban a la piel, los mez­clé y re­in­ter­pre­té pa­ra dar­les una nue­va di­men­sión que fue­ra sor­pren­den­te”. So­lo el de la car­pa tie­ne un ori­gen dis­tin­to. “En Hong Kong com­pré unos biom­bos an­ti­guos de­co­ra­dos con es­te pez que pa­ra mí re­pre­sen­ta la bue­na for­tu­na”. El crea­dor tras­la­dó es­tos di­bu­jos a los ta­lle­res de la ca­sa ma­dri­le­ña pa­ra que sus ar­te­sa­nos de siem­pre cu­brie­ran con ellos los mue­bles. “Au­men­ta­mos de es­ca­la los mo­ti­vos, re­cor­ta­mos ca­da re­tal mi­li­mé­tri­ca­men­te pa­ra que en­ca­ja­ra co­mo un mo­sai­co. Es­te mi­nu­cio­so pro­ce­so con­vier­te a es­tos di­se­ños en obras úni­cas”, ex­pli­ca. Si bien su co­lec­ción de cuen­cos sí se pu­so a la ven­ta, es­ta se­gun­da “no lo es­ta­rá”, pun­tua­li­za. Eso sí, ha tras­la­da­do los prints a cua­der­nos y fun­das de na­pa y, de nue­vo, a pa­ñue­los de se­da que sí se ven­de­rán en las tien­das Loe­we. A fal­ta de un sa­lón con es­tas pie­zas, siem­pre po­dre­mos apun­tar en una de sus li­bre­tas nues­tras fan­ta­sías. www.loe­we.com

n

Biom­bo Koi con car­pas, uno de los nue­vos ico­nos de Loe­we des­de que es­tá Jo­nat­han An­der­son co­mo di­rec­tor crea­ti­vo. De­lan­te, bu­ta­ca Wa­ve long y có­mo­da Tu­lip and Jon­qui­lla. So­bre ella, cua­der­nos y ca­ja de pu­ros, co­mo la del sue­lo.

Arri­ba, Jo­nat­han An­der­son, di­se­ña­dor de Loe­we y de los es­tam­pa­dos que re­nue­van es­tas pie­zas de prin­ci­pios del XX. Aba­jo, tra­ba­jo de mar­que­te­ría de cue­ro en la ca­ja de pu­ros y en la bu­ta­ca Wa­ve Long. En la otra pá­gi­na: Ar­ma­rio Lily of the Va­lley y bu­ta­ca W

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.